Pre­gún­ta­le a Juan: ¡Eros… ya no tra­ba­ja más!

Zona N - - Contenido -

El ru­mor comenzó en­tre mis pa­cien­tes. Yo en reali­dad no le pres­té mu­cha aten­ción por­que no me pa­re­cía po­si­ble. Eros, o me­jor conocido co­mo Cu­pi­do, ese atre­vi­do mu­cha­chi­to ala­do con su gra­cio­sa ven­da en los ojos, su arco y sus fle­chas tra­tan­do de ca­zar a los per­di­dos enamorados, se ne­ga­ba ro­tun­da­men­te a rea­li­zar su fér­til la­bor ama­to­ria. Una ver­da­de­ra tra­ge­dia, por­que eso quie­re de­cir que se ter­mi­na­ron los días de pa­sión, que ya no ten­dre­mos be­sos ro­ba­dos, ma­ri­po­sas en el es­tó­ma­go, lar­gos in­som­nios y ni pen­sar en ese re­vol­ti­jo de sá­ba­nas blan­cas con sus cá­li­dos ama­ne­ce­res… y ver­lo aho­ra guar­dan­do su fa­mo­so arco y sus doradas fle­chas que pro­vo­can la co­ne­xión ins­tan­tá­nea o com­pro­bar que ni si­quie­ra lle­va­ba sus ojos ven­da­dos para mos­trar que el amor no ve de­fec­tos… es un desas­tre to­tal.

Su­pe que el ru­mor se con­ver­tía en cer­te­za cuan­do pu­de ver­lo por mí mis­mo en unas con­di­cio­nes que da­ba lás­ti­ma. Cuan­do con­si­guió le­van­tar la mi­ra­da, so­lo ati­nó a de­cir­me: “Se aca­bó… ya no aguan­to es­ta far­sa”. Nun­ca (que yo re­cuer­de) vi a un ser tan de­cep­cio­na­do co­mo a es­te Cu­pi­do que, du­ran­te tan­tos si­glos, con­si­guió las ma­yo­res proezas ama­to­rias y fle­chó tan­tos co­ra­zo­nes. En­ton­ces, me sen­té a su la­do y me con­tó las ra­zo­nes de su re­nun­cia irre­vo­ca­ble.

• CAR­CE­LE­RO/PRI­SIO­NE­RO

Cu­pi­do: Por mu­cho que lo in­ten­té, no con­se­guí que los aman­tes en­ten­die­ran que el amor so­lo flo­re­ce en li­ber­tad. Que de na­da le ser­vi­rán sus mu­chas es­tra­te­gias de so­me­ti­mien­to. A po­co tiem­po de fle­char­los, co­men­za­ban a exi­gir, a des­truir la li­ber­tad del otro, a que­rer con­tro­lar­lo to­do y eso los en­ce­rra­ba en una odio­sa pri­sión, en don­de am­bos se re­par­tían e in­ter­cam­bia­ban sus pa­pe­les de car­ce­le­ro y pri­sio­ne­ro. Se lo ex­pli­qué de tan­tas ma­ne­ras: ¡No de­man­den, com­par­tan! Pe­ro no me hi­cie­ron ca­so, pre­fi­rie­ron se­guir en­jau­la­dos.

• FOR­MA­LI­DAD EN­FER­MI­ZA

Cu­pi­do: Des­de el principio, los aman­tes des­tru­yen lo her­mo­so del amor in­ten­tan­do po­ner­le una ca­mi­sa de fuer­za. ¿Por qué tan­tos de­be­res, obli­ga­cio­nes y for­ma­li­dad cuan­do ese es el ve­neno de una re­la­ción que na­ció para ser dis­fru­ta­da? No bien con­si­go enamo­rar­los, cuan­do ya in­ter­po­nen los pa­pe­les, las re­glas y el con­trol. Te di­go que es­toy com­ple­ta­men­te de­cep­cio­na­do. Es­to pa­re­ce más una jornada de tra­ba­jo y en eso con­vier­ten sus no­viaz­gos y ma­tri­mo­nios y lue­go se que­jan de que se sien­ten abu­rri­dos y ago­ta­dos.

• DIS­CI­PLI­NA

Cu­pi­do: Otra co­sa que me re­vien­ta es que los enamorados son tre­men­dos ha­ra­ga­nes. Creen que es su­fi­cien­te con el fle­cha­zo que re­ci­ben de mí y lue­go se aban­do­nan a su suer­te. El amor ne­ce­si­ta dis­ci­pli­na, de­seo de una mejora cons­tan­te. No es al­go que te lle­ga y ya… Es un sen­ti­mien­to que ca­da per­so­na cons­tru­ye día a día, ven­cien­do obs­tácu­los y apren­dien­do en el pro­ce­so. Tú bien sa­bes el tra­ba­jo que me dan esas com­bi­na­cio­nes para que exista quí­mi­ca en­tre ellos, pe­ro re­sul­ta que no con­si­guen

so­bre­vi­vir an­te la cri­sis más in­sig­ni­fi­can­te. Lo aban­do­nan to­do sin lu­char, sin es­for­zar­se. No… Así no pue­do se­guir en es­to, pre­fie­ro re­ti­rar­me y que se las arre­glen co­mo pue­dan.

