El sa­bor de lo es­pon­tá­neo

Zona N - - Portada - Les­lie.po­lan­co@lis­tin­dia­rio.com

No me atre­ve­ría a ne­gar­lo. En mu­chos ca­sos, cuan­do las co­sas se es­tu­dian tran­qui­la­men­te, se ad­hie­ren a un plan de ac­ción y se les da se­gui­mien­to a ca­da uno de sus pa­sos, lle­ga­mos a los re­sul­ta­dos que, en un prin­ci­pio, bus­ca­mos. Los pla­nes dan se­gu­ri­dad, la se­gu­ri­dad da tran­qui­li­dad y for­ta­le­ce los com­pro­mi­sos. En­ton­ces, mu­chos po­drían ver to­do es­te en­torno co­mo el úni­co en el que les in­tere­se es­tar, ce­ro sor­pre­sas, to­do es­tá pre­vis­to.

Pe­ro, (sí, aquí vie­ne el gran PE­RO), ¿no les ha pa­sa­do que un día de­ci­den ha­cer al­go que no ha­bían pla­nea­do, y ter­mi­na sien­do ge­nial? Re­cuer­do esa no­che, a la que jun­to a unas ami­gas, bau­ti­za­mos co­mo “la me­jor no­che de nues­tras vi­das”. Te­nía­mos unos 19 años, an­dá­ba­mos ca­da una con su di­le­ma, y un sá­ba­do en la no­che, de­ci­di­mos cam­biar­nos y dar “una pe­que­ña vuel­ta”. Ca­da vez que ve­mos las fotos de ese día, no po­de­mos evi­tar reír­nos. Nos fui­mos al lu­gar de mo­da en aquel en­ton­ces y no pa­ra­mos de bai­lar, no­so­tras cua­tro, en to­da la no­che, nos reí­mos a car­ca­ja­das, nos bur­la­mos de los pro­ble­mas y vol­vían las car­ca­ja­das… Éra­mos so­lo no­so­tras, pe­ro no ne­ce­si­ta­mos na­da más que mú­si­ca y un mo­men­to, que, mi­nu­to a mi­nu­to, se fue con­vir­tien­do en me­mo­ra­ble.

¿Qué ha­ce que al­gu­nas co­sas sal­gan tan bien, que lue­go cuan­do quie­res re­pe­tir­las, sim­ple­men­te no lo­gras la mis­ma ma­gia? Yo di­ría que la es­pon­ta­nei­dad. En de­fi­ni­ti­va, hay co­sas que re­sul­tan me­jor cuan­do no eva­lua­mos si to­do el mun­do tie­ne ese día li­bre ni re­vi­sa­mos el pro­nós­ti­co del tiem­po. Mu­chos me di­rán que esas his­to­rias son so­lo de tiem­pos en los que no ha­bía com­pro­mi­sos de fa­mi­lia e hi­jos. Pues no. To­do, adap­ta­do a las res­pon­sa­bi­li­da­des que con­lle­va la adul­tez, se pue­de lo­grar. Qui­zás no sea ir­nos al sur por cin­co días con so­lo una mo­chi­la. Pe­ro sí, to­car la puer­ta de un vie­jo ami­go o en­trar to­da la fa­mi­lia en el ca­rro e ir­se a un lu­gar nue­vo, así sea so­lo a pa­sar el día. La es­pon­ta­nei­dad es la me­jor aven­tu­ra y pla­ni­fi­car más de la cuen­ta, ma­ta la ma­gia.

De­je­mos de es­pe­rar el mo­men­to per­fec­to y sa­que­mos el ma­yor pro­ve­cho al día de hoy. Eso re­nue­va ener­gías y sor­pren­de gra­ta­men­te. ¡Has­ta la pró­xi­ma! ¡BÚS­CA­NOS EN LA RE­DES! @Re­vis­ta­zo­nan Re­vis­ta Zo­na N @Re­vis­ta­zo­nan

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.