PA­LA­BRAS, DIS­CUR­SO Y SI­LEN­CIO

Zona E - - EDITORIAL | CONTENIDO -

Mi­guel Díaz-Ca­nel es el pri­mer pre­si­den­te de Cu­ba con re­des so­cia­les. Se in­cor­po­ró a ini­cios de es­te mes a Twit­ter. Se ha pro­pues­to im­pul­sar la mo­der­ni­za­ción del país, in­clu­so con el em­pleo de las nue­vas tec­no­lo­gías di­gi­ta­les en fun­ción de la co­mu­ni­ca­ción so­cial. Me­re­ce fe­li­ci­ta­ción su de­ci­sión. La po­lí­ti­ca sig­ni­fi­ca po­der y pa­ra ob­te­ner­lo y man­te­ner­lo hay que ade­cuar­se. Eso in­clu­ye adap­tar­se a las nue­vas tec­no­lo­gías, a los cam­bios pro­du­ci­dos en la so­cie­dad y a las mo­der­nas for­mas de co­mu­ni­ca­ción, ya que so­lo así el po­lí­ti­co se­rá real­men­te es­cu­cha­do, lo­gran­do per­sua­dir. La co­mu­ni­ca­ción elec­tró­ni­ca ins­tan­tá­nea no es so­lo una ma­ne­ra idó­nea de trans­mi­tir no­ti­cias o in­for­ma­ción más rá­pi­da­men­te. Su exis­ten­cia al­te­ra el or­den mis­mo de la co­ti­dia­ni­dad de ca­da uno, in­clu­yen­do el queha­cer po­lí­ti­co de cual­quier so­cie­dad de es­ta épo­ca.

No se tra­ta de aban­do­nar las ca­lles y las pla­zas, prin­ci­pa­les es­ce­na­rios de los mo­vi­mien­tos so­cia­les des­de los años 20 del si­glo pa­sa­do. Tam­po­co de pres­cin­dir de la pren­sa u otro me­dio de co­mu­ni­ca­ción co­mo ins­tru­men­to de re­so­nan­cia. Sin em­bar­go, la reali­dad que se vi­ve dic­ta que to­dos los he­chos po­lí­ti­cos cau­san más efec­to si sur­gen, cir­cu­lan, se re­pli­can o ha­cen vi­ral a tra­vés de las re­des so­cia­les. ¿Fe­nó­meno nue­vo? No, des­de la era Oba­ma se es­ce­ni­fi­ca con ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos. De­fi­ni­ti­va­men­te, en la ac­tua­li­dad, los par­ti­dos po­lí­ti­cos y sus re­pre­sen­tan­tes re­co­no­cen que el nue­vo te­rri­to­rio di­gi­tal es dón­de pri­me­ro de­ben lu­char y tra­ba­jar en el mo­men­to elec­to­ral, pa­ra in­ci­dir en las pre­fe­ren­cias de los ciu­da­da­nos. Tam­bién los po­lí­ti­cos iden­ti­fi­can que In­ter­net y las re­des so­cia­les de­ben ser mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción y, por tan­to, se apre­cia una cre­cien­te par­ti­ci­pa­ción de es­tas úl­ti­mas en las cam­pa­ñas.

En ese or­den, tiem­po atrás In­ter­net y las re­des se veían co­mo al­go di­fe­ren­te, co­mo un es­ce­na­rio don­de los par­ti­dos ha­cían co­sas di­fe­ren­tes du­ran­te las cam­pa­ñas elec­to­ra­les, y se ha­bla­ba de of­fli­ne y on­li­ne. Aho­ra to­do es lo mis­mo, no exis­te esa dis­tin­ción en­tre am­bos con­te­ni­dos.

Se ha lle­ga­do a tal pun­to, que la po­lí­ti­ca se ha des­ca­pi­ta­li­za­do y aho­ra pri­me­ro se ha­ce co­mu­ni­ca­ción y lue­go se adap­ta a la po­lí­ti­ca. Pa­sa­ba al re­vés an­tes. Al pre­sen­te, se cen­tra en la co­mu­ni­ca­ción y pien­sa en los ti­tu­la­res pa­ra Twit­ter, por ejem­plo, co­mo cam­po de tra­ba­jo ideal.

Se tra­ta de ga­nar vi­si­bi­li­dad y pre­sen­cia allí don­de se cree es­tán lí­de­res de opi­nión, y no so­lo de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, sino los pro­pios del ba­rrio, que ya se preo­cu­pan por pu­bli­car sus crí­ti­cas, ideas y pro­pues­tas en al me­nos una red so­cial.

So­lo se es­ca­pa quien no use nin­gu­na red vir­tual. Has­ta a aque­llos de la ter­ce­ra edad que so­lo tie­nen apli­ca­cio­nes de men­sa­je­ría “pa­ra ha­blar con sus hi­jos”, son una fan­tás­ti­ca bre­cha con la que cuen­tan los par­ti­dos pa­ra en­trar en su dia­rio vi­vir. Ahí se cue­lan men­sa­jes que de otro mo­do di­fí­cil­men­te les lle­ga­ra a ese pú­bli­co, por lo que los po­lí­ti­cos pre­pa­ran sus tex­tos y au­dio­vi­sua­les adap­ta­dos a to­dos los for­ma­tos y pla­ta­for­mas tec­no­ló­gi­cas.

Las re­des so­cia­les son tam­bién un ar­ma de do­ble fi­lo: han de­ja­do en evi­den­cia mu­chas ac­cio­nes, cu­yos pro­ta­go­nis­tas hu­bie­sen pre­fe­ri­do mil ve­ces que ja­más sa­lie­ran a la luz, ya que an­tes cual­quier si­tua­ción in­de­sea­da se re­sol­vía con al­gún so­borno ba­ra­to que per­mi­tie­ran “las re­la­cio­nes”, y el pue­blo no se en­te­ra­ba.

Hoy, con la fuer­za de las re­des so­cia­les, las exi­gen­cias son ma­yo­res, pues­to que to­do es­tá sien­do gra­ba­do, di­fun­di­do y co­men­ta­do en Twit­ter, Ins­ta­gram, Fa­ce­book, YouTu­be y de­más. Hay mu­cha li­ge­re­za al pu­bli­car; eso sí. Uno de los gran­des re­tos que pre­sen­tan es que se con­vier­tan en me­dios de in­for­ma­ción ob­je­ti­vos, con ca­pa­ci­dad ca­si ins­tan­tá­nea de in­for­mar y ana­li­zar pro­ble­má­ti­cas pro­fun­da­men­te.

Las re­des so­cia­les im­pul­san la am­plia­ción y di­ver­si­fi­ca­ción de la ofer­ta no­ti­cio­sa y de in­ves­ti­ga­ción pe­rio­dís­ti­ca al que tie­ne ac­ce­so el ciu­da­dano me­dio ac­tual. La tec­no­lo­gía y la co­ber­tu­ra pro­gre­si­va que tie­ne In­ter­net po­si­bi­li­tan uti­li­zar­la co­mo me­dio de di­fu­sión de in­for­ma­ción de ma­ne­ra más veloz, eco­nó­mi­ca y di­ná­mi­ca que los sis­te­mas me­diá­ti­cos tra­di­cio­na­les. Los me­dios elec­tró­ni­cos han ve­ni­do au­men­tan­do su im­por­tan­cia e in­fluen­cia, y los par­ti­dos y can­di­da­tos le es­tán sa­can­do el má­xi­mo pro­ve­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.