BE­LLE­ZA

Zona E - - EDITORIAL | CONTENIDO -

El ca­be­llo ru­bio, ya sea na­tu­ral o te­ñi­do, ne­ce­si­ta de más cui­da­dos y aten­cio­nes pa­ra man­te­ner­se siem­pre ra­dian­te y sa­lu­da­ble, que los ca­be­llos con otras to­na­li­da­des. Y es que son más sen­si­bles a la ac­ción agre­si­va de de­ter­mi­na­dos pro­duc­tos y a los ra­yos so­la­res, ade­más de que en ellos son mu­cho más vi­si­bles da­ños co­mo re­se­que­dad, en­cres­pa­mien­to, fal­ta de bri­llo u opa­ci­dad. Si quie­res evi­tar es­te ti­po de pro­ble­mas en tu me­le­na y dar­le lar­ga vi­da a tu ru­bio, si­gue le­yen­do es­te ar­tícu­lo. Pa­sos a se­guir: 1)

El cham­pú es un pro­duc­to que sir­ve pa­ra de­jar el ca­be­llo com­ple­ta­men­te lim­pio y li­bre de re­si­duos, pe­ro que tam­bién in­flu­ye enor­me­men­te en có­mo se ve­rá el pe­lo tras el la­va­do. Co­mo ha­brás vis­to, hoy en día en la am­plia ga­ma de cham­pús se pue­den en­con­trar fór­mu­las muy dis­tin­tas pa­ra ca­da ti­po de pe­lo o en fun­ción del aca­ba­do que desee­mos con­se­guir. En es­te ca­so, pa­ra cui­dar tu ca­be­llo ru­bio y man­te­ner­lo ra­dian­te, te acon­se­ja­mos que ten­gas en cuen­ta las si­guien­tes re­co­men­da­cio­nes, ¡ob­ten­drás ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos! •Ca­be­llo ru­bio na­tu­ral:

son pre­fe­ri­bles los cham­pús sua­ves es­pe­cí­fi­cos pa­ra ru­bias que con­ten­gan, por ejem­plo, ex­trac­to de ca­mo­mi­la, ja­lea real o miel en su com­po­si­ción. To­dos es­tos in­gre­dien­tes son per­fec­tos pa­ra real­zar el ru­bio na­tu­ral, crear nue­vos re­fle­jos do­ra­dos y evi­tar que el pe­lo se os­cu­rez­ca con el pa­so del tiem­po y de­ri­ve en un cas­ta­ño cla­ro. •Ca­be­llo ru­bio te­ñi­do:

los ca­be­llos ru­bios te­ñi­dos ne­ce­si­tan de cham­pús es­pe­cí­fi­cos pa­ra pe­los co­lo­rea­dos o con me­chas, los cua­les cuen­tan con pro­pie­da­des hi­dra­tan­tes, for­ta­le­cen el ca­be­llo y pro­te­gen el co­lor, evi­tan­do que se tor­ne co­bri­zo y se apa­gue en po­co tiem­po. Una vez a la se­ma­na, tam­bién pue­des uti­li­zar un cham­pú ma­ti­zan­te, que en es­te ca­so se­rá de co­lor vio­le­ta y te ser­vi­rá pa­ra que tu ca­be­llo te­ñi­do no se tor­ne muy ama­ri­llen­to o anaran­ja­do. 2)

Es po­si­ble que en la mis­ma ga­ma del cham­pú que has com­pra­do, en­cuen­tres un buen acon­di­cio­na­dor pa­ra tu ca­be­llo. Es muy im­por­tan­te que no ol­vi­des la apli­ca­ción de es­te pro­duc­to du­ran­te los la­va­dos, ya que es el que ma­yor nu­tri­ción e hi­dra­ta­ción pro­por­cio­na a las fi­bras ca­pi­la­res e im­pi­de que se de­bi­li­ten y se re­se­quen en ex­ce­so.

Si tu ru­bio es na­tu­ral, pue­des apli­car úni­ca­men­te el acon­di­cio­na­dor en los me­dios y las pun­tas, sin em­bar­go, si eres te­ñi­da, te acon­se­ja­mos que lo ha­gas tam­bién en la zo­na del cue­ro ca­be­llu­do pa­ra evi­tar da­ños. Cuan­do ter­mi­nes, tan so­lo tie­nes que en­jua­gar con abun­dan­te agua y si lo ha­ces con agua fría, mu­cho me­jor, ya que es­ta ayu­da a se­llar las cu­tí­cu­las y da bri­llo.

3) Pa­ra apor­tar­le un ex­tra de hi­dra­ta­ción, siem­pre es bueno nu­trir el ca­be­llo en pro­fun­di­dad una vez a la se­ma­na con una mas­ca­ri­lla ca­pi­lar. Las chi­cas de pe­lo ru­bio na­tu­ral pue­den op­tar por mas­ca­ri­llas ela­bo­ra­do­ras con pro­duc­tos na­tu­ra­les que ade­más de hi­dra­tar, po­ten­cien el tono de su pe­lo e in­clu­so le ayu­de a acla­rar­lo y lu­cir unos re­fle­jos do­ra­dos muy bo­ni­tos. Pa­ra ello, las si­guien­tes re­ce­tas ca­se­ras son muy efi­ca­ces:

•Man­za­ni­lla y li­món: es­tos son los dos in­gre­dien­tes na­tu­ra­les por ex­ce­len­cia pa­ra te­ner un pe­lo más ru­bio de for­ma na­tu­ral. Mez­cla 1 ta­za de in­fu­sión de man­za­ni­lla con el zu­mo de 1 li­món re­cién ex­pri­mi­do, vier­te la pre­pa­ra­ción en un bo­te pul­ve­ri­za­dor y apli­ca en el pe­lo, re­par­tien­do bien por to­dos los me­cho­nes. Si deseas un efec­to acla­ra­dor más rá­pi­do, apli­ca el tra­ta­mien­to y ex­pón tu me­le­na al sol unos 30 mi­nu­tos.

