Úl­ti­ma Pá­gi­na: El Acuer­do Pre­nup­cial: ¿Ami­go o enemi­go del amor?

Zona N - - Contenido - Lic. Ca­ro­li­na Es­pai­llat Abo­ga­da zo­nan@lis­tin­dia­rio.com

Es una reali­dad que cuan­do de un “acuer­do pre­nup­cial” se tra­ta, au­to­má­ti­ca­men­te lo aso­cia­mos con una aler­ta ro­ja so­bre la for­ma en que ini­cia­rá esa nueva vi­da de pa­re­ja. Por al­gu­na ra­zón, la gen­te se tien­de a sentir iden­ti­fi­ca­da cuan­do al­guien no es­tá de acuer­do con po­ner­le pun­to y co­ma a los tér­mi­nos del futuro de una re­la­ción du­ra­de­ra, pro­te­gien­do lo que se vie­ne co­se­chan­do des­de an­tes de co­no­cer a “the one”.

De­be­mos re­cor­dar que el “pre­nup” no es más que un acuer­do en el cual se plas­ma la for­ma en que per­ma­ne­ce­rá lo que ca­da per­so­na ad­quie­re por in­di­vi­dual du­ran­te la vi­da ma­tri­mo­nial, así co­mo las deu­das o be­ne­fi­cios que di­chas in­ver­sio­nes pue­dan su­po­ner para ca­da par­te, evi­tan­do que si la re­la­ción lle­ga­se a cul­mi­nar, ya los pun­tos esen­cia­les de lo que se­ría una se­pa­ra­ción de bie­nes fue es­ti­pu­la­do con an­te­rio­ri­dad, lo­gran­do que esos pun­tos no se to­quen en el hi­po­té­ti­co ca­so en que se ten­ga que re­cu­rrir a un di­vor­cio.

Ca­be des­ta­car que nues­tro país, en su ma­yor por­cen­ta­je, es ca­tó­li­co; sin em­bar­go, la Igle­sia ca­tó­li­ca no re­co­no­ce la se­pa­ra­ción de bie­nes, y es por es­to que, si una pa­re­ja de­ci­de ini­ciar su vi­da ma­tri­mo­nial ba­jo es­te principio, se de­be rea­li­zar un pro­ce­so de opo­ni­bi­li­dad pú­bli­ca efu­si­vo, y de­be rea­li­zar­se una ce­re­mo­nia ci­vil pre­via a la ca­tó­li­ca, para que pue­da ini­ciar­se un ma­tri­mo­nio re­co­no­cien­do es­te pre­cep­to. La Igle­sia ca­tó­li­ca fun­da­men­ta su opo­si­ción, al con­si­de­rar que un ma­tri­mo­nio es una unión tri­par­ti­ta de hom­bre y mu­jer, con Dios co­mo cen­tro, en­ten­dien­do que quien asu­me es­te com­pro­mi­so no de­be te­ner co­mo pre­cep­to una se­pa­ra­ción que pue­da o no ocu­rrir.

Lo sé, sue­na frío, ¿no? Pe­ro es­to es lo que se de­be en­ten­der. Cuan­do se acuer­da fir­mar un acuer­do pre­nup­cial, no es que esa per­so­na es­tá asu­mien­do de en­tra­da que el ma­tri­mo­nio no fun­cio­na­rá; tam­po­co es que se le es­tá dan­do li­ber­tad para ha­cer lo que desee con sus in­gre­sos. Es­ta­mos ha­blan­do que son per­so­nas que tie­nen in­gre­sos y egre­sos ma­si­vos que han ido co­se­chan­do con el pa­so de los años; com­pa­ñías, in­mue­bles, etc.; y lo úni­co que bus­can es la for­ma de pro­te­ger­los sin ha­cer da­ño a su pa­re­ja.

Es cier­to, acor­dar un “pre­nup” no es una par­te romántica ni fá­cil de cual­quier re­la­ción; sin em­bar­go, en el ca­so en que am­bos ne­ce­si­tan ga­ran­ti­zar el am­pa­ro de sus ne­go­cios pa­sa­dos, pre­sen­tes y fu­tu­ros, es lo que más paz men­tal y emo­cio­nal les pue­de otor­gar. El sa­ber que con­ta­mos con el apo­yo de nues­tra pa­re­ja, sin im­por­tar lo que pa­se, pe­ro re­co­no­cien­do que nues­tros ac­ti­vos es­tán pro­te­gi­dos, sin ha­cer­le da­ño a quien ama­mos, es la me­jor for­ma de con­ti­nuar evo­lu­cio­nan­do em­pre­sa­rial­men­te para cual­quier ser hu­mano.

Las pa­re­jas que de­ci­den so­me­ter­se a es­te pro­ce­so an­tes de dar el gran pa­so, se per­mi­ten co­no­cer a sus pa­re­jas en formas y pers­pec­ti­vas que nun­ca an­tes lo hu­bie­sen he­cho. Es de­cir, es­ta­mos va­lo­ran­do en di­ne­ro lo que es­tás dis­pues­to a sa­cri­fi­car por lo nues­tro, an­tes de que ini­cie; te es­tán dan­do a en­ten­der con ex­ce­si­va cla­ri­dad qué tan al­ta es­tá sien­do esa apues­ta por amor.

Cuan­do lee­mos o con­ver­sa­mos so­bre es­ta ex­pe­rien­cia con aque­llos que han pa­sa­do por es­te pro­ce­so, lo con­fie­san que no fue fá­cil, pe­ro so­li­di­fi­có la re­la­ción; les hizo asu­mir un com­pro­mi­so aún ma­yor a nu­trir su re­la­ción y lo­grar que sea una unión de éxi­to por siempre. Y son es­tas per­so­nas quie­nes aún ni pien­san en eje­cu­tar ese fan­tas­ma al­gu­na vez en sus vi­das.

La ba­se de to­da re­la­ción sa­lu­da­ble es la co­mu­ni­ca­ción y con­fian­za. Y sea­mos ho­nes­tos: si es­te ti­po de acuer­do crea una me­cha en la re­la­ción, qui­zás el pro­ble­ma no sea el acuer­do pre­nup­cial, qui­zás sea al­go mu­cho más pro­fun­do que se vio re­fle­ja­do en es­ta reali­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.