RAÚL GAR­CÍA

"Es un ho­nor for­mar par­te de mo­men­tos me­mo­ra­bles"

Zona N - - Entrevista -

Nos re­ci­bió en el al­ma­cén don­de cui­da­do­sa­men­te guar­dan la mer­can­cía de Even­tos del Cibao, la em­pre­sa fa­mi­liar a la que Raúl ha­ce unos años le agre­gó crea­ti­vi­dad y san­gre nue­va, pa­ra ayu­dar a con­ver­tir lo que co­men­za­ron sus pa­dres y fue­ron, po­co a po­co, arrai­gan­do en la pre­fe­ren­cia de los san­tia­gue­ros, en una em­pre­sa ac­tua­li­za­da y lí­der en su mer­ca­do.

¿Có­mo co­mien­za la his­to­ria de Even­tos del Cibao?

La idea se for­ma a tra­vés de mis pa­dres, con el pro­pó­si­to de ini­ciar un ne­go­cio jun­tos. To­dos cre­ci­mos in­vo­lu­cra­dos de una ma­ne­ra u otra en el ne­go­cio fa­mi­liar, lo que nos hi­zo to­mar­le amor y sen­tir­nos com­pro­me­ti­dos con to­do lo que se re­fe­ría a Even­tos del Cibao.

¿Cuán­do lle­gas a ma­ne­jar la em­pre­sa fa­mi­liar?

A los 23 años de edad, mis pa­dres ha­bla­ron con­mi­go pa­ra que me in­cor­po­ra­ra y for­ma­ra par­te de Even­tos del Cibao. Ahí em­pie­zo a pro­po­ner so­lu­cio­nes y ha­cer cam­bios con las mer­can­cías, in­vir­tien­do en ar­tícu­los más ac­tua­li­za­dos, au­men­tan­do per­so­nal pa­ra un me­jor ser­vi­cio y, po­co a po­co, aca­pa­ran­do otros mer­ca­dos, ga­nán­do­me la con­fian­za de ellos y co­se­chan­do los fru­tos que hoy en día es­tán ma­du­ran­do.

¿Qué es lo más emo­cio­nan­te de tu tra­ba­jo?

Vi­vo y dis­fru­to ca­da eta­pa de mi ne­go­cio, des­de el tra­to con los clien­tes, las ne­go­cia­cio­nes, in­ver­sio­nes en mer­can­cía nue­va... pe­ro lo más emo­cio­nan­te es ver el re­sul­ta­do fi­nal de ca­da tra­ba­jo. La ca­ra de sa­tis­fac­ción de los clien­tes, sus agradecimientos por nues­tros es­fuer­zos y sa­ber que lo­gra­mos el co­me­ti­do prin­ci­pal: que ellos tu­vie­ran un even­to inol­vi­da­ble; es­to no tie­ne pre­cio.

¿Qué tan­to te in­vo­lu­cras en el pro­ce­so con tus clien­tes?

En to­do. Tra­to siem­pre de in­vo­lu­crar­me des­de el ini­cio de ca­da ne­go­cia­ción has­ta el fi­nal. El tra­to per­so­na­li­za­do es una de las co­sas que más va­lo­ra el clien­te y es a lo que más le de­di­ca­mos nues­tras ener­gías. Ca­da per­so­na tie­ne ne­ce­si­da­des dis­tin­tas y re­quie­re que nos adap­te­mos a sus po­si­bi­li­da­des y lo­gre­mos un buen tra­ba­jo jun­tos.

¿Cuál con­si­de­ras que es el se­llo par­ti­cu­lar de Even­tos del Cibao?

La ca­li­dad y el ser­vi­cio per­so­na­li­za­do.

¿Al­gún even­to ha de­ja­do mar­ca en tu vi­da?

Mu­chos. No po­dría men­cio­nar uno en es­pe­cí­fi­co, ya que ca­da uno ha for­ma­do par­te no so­lo de la em­pre­sa, sino de mi cre­ci­mien­to.

¿Cuá­les son, a tu en­ten­der, los ele­men­tos esen­cia­les pa­ra que un even­to sea per­fec­to?

Lue­go de que el con­cep­to que desea el clien­te es­tá cla­ro y él se sien­te sa­tis­fe­cho con la idea, en­ton­ces se de­be pla­ni­fi­car Soy...

Mi fa­mi­lia es... Un día... Me en­can­ta... Una co­mi­da... Un per­fu­me... Un de­seo... ca­da de­ta­lle de ma­ne­ra de­ta­lla­da. En la or­ga­ni­za­ción, en­ton­ces to­dos los de­ta­lles se unen y se crea la lo­gís­ti­ca pa­ra lle­var to­do a ca­bo; to­do es­to se de­be tra­ba­jar con el ma­yor in­te­rés de man­te­ner la ca­li­dad en ca­da pe­que­ña co­sa. Pe­ro al fi­nal de cuen­tas, lo que ha­ce que el even­to sea per­fec­to es sa­ber que nues­tro tra­ba­jo cum­plió con las ex­pec­ta­ti­vas de nues­tro clien­te y que ayu­da­mos crear un bo­ni­to re­cuer­do que le du­ra­rá pa­ra to­da la vi­da.

¿Cuá­les son los re­tos que en­fren­ta una em­pre­sa fa­mi­liar?

Son mu­chos los re­tos, so­bre to­do en la to­ma de de­ci­sio­nes, pe­ro cuan­do es­ta­mos to­dos en­ca­mi­na­dos ha­cia el mis­mo nor­te, y res­pe­ta­mos y va­lo­ra­mos el tra­ba­jo y los apor­tes de ca­da uno, es mu­cho más fá­cil.

¿Cuál es la fór­mu­la, el se­cre­to de­trás de tan­tos años de éxi­to pa­ra Even­tos del Cibao?

Que du­ran­te to­dos es­tos años he­mos he­cho lo po­si­ble por que nues­tros clien­tes que­den ple­na­men­te sa­tis­fe­chos. Ade­más, ca­da día nos le­van­ta­mos con el im­pul­so de in­no­var, tan­to en nues­tra mer­can­cía co­mo en am­pliar nues­tros ser­vi­cios. Siem­pre te­ne­mos no­ve­da­des y nos man­te­ne­mos al rit­mo de las exi­gen­cias de nues­tros clien­tes.

¿En qué otras ciu­da­des po­de­mos en­con­trar los de Even­tos del Cibao?

show­rooms

Fí­si­ca­men­te es­ta­mos en Santiago, con nues­tra se­de prin­ci­pal; en Puer­to Pla­ta, San Fran­cis­co de Ma­co­rís y Ja­ra­ba­coa, pe­ro nues­tros ser­vi­cios se ex­pan­den a to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal.

Cuan­do no es­tás tra­ba­jan­do, ¿có­mo te di­vier­tes?

Dis­fru­to mu­cho es­tar en ca­sa con mi fa­mi­lia, sa­lir a cenar o in­vi­tar ami­gos a la ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.