Nre­por­ta­je: Ta­tua­jes en pa­re­ja ¿Es bue­na idea?

¿Es bue­na idea?

Zona N - - Contenido - Tex­to: Gre­cia Mar­tí­nez / fotos: fuen­te ex­ter­na

Ha­ble­mos de al­go se­rio: los ta­tua­jes por amor a la pa­re­ja. Es po­si­ble que lo ha­yas con­si­de­ra­do mien­tras es­ta­bas en un es­ta­do de éx­ta­sis sen­ti­men­tal... y es­tá bien, es nor­mal. Sé per­fec­ta­men­te que cuan­do las ma­ri­po­sas es­tán re­vo­lo­tean­do, uno no pien­sa tan­to en las con­se­cuen­cias, en có­mo se­rán las co­sas unos añi­tos más ade­lan­te. Es por es­to que es pri­mor­dial la si­guien­te pre­gun­ta: ¿Lo que quie­ro ha­cer es lo más sen­sa­to?

Ta­tuar­se en pa­re­ja es al­go muy co­mún en reali­dad y, mien­tras el fu­ror de los bue­nos tiem­pos du­re, acen­túa el acer­ca­mien­to en­tre am­bos al te­ner di­se­ños igua­les, com­ple­men­ta­rios o sim­ple­men­te el nom­bre del ama­do o ama­da. Mu­chos han si­do los que fue­ron se­du­ci­dos por la idea, in­clu­so fa­mo­sos.

Después de la rup­tu­ra inevi­ta­ble, mu­chos fa­mo­sos de­ci­die­ron man­te­ner los ta­tua­jes co­mo un re­cor­da­to­rio de sus días de ju­ven­tud. Otros no pu­die­ron so­por­tar lle­var el nom­bre de su an­ti­guo aman­te por el res­to de sus vi­das. Un ejem­plo inol­vi­da­ble fue el tan co­men­ta­do ta­tua­je de An­ge­li­na Jo­lie con su en­ton­ces es­po­so Billy Bob Thorn­ton, Johnny Depp y Wi­no­na Ri­der con el fa­mo­so “Wi­no­na Fo­re­ver”, que ac­tual­men­te se lee “Wino Fo­re­ver”.

Me­la­nie Grif­fith te­nía el nom­bre de su es­po­so An­to­nio Ban­de­ras ta­tua­do den­tro de un co­ra­zón en la dé­ca­da de los 90, pe­ro después de la se­pa­ra­ción de la pa­re­ja, Grif­fith hizo al­gu­nos cam­bios. Cuan­do la ac­triz sa­lió en el Fes­ti­val de Ci­ne Italiano en el 2014, el co­ra­zón to­da­vía era vi­si­ble, pe­ro el nom­bre de Ban­de­ras ha­bía si­do bo­rra­do. Y así se su­man más: Eva Lon­go­ria, Heidi Klum, Marc Ant­hony, De­ni­se Ri­chards, exes­po­sa de Char­lie Sheen e in­clu­so la ar­tis­ta de ta­tua­jes, Kat Von D.

Re­me­dian­do la si­tua­ción

La gran ma­yo­ría de los ta­tua­jes se pue­den qui­tar con éxi­to me­dian­te el lá­ser, apro­xi­ma­da­men­te en­tre unas 5 y 15 se­sio­nes de tra­ta­mien­to. Ca­da se­sión con­sis­te en la ex­po­si­ción del ta­tua­je al lá­ser que pro­du­ce pe­que­ños gol­pes o pul­sa­cio­nes de luz que atra­vie­sa las ca­pas su­pe­rio­res de la piel y que, de for­ma se­lec­ta, ab­sor­be los pig­men­tos del ta­tua­je. El nú­me­ro de se­sio­nes es­tá su­je­to a la edad, ta­ma­ño y co­lor o co­lo­res del ta­tua­je. El co­lor de la piel, así co­mo la profundidad del pig­men­to.

El lá­ser pro­vo­ca una frag­men­ta­ción de esos pig­men­tos que des­pren­den pe­que­ñí­si­mas par­tí­cu­las que lue­go el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co se en­car­ga de qui­tar na­tu­ral­men­te, sin nin­gún ti­po de pro­ble­mas. El pig­men­to ne­gro del ta­tua­je ab­sor­be to­das las lon­gi­tu­des de on­da del lá­ser, ha­cien­do que el co­lor sea más fá­cil de tra­tar. Otros co­lo­res so­lo pue­den ser tra­ta­dos con lá­se­res se­lec­cio­na­dos, ba­sa­dos en el co­lor del pig­men­to. Los ex­per­tos coin­ci­den en que es­ta es la me­jor ma­ne­ra de eli­mi­nar un ta­tua­je.

En fin, a pesar de que el pro­ble­ma tie­ne so­lu­ción, te in­vi­to a que lo pien­ses dos ve­ces an­tes de mar­car tu cuer­po va­lién­do­te de al­go que es­ta es­tre­cha­men­te li­ga­do a una emoción y a las cir­cuns­tan­cias. A fin de cuen­tas, un com­pro­mi­so ver­da­de­ro tie­ne aún más pe­so y du­ra­bi­li­dad que un ta­tua­je.

MU­CHOS SON LOS QUE HAN SI­DO SE­DU­CI­DOS POR LA IDEA...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.