• CON­FIAN­ZA

Cu­pi­do: ¿Te acuer­das del error que co­me­tió mi ama­da Psi­que, al en­cen­der una lám­pa­ra mien­tras yo dor­mía? Con tris­te­za la aban­do­né por­que “el amor no pue­de vivir sin con­fian­za” y he tra­ta­do de im­preg­nar­les a los enamorados es­te principio, pe­ro te con­fie­so que he fa­lla­do en el in­ten­to. No hay ma­ne­ra de que se com­pro­me­tan a cul­ti­var la con­fian­za en­tre ellos. Pa­re­cen de­tec­ti­ves que se vi­gi­lan mu­tua­men­te y des­tru­yen su amor con men­ti­ras y trai­cio­nes. Ra­ra­men­te , en­cuen­tro una pa­re­ja cu­yo amor no sea eso: ¡Una gran men­ti­ra! En­ton­ces, ¿qué sen­ti­do tie­ne se­guir fle­chán­do­los?

• PA­RE­JAS ENLATADAS

Cu­pi­do: Lo sien­to, pe­ro he su­fri­do es­to du­ran­te mu­cho tiem­po y se me fue­ron las ga­nas de es­ti­rar el arco y unir co­ra­zo­nes, por­que ya no son co­ra­zo­nes. Es­ta so­cie­dad bu­ro­crá­ti­ca que to­do lo su­bor­di­na a las me­tas eco­nó­mi­cas, con­vir­tien­do los me­dios en fi­nes ha en­du­re­ci­do ese co­ra­zón y ya to­do se ve co­mo sim­ple uti­li­dad. To­do es desecha­ble ¡Úsa­lo y bó­ta­lo! Por­que ya na­da im­por­ta fue­ra de es­tar “bien ali­men­ta­do, bien ves­ti­do y se­xual­men­te sa­tis­fe­cho”.

Han con­ver­ti­do su entrega amo­ro­sa en un ob­je­to de con­su­mo… en una mer­can­cía y la venden al que ofre­ce el me­jor pre­cio en la subas­ta ¡Es una ver­güen­za!

ÚL­TI­MAS RE­CO­MEN­DA­CIO­NES

DEL DIOS EROS

Con su re­ti­ro, Cu­pi­do me en­tre­gó es­te re­cor­da­to­rio di­ri­gi­do a los “so­bre­vi­vien­tes del amor”:

• El amor no es un cha­le­co sal­va­vi­das.

Si bus­cas un re­fu­gio a tu te­rri­ble so­le­dad, aún no es­tás dis­po­ni­ble para ini­ciar una re­la­ción. Al­gu­nos se gus­tan tan po­co a sí mis­mos, que evi­tan su pro­pia com­pa­ñía y ter­mi­nan en los bra­zos de un res­ca­ta­dor. Por favor… No le lla­mes a eso amor.

• El amor no es co­mi­da rá­pi­da.

Si su­cum­bes a la ra­pi­dez de los tiem­pos mo­der­nos, to­dos tus va­lo­res hu­ma­nos se­rán de­vo­ra­dos por los va­lo­res eco­nó­mi­cos y te vol­ve­rás im­pa­cien­te, desean­do re­sul­ta­dos rá­pi­dos. El amor re­quie­re de pa­cien­cia, no es una sim­ple ham­bur­gue­sa o pe­da­zo de piz­za que tra­gas en­te­ra.

• Sin fe, la montaña del amor no se mo­ve­rá.

Si no se po­ne to­da la car­ne en el asa­dor, es im­po­si­ble que una re­la­ción fun­cio­ne. Se ne­ce­si­ta esa po­de­ro­sa con­vic­ción de que jun­tos po­de­mos ven­cer to­do obs­tácu­lo que se in­ter­pon­ga. Ser ama­do y amar es un ac­to de fe. • Sin vi­sión, la car­ga del amor es muy pe­sa­da.

Cuan­do ini­cia­mos un via­je sin rum­bo de­fi­ni­do, to­do se con­vier­te en una com­pli­ca­ción, en un fas­ti­dio. Cuan­do los aman­tes lo­gren ver más allá de las pér­di­das y ga­nan­cias, en­ton­ces des­cu­bri­rán el mo­do de re­en­con­trar­se con el amor.

Con es­tas re­co­men­da­cio­nes, el ni­ño ala­do de­sa­pa­re­ció de mi vis­ta, co­mo si se des­pren­die­ra de las úl­ti­mas joyas que le que­da­ban.

¿Por qué se cansan tan rá­pi­do las pa­re­jas? ¿Por qué el has­tío con­yu­gal los aco­rra­la?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.