Nre­por­ta­je: El ani­llo de com­pro­mi­so. ¿Qué tan­to sa­bes so­bre la pre­cia­da jo­ya?

¿Qué tan­to sa­bes so­bre la pre­cia­da jo­ya?

Zona N - - Contenido - Tex­to: Gre­cia Mar­tí­nez / fotos: is­tock, fuen­te ex­ter­na

¡Qué her­mo­sa y emo­cio­nan­te se tor­na la vi­da jus­to en ese mo­men­to! Sí, aun­que no seas de las que sue­ñan con una gran bo­da y un ves­ti­do de di­se­ña­dor, tu co­ra­zón se de­rre­ti­rá al ver ese ani­llo en tu de­do. Las sor­ti­jas han si­do uti­li­za­das du­ran­te si­glos co­mo sím­bo­lo de unión, co­mo pro­me­sa de un amor du­ra­de­ro y con in­ten­ción de dar fru­tos. Es muy im­por­tan­te que las pa­re­jas en­tien­dan la his­to­ria y sig­ni­fi­ca­do de es­ta jo­ya para así com­pren­der un po­co más acer­ca del ca­mino que es­tán por em­pren­der.

His­to­ria

En reali­dad, los orí­ge­nes del ani­llo de com­pro­mi­so y los ani­llos de bo­da son los mis­mos. Los pri­me­ros usos se atri­bu­yen a di­fe­ren­tes pue­blos, in­clu­yen­do los an­ti­guos grie­gos, ro­ma­nos y egip­cios.

Los ro­ma­nos usa­ron ani­llos de hie­rro para sim­bo­li­zar la fuer­za y per­ma­nen­cia, y a los grie­gos se les atri­bu­ye la idea ini­cial de lle­var el ani­llo en el cuar­to de­do de la mano iz­quier­da. Du­ran­te el si­glo IX, el pa­pa Ni­co­lás I apo­yó la idea de los ani­llos de com­pro­mi­so, ha­cien­do un ani­llo de oro un re­qui­si­to de com­pro­mi­so para de­mos­trar la ri­que­za del no­vio y la ca­pa­ci­dad de cui­dar a una es­po­sa.

En 1477, el ar­chi­du­que Ma­xi­mi­li­ano de Aus­tria en­car­gó el pri­mer ani­llo de com­pro­mi­so de diamantes, re­gis­tra­do his­tó­ri­ca­men­te, para su pro­me­ti­da, Ma­ría de Bor­go­ña. Es­to pro­vo­có una ten­den­cia para los ani­llos de diamantes en­tre la aris­to­cra­cia eu­ro­pea y la no­ble­za.

CU­RIO­SI­DA­DES

En el an­ti­guo Egip­to, el ani­llo de com­pro­mi­so se lle­va­ba en el de­do anu­lar iz­quier­do, lo que sig­ni­fi­ca­ba que el co­ra­zón de la mu­jer per­te­ne­cía a la per­so­na que le en­tre­gó el ani­llo. Las cul­tu­ras an­ti­guas creían que es­te de­do de la mano iz­quier­da te­nía una ve­na lla­ma­da “ve­na amo­ris”, la ve­na del amor, que co­rre di­rec­ta­men­te al co­ra­zón. El me­tal más co­mún es el oro blanco o pla­tino, pe­ro por los al­tos cos­tos, el pa­la­dio es la op­ción del mo­men­to; es tam­bién con­si­de­ra­do un me­tal pre­cio­so, pe­ro mu­cho más eco­nó­mi­co.

Di­fe­ren­te a lo que pu­dié­ra­mos creer, el mes más co­mún para com­pro­me­ter­se no es febrero (San Valentín), sino di­ciem­bre.

LAS SOR­TI­JAS SON UN SÍM­BO­LO DE UN AMOR DU­RA­DE­RO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.