Tec­no­lo­gía: Cuan­do la “Prue­ba de Amor” es el sta­tus de Fa­ce­book

Zona N - - Contenido -

“Ella y yo sa­li­mos una no­che, después de una fies­ta. Ama­ne­ci­mos jun­tos. La fui a lle­var a su ca­sa en la ma­ña­na y, al me­dio­día, me lla­mó a la ofi­ci­na para avi­sar­me que cam­bia­ría su es­ta­tus de Fa­ce­book y pon­dría que tie­ne una re­la­ción con­mi­go”… Con­ta­ba un ami­go, mien­tras que otra ami­ga, res­pon­día: “Pues YO sí es­toy mal. Gus­ta­vo no quie­re cam­biar su es­ta­tus de Fa­ce­book y ya te­ne­mos dos años. Eso so­lo sig­ni­fi­ca una co­sa: No me quie­re co­mo di­ce”.

Yo los mi­ra­ba a am­bos, fas­ci­na­da… No por­que mis ami­gos te­nían vi­ci­si­tu­des sen­ti­men­ta­les, es que fren­te a mí es­ta­ba el “Amor 2.0”, la nueva era de las re­la­cio­nes, y yo, apa­sio­na­da del com­por­ta­mien­to hu­mano, te­nía fren­te a mí la más fiel mues­tra de lo mu­cho que po­de­mos re­tor­cer el con­cep­to del amor.

¿Que tie­ne bue­nas cos­tum­bres y va­lo­res?

¿Que te tra­ta bien? ¿Que es de­ta­llis­ta? No, no, no. Eso es se­cun­da­rio. Pri­me­ro lo pri­me­ro. ¿Cam­bió su sta­tus en Fa­ce­book? ¿Sube fotos con­ti­go? ¿Da li­kes en tus fotos? Bueno, ya no si­go con la iro­nía y me pon­go se­ria. Las re­des so­cia­les han te­ni­do un fuer­tí­si­mo im­pac­to en nues­tras vi­das, y ob­via­men­te las re­la­cio­nes (uno de nues­tros pun­tos más vul­ne­ra­bles) te­nían que es­tar en el Top 3 de los “Dam­ni­fi­ca­dos” por el enor­me huracán me­diá­ti­co que nos arro­pa.

“¡Oye! El muy es­tú­pi­do me de­jó en vis­to”, me di­jo una ami­ga una vez.

Iba a pre­gun­tar "¿Que te de­jó don­de?", pe­ro por suer­te en­ten­dí a los po­cos se­gun­dos. Na­die en sus 30 quie­re pa­re­cer un “anal­fa­be­to tec­no­ló­gi­co”. La con­ver­sa­ción con­ti­nuó así: Carla: “Es­te What­sapp va aca­bar con­mi­go”

Manuel: “Tú vas a aca­bar con­ti­go mis­ma, el ce­lu­lar no te despierta a las 3 de la ma­ña­na para que veas si tu no­vio es­tá en lí­nea.”

¡Sí, sí! ¡GOOOL! (so­na­ron cam­pa­nas ce­les­tia­les). Ahí es­tá el pro­ble­ma. No es en las re­des so­cia­les. Es en no­so­tros mis­mos y la an­sie­dad por sa­ber más de lo que nos quie­ren mos­trar. Sí, es cier­to que su pre­sen­cia ha “ac­ti­va­do” com­por­ta­mien­tos de aco­so com­pul­si­vo, pe­ro son sim­ple­men­te com­por­ta­mien­tos que dor­mían den­tro de mu­chas per­so­nas.

Si les di­je­ra que vol­vié­ra­mos a las lin­das ma­ne­ras tra­di­cio­na­les de enamo­rar­nos, no es­ta­ría ha­blan­do con los pies en la tie­rra. El So­cial Media es­ta aquí, es su­ma­men­te útil y en­tre­te­ni­do, es par­te in­mi­nen­te de nues­tro pre­sen­te y futuro. Pe­ro atar nues­tras re­la­cio­nes a un es­ta­tus de Fa­ce­book, la pu­bli­ca­ción de fotos jun­tos o un li­ke en Ins­ta­gram, es un error. ¿Que las re­des pue­den ser­vir de aler­ta si al­guien no es­tá in­tere­sa­do en el com­pro­mi­so? Sí. Pe­ro hay mu­chos otros fac­to­res a to­mar en cuen­ta.

¡No te de­jes en­re­dar!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.