“So­ñe­mos, y ha­gá­mos­lo en gran­de”

Zona N - - Conversando - Tex­to:jen­ni­fer Hen­rí­quez fo­to­gra­fía: ALBERTO Li­ran­zo

Emprendedor se­ría la pa­la­bra ade­cua­da pa­ra des­cri­bir­lo.

“Sien­do or­gu­llo­sa­men­te hi­jo del pia­nis­ta y can­tan­te Ne­lo Ló­pez, es­tar cons­tan­te­men­te ro­dea­do de mú­si­ca era mi es­ce­na­rio nor­mal, a lo que atri­bu­yo que to­mar pa­pel y lá­piz y ar­mar can­cio­nes con su me­lo­día siem­pre se me die­ra con cier­ta na­tu­ra­li­dad”, nos cuen­ta Marcos.

Hoy, con­ti­núa en la bús­que­da de al­go más, crean­do por y pa­ra el pú­bli­co, pro­ta­go­nis­ta de ca­da can­ción que es­cri­be.

Há­bla­nos de tus ini­cios en la mú­si­ca. ¿Có­mo ha si­do tu tra­yec­to­ria?

En el año 2011, lle­go al es­tu­dio del pro­duc­tor, arre­glis­ta y trom­bo­nis­ta Pa­tri­cio Bonilla, a quien or­gu­llo­sa­men­te lla­mo hoy mi ami­go, so­li­ci­tán­do­le un arre­glo mu­si­cal pa­ra el pri­mer jin­gle cor­po­ra­ti­vo que me fue so­li­ci­ta­do. Pro­ce­do a can­tar­le un po­co de lo que ha­bía com­pues­to y su reac­ción in­me­dia­ta fue: "¡Eso tie­nes que gra­bar­lo tú!"; des­de ese mo­men­to siem­pre le agra­dez­co ha­ber creí­do en mí, an­tes de yo en­ten­der con to­da hu­mil­dad, que po­día te­ner al­go que brin­dar en ese sen­ti­do. De la amis­tad que sur­gió en aquel en­cuen­tro, na­ce la em­pre­sa B-EN­CO­RE, don­de rea­li­za­mos jin­gles cor­po­ra­ti­vos.

¿Qué otros pro­yec­tos sur­gie­ron?

Ya en­vuel­tos en la co­ti­dia­ni­dad de con­vi­vir con la mú­si­ca de ma­ne­ra pro­fe­sio­nal de­trás de las lu­ces, su­bir al es­ce­na­rio se dio con­se­cuen­te­men­te. Fui­mos crean­do dis­tin­tas pro­pues­tas mu­si­ca­les: MARCOS & 3, un cuar­te­to acús­ti­co muy uti­li­za­do en res­tau­ran­tes y even­tos

Loun­ge, PAPIKAH, 5 mú­si­cos en es­ce­na con un re­per­to­rio pop'rock de ayer y hoy; has­ta lle­gar a LA BAN­DA (mi fa­vo­ri­ta), to­da una su­per­or­ques­ta de me­ren­gue "bien to­cao", com­pues­ta por 12 mú­si­cos di­ri­gi­dos y en­sam­bla­dos por el mis­mo Pa­tri­cio Bonilla, don­de igual ten­go la suer­te de ser uno de los vo­ca­lis­tas. Has­ta el día de hoy si­go bus­can­do más allá de don­de me pue­da sen­tir có­mo­do, crean­do nue­vos con­cep­tos que pue­dan agra­dar al pú­bli­co, que es el real pro­ta­go­nis­ta de las his­to­rias de­trás de ca­da can­ción.

¿Cuál con­si­de­ras fue el ma­yor apor­te de tu pa­dre a tu ca­rre­ra mu­si­cal?

Ex­tra­ña­men­te y pa­ra mi im­po­ten­cia, mi pa­dre nun­ca me vio can­tar en vi­da, aun­que lo sien­ta en ca­da pre­sen­ta­ción. Co­mo di­ce el di­cho “hi­jo de ga­to, ca­za ra­tón”, y esa no­ción em­pí­ri­ca de sen­tir la mú­si­ca a lo que al­gu­nos lla­man “te­ner oí­do” fue el me­jor de los re­ga­los que el ca­ris­má­ti­co Ne­lo, mi pa­pá, pu­do ha­ber­me otor­ga­do. En cuan­to a mi ca­rre­ra en la mú­si­ca… qué ma­yor apor­te que su pro­pio le­ga­do; to­da una vi­da de ri­sas, can­cio­nes, mu­chos ami­gos y gen­te que­ri­da. Me dis­fru­to el asom­bro en los ojos de quien le co­no­ció al des­cu­brir en al­gu­na con­ver­sa­ción que soy su hi­jo.

¿Có­mo com­bi­nas tu ca­rre­ra de Mer­ca­do­lo­gía con tu pa­sión por la mú­si­ca?

Soy un hom­bre de gran­des sue­ños, y sin du­da de mu­chas pa­sio­nes. El mun­do de los ne­go­cios, ese al­ter ego del ar­tis­ta. La cla­ve es sa­ber adap­tar­se a los con­tex­tos y, so­bre to­dos los cri­te­rios, la res­pon­sa­bi­li­dad. En es­te mun­do, di­ver­si­fi­car­nos den­tro de nues­tros ta­len­tos y lo que nos apa­sio­na pue­de, sin du­da, ali­ge­rar la car­ga, por lo que apro­ve­cho pa­ra in­vi­tar a quien se to­ma el tiem­po de leer es­tas lí­neas a bus­car en sí mis­mo ese re­ga­lo di­vino, que mu­chas ve­ces es sub­va­lo­ra­do, ex­tra­ña­men­te, so­lo por quien tie­ne la ben­di­ción de po­seer­lo. So­ñe­mos, y ha­gá­mos­lo en gran­de.

¿Pien­sas de­di­car­te a la mú­si­ca por mu­cho tiem­po?

La mú­si­ca es lo úni­co en mi vi­da que no pe­sa, al con­tra­rio, es mi ba­lan­ce, la pau­sa ca­si mé­di­ca den­tro de la tem­pes­tad de la pri­sa en la que el rit­mo de vi­da nos su­mer­ge. An­tes y des­pués de ca­da set to­do pue­de ser una lo­cu­ra, pe­ro cuan­do se to­ca la pri­me­ra no­ta es co­mo un switch que me trans­por­ta; sea un hit mo­vi­do de hoy, o una bo­le­ro clá­si­co del ayer, dis­fru­tar con el pú­bli­co es el me­jor an­ti­oxi­dan­te. Soy mú­si­ca, con ma­ti­ces, con cier­tos mo­men­tos de cor­du­ra al día, pe­ro mú­si­ca al fin. Por eso pre­ten­do se­guir sien­do, y de­jan­do que Dios ha­ga el res­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.