Des­de la Zo­na/ Car­tas al Equi­po

Zona N - - Contenido - les­lie.po­lan­co@lis­tin­dia­rio.com

Es­to pue­de lu­cir po­co ro­mán­ti­co, pe­ro eso no le qui­ta ve­ra­ci­dad. Mu­cho se ha­bla del amor, de que mue­ve el mun­do (cier­to), de que es lo úni­co que ne­ce­si­ta­mos para vivir. Sin em­bar­go, ¿por qué tan­tas pa­re­jas que se ama­ban ter­mi­na­ron di­cién­do­se adiós? Por­que el amor es el in­gre­dien­te vi­tal, pe­ro so­lo... no ten­drá éxi­to. Po­de­mos de­cir que un biz­co­cho sin ha­ri­na, no es biz­co­cho. Pe­ro una ma­sa de ha­ri­na y agua tam­po­co. Se­rá in­sí­pi­da y, al final, pro­ba­ble­men­te pro­vo­que do­lor de es­tó­ma­go. ¿Que le agre­gue azú­car? Sí, pe­ro le fal­ta­rá con­sis­ten­cia, sua­vi­dad, más sa­bor.

Eso pa­sa con el amor. Co­no­cer y uti­li­zar los in­gre­dien­tes que lo com­ple­men­tan, es igual de im­por­tan­te que es­tar ge­nui­na­men­te enamo­ra­do. En mi opi­nión, el pri­me­ro que de­be­mos ase­gu­rar­nos de te­ner, es el amor pro­pio. Tan cli­ché co­mo real es la fra­se de que “Si no te amas tú, no pue­des amar a na­die”. Sin lle­gar al egoís­mo (por­que to­do tie­ne sus me­di­das jus­tas), es pre­ci­so amar­nos no­so­tros, si no, pro­ba­ble­men­te en­tre­gue­mos otras co­sas jun­to al amor (ob­se­sión, de­pen­den­cia, exi­gen­cias…) La co­mu­ni­ca­ción es sim­ple­men­te esen­cial. Ayu­da a que las emo­cio­nes no se des­bor­den. Tan im­por­tan­te co­mo ha­blar, es es­cu­char. Y lue­go con­ti­núa la com­pren­sión. En­ten­der que so­mos dos in­di­vi­duos con gus­tos y cos­tum­bres dis­tin­tas, que de­ci­die­ron unir sus vi­das y tie­nen que lo­grar que dos uni­ver­sos que en un mo­men­to fue­ron des­co­no­ci­dos, con­ver­jan sin per­der su iden­ti­dad. Es­to se lo­gra con el res­pe­to. Res­pe­tar las opi­nio­nes y de­ci­sio­nes de tu pa­re­ja le ha­rá sen­tir­se más li­bre con­ti­go. De­cir­lo cuan­do no es­tés de acuer­do con al­go, con la sal­ve­dad de que es­tás res­pe­tán­do­le. Y la palabra clave: ¡li­ber­tad! No es li­ber­ti­na­je (que es desas­tro­so para pa­re­jas, sol­te­ros y abs­te­mios del amor). Me re­fie­ro a sa­ber que, li­bre­men­te, has ele­gi­do a una per­so­na, y que él o ella, ca­mi­na con­ti­go por­que así su co­ra­zón lo desea. Li­ber­tad de ser, de amar, li­ber­tad de ex­pre­sar­se y (aun­que a na­die le gus­ta es­ta par­te) li­ber­tad de par­tir.

Que­ri­dos lec­to­res, es­tos son ele­men­tos im­por­tan­tes des­de el co­ra­zón de quien les es­cri­be y que qui­se com­par­tir­les. Que en sus vi­das, el amor lo­gre ser el pos­tre más dul­ce y de­li­cio­so. Les de­seo un muy fe­liz mes del amor y que dis­fru­ten es­ta edi­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.