Nre­por­ta­je: Amis­ta­des Tó­xi­cas

Iden­ti­fí­ca­las y es­ca­pa de ellas.

Zona N - - Contenido -

Te­ner ami­gos es una cuestión de sí o sí. Hay al­gu­nos que por el tiem­po o las ex­pe­rien­cias vi­vi­das, los lle­ga­mos a con­si­de­rar co­mo un miem­bro de la fa­mi­lia. Un buen ami­go siempre ve­la­rá por tu bie­nes­tar, te ten­drá res­pe­to (aun­que sea en sus pro­pios tér­mi­nos) y se ga­na­rá tu con­fian­za. A quie­nes lla­ma­mos ami­gos, los ama­mos de ver­dad, pe­ro mu­chas ve­ces el amor, nues­tra au­to­es­ti­ma o situaciones par­ti­cu­la­res, nos pue­den ce­gar. Las amis­ta­des tó­xi­cas vie­nen en di­fe­ren­tes pa­que­tes y de dis­tin­tos ta­ma­ños. Si exis­te al­go real­men­te preo­cu­pan­te en es­tos ca­sos, es la for­ma co­mo esas per­so­nas y su ener­gía ne­ga­ti­va ca­lan en tu cuer­po y mente. Pue­de que te sea muy di­fí­cil dar­te cuen­ta que esa pe­sa­dez, esas ener­gías para na­da agra­da­bles que se sien­ten en el ai­re, pro­vie­nen de aquel o aque­lla en quien de­po­si­tas­te tu con­fian­za. ¿Po­drías dar­te cuen­ta si te pa­sa? Co­no­cer los sig­nos de una amis­tad tó­xi­ca te ayu­da­rá a evi­tar­las o a sa­lir de ellas si ya te en­cuen­tras en una.

•CONÓCELAS

Las pa­si­vo-agre­si­vas: Con ellos na­da es­tá bien. Nun­ca te di­ce las co­sas de for­ma ob­je­ti­va y siempre an­da con in­di­rec­tas o in­si­nua­cio­nes. Con es­te ti­po hay que te­ner mu­cho cuidado, por­que sue­len eno­jar­se con fa­ci­li­dad, aun­que no pa­rez­ca. En ocasiones su enojo o in­co­mo­di­dad se acu­mu­la para al final, ex­plo­tar.

Las com­pe­ti­ti­vas: No im­por­ta qué, siempre que­rrán ir un pa­so más ade­lan­te que tú. Con ellos no pue­des dis­fru­tar de nin­gún lo­gro per­so­nal por­que ellos siempre tie­nen al­go me­jor que con­tar­te; si le di­ces que al­go te due­le, jus­to te responderá que la no­che an­te­rior tu­vo un do­lor peor o si­mi­lar. Si caes se­rán los pri­me­ros en dis­fru­tar­lo.

Las dramáticas: Con ellos tie­nes que ser su psi­có­lo­go per­so­nal, pe­ro nun­ca se de­jan ayu­dar. Cons­tan­te­men­te des­car­gan en los de­más sus mie­dos e in­se­gu­ri­da­des, pe­ro no son ca­pa­ces de re­ci­bir con­se­jos y has­ta se pue­den mo­les­tar si tra­tas de ayu­dar­les. No les im­por­ta si tam­bién es­tás pa­san­do por un mal mo­men­to, pues su si­tua­ción es lo peor y lo pri­me­ro. Pue­den lle­gar a ser tan in­ten­sas, que al final te de­jan ex­haus­to.

Las amar­ga­das: Siempre, siempre, pe­ro SIEMPRE tie­nen al­go de qué que­jar­se. No pue­den ver el la­do po­si­ti­vo de la vi­da aun cuan­do las co­sas es­tén bien. La que­ja se vuel­ve há­bi­to y por es­to la ma­yor par­te de las ve­ces lu­cen o es­tán en reali­dad en­fa­da­dos. Por lo ge­ne­ral, son per­so­nas con fal­ta de con­fian­za en sí mis­mas, po­ca au­to­es­ti­ma y les mo­les­ta ver a los otros fe­li­ces.

Las ma­ni­pu­la­do­ras: Las per­so­nas ma­ni­pu­la­do­ras sue­len sa­car­les pro­ve­cho a aque­llas per­so­nas que pre­fie­ren evi­tar las dis­cu­sio­nes y que pocas ve­ces di­cen que no. Siempre bus­can sa­lir­se con la su­ya y por eso in­ten­tan te­ner el con­trol, ejer­cien­do la per­sua­sión para con­di­cio­nar tus emo­cio­nes.

Las en­vi­dio­sas: Nun­ca tie­nen na­da po­si­ti­vo qué de­cir de las de­más per­so­nas. Les enoja que otros so­bre­sal­gan, ten­gan una ra­cha de bue­na suer­te o que al­can­cen al­gu­na me­ta so­ña­da. Nun­ca re­co­no­ce­rán que otros tie­nen éxi­to, nun­ca te fe­li­ci­ta­rán de co­ra­zón por tus mé­ri­tos y tra­ta­rá de crear chis­mes para des­pres­ti­giar­te. Son per­so­nas hi­pó­cri­tas quie­nes tra­tan de con­ta­giar­te su ne­ga­ti­vi­dad en to­do mo­men­to.

•CÓ­MO EVI­TAR­LAS

Ro­déa­te de las per­so­nas co­rrec­tas, eva­lúa a las per­so­nas an­tes de es­ta­ble­cer una amis­tad. Apren­de a iden­ti­fi­car el per­fil de ca­da quien. Ten el con­trol de tus emo­cio­nes y de­ci­de a quié­nes quie­res co­mo com­pa­ñía.

No te que­des jun­to con los que no se ale­gran de tus éxi­tos.

No idea­li­ces a na­die. Así en­ten­de­rás la ob­je­ti­vi­dad necesaria para sa­ber si esa amis­tad es bue­na para ti.

Bus­ca per­so­nas con gus­tos y ac­ti­vi­da­des afi­nes.

Pon lí­mi­tes. Apren­de a de­cir que no.

Tra­ba­ja tu au­to­es­ti­ma. La ley de atrac­ción es real; co­mo te sien­tas de­ter­mi­na­rá qué ti­po de per­so­nas se acer­can a ti.

Au­xí­lia­te de las re­des so­cia­les. Aquí pue­des ver sus gus­tos, sus ac­ti­vi­da­des y ten­drás una idea de con quién es­tás li­dian­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.