•Miel: la miel nu­tre el ca­be­llo en pro­fun­di­dad y, ade­más, crea unos re­fle­jos cla­ros muy atrac­ti­vos. Mez­cla 1 cu­cha­ra­da de miel, 1 ta­za de agua y 1 cu­cha­ra­da de acei­te de oli­va, ex­tien­de la mas­ca­ri­lla so­bre el pe­lo hú­me­do y de­ja que ac­túe du­ran­te 30 mi­nu­tos.

4) Aho­ra bien, si tu ca­be­llo es ru­bio te­ñi­do, en­ton­ces, lo me­jor se­rá que lo hi­dra­tes con pro­duc­tos na­tu­ra­les más re­pa­ra­do­res que evi­ten la apa­ri­ción de pro­ble­mas, co­mo se­que­dad, pun­tas abier­tas, frizz, opa­ci­dad, etc. Al­gu­nas de las mas­ca­ri­llas ca­se­ras que pue­des pro­bar son: •Agua­ca­te y yo­gur: mez­cla la mi­tad de la pul­pa ma­cha­ca­da de un agua­ca­te con me­dio yo­gur na­tu­ral sin azú­car. Apli­ca la mas­ca­ri­lla so­bre el ca­be­llo y de­ja ac­tuar en­tre 20 y 30 mi­nu­tos. •Plá­tano y acei­te de oli­va: tri­tu­ra un plá­tano y agre­ga 2 cu­cha­ra­das de acei­te de oli­va. Ex­tien­de la mas­ca­ri­lla de la raíz a las pun­tas y de­ja ac­tuar du­ran­te unos 20 mi­nu­tos.

•Le­che de co­co: mez­cla 6 cu­cha­ra­das de le­che de co­co con 3 cu­cha­ra­das de miel y apli­ca la mas­ca­ri­lla so­bre el pe­lo de ma­ne­ra uni­for­me. De­ja que ac­túe du­ran­te 30 mi­nu­tos y re­ti­ra con abun­dan­te agua fría o ti­bia.

5) Otro de los prin­ci­pa­les cui­da­dos del pe­lo ru­bio tie­ne que ver con la ex­po­si­ción so­lar, y es que las ra­dia­cio­nes del gran as­tro pue­den da­ñar pro­fun­da­men­te tu ca­be­llo si no los pro­te­ges de la for­ma ade­cua­da. Evi­ta las lar­gas ex­po­si­cio­nes al sol y, cuan­do va­yas a ha­cer­lo, no ol­vi­des apli­car con an­te­la­ción un

spray pro­tec­tor con fil­tro UV por to­dos los me­cho­nes de tu pe­lo. Es muy im­por­tan­te que ad­quie­ras es­te pro­duc­to y lo uses con fre­cuen­cia, ya que los ca­be­llos cla­ros son mu­chos más sen­si­bles a los efec­tos no­ci­vos del sol. Así mis­mo, cu­brir la ca­be­za con som­bre­ros, pa­ñue­los y tur­ban­tes, tam­bién es una bue­na op­ción.

6) A pe­sar de que con los tin­tes ac­tua­les ya no es muy co­mún, hay al­gu­nos ca­be­llos te­ñi­dos de ru­bio que en ve­rano tien­den a unos re­fle­jos ver­do­sos muy po­co fa­vo­re­ce­do­res y es­té­ti­cos. Es­te es un pro­ble­ma que prin­ci­pal­men­te pue­de de­ber­se al clo­ro y a los com­pues­tos quí­mi­cos de las pis­ci­nas, y pa­ra evi­tar­lo, ade­más de pro­te­ger tu ca­be­llo con un blo­quea­dor so­lar, te re­co­men­da­mos que uti­li­ces un go­rro de ba­ño o en­jua­gues el pe­lo en la du­cha na­da más sa­lir del agua. Y si, des­afor­tu­na­da­men­te, ya se ha vuel­to un po­co ver­do­so, en­ton­ces lo me­jor es que acu­das a tu cen­tro de pe­lu­que­ría pa­ra que te ayu­den a sol­ven­tar el pro­ble­ma lo más rá­pi­do po­si­ble.

•Hue­vo y cer­ve­za: una com­bi­na­ción que tam­bién per­mi­te acla­rar el pe­lo ru­bio na­tu­ral y man­te­ner­lo su­per­bri­llan­te. Mez­cla la cla­ra de un hue­vo con me­dio bo­te­llín de cer­ve­za sin al­cohol y vier­te la pre­pa­ra­ción so­bre el pe­lo hú­me­do. Es­pe­ra unos 30 mi­nu­tos y, lue­go, acla­ra y la­va co­mo de cos­tum­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.