Sa­lud y Be­lle­za: Spa para dos

Zona N - - Contenido -

No hay na­da más ro­mán­ti­co que ir al spa con tu pa­re­ja. Cuan­do com­par­tes es­ta ac­ti­vi­dad con tu ser ama­do, au­men­ta el ni­vel de bie­nes­tar en la re­la­ción. Se re­nue­van en es­pí­ri­tu y cuer­po. Los spas ofre­cen una can­ti­dad de ser­vi­cios que te brin­da­rán placer, tran­qui­li­dad y ple­ni­tud. Aho­ra bien, ¿quie­res sa­ber las ra­zo­nes por las cua­les es bueno ir acom­pa­ña­do? Aquí es­tán:

Au­men­ta la unión

Re­ser­var el tiem­po y es­pa­cio para pa­sar un fin de se­ma­na o unas ho­ras del día jun­tos sin aten­der a dis­trac­cio­nes, ayu­da a las pa­re­jas a en­fo­car­se so­lo en ellos. Es­ta ac­ti­vi­dad los co­nec­ta y ac­ti­va esa com­pli­ci­dad que ca­rac­te­ri­za a las bue­nas re­la­cio­nes.

For­ta­le­ce el amor

Los ma­sa­jes es­ti­mu­lan la li­be­ra­ción de oxi­to­ci­na. Es­ta hor­mo­na pro­vo­ca que los hombres se sien­tan más atraí­dos a su pa­re­ja cuan­do tie­nen ni­ve­les ele­va­dos.

Au­men­ta su de­seo se­xual

Los ma­sa­jes y dis­tin­tos tra­ta­mien­tos ayu­dan a que to­dos los múscu­los del cuer­po se re­la­jen y la mente por igual. La an­sie­dad y el es­trés dis­mi­nu­yen, ele­van­do el de­seo se­xual.

Es una ex­pe­rien­cia romántica

Los ser­vi­cios de un spa ofre­cen pla­nes ex­clu­si­vos para brin­dar una ex­pe­rien­cia romántica a las pa­re­jas. Re­ser­van ha­bi­ta­cio­nes con chi­me­nea, ja­cuz­zi y ti­na de hi­dro­ma­sa­je para una es­ta­día inol­vi­da­ble, ade­más de ce­nas ín­ti­mas.

Ayu­da a lu­cir bien

Cui­dar el cuer­po y la mente es esen­cial para re­tra­sar el en­ve­je­ci­mien­to. Los tra­ta­mien­tos fa­cia­les y cor­po­ra­les, así co­mo otros ser­vi­cios de cuidado y re­la­ja­ción, ayu­dan a des­in­to­xi­car el cuer­po, eli­mi­nar cé­lu­las muer­tas, sen­tir­se bien y, por tan­to, a ver­se mu­cho me­jor.

Es la opor­tu­ni­dad de ha­cer al­go di­fe­ren­te

Ha­cer ac­ti­vi­da­des no­ve­do­sas y re­crea­ti­vas en pa­re­ja alien­ta su amor y de­seo de per­ma­ne­cer jun­tos. Com­par­tir un fin de se­ma­na en un spa es una aventura com­par­ti­da agre­ga emoción a la re­la­ción y ex­pe­rien­cias gra­ti­fi­can­tes que per­ma­ne­cen en el re­cuer­do.

Se con­sien­ten

Vir­gi­nia Sa­dock, pro­fe­so­ra de si­co­lo­gía en la Uni­ver­si­dad de Nueva York, ex­pli­ca que ir a un spa con tu pa­re­ja es una ma­ne­ra de sen­tir­se aten­di­dos y con­sen­ti­dos. Es­ta sen­sa­ción se man­tie­ne por al­gu­nas se­ma­nas. In­clu­so, es­to ayu­da a cam­biar la ac­ti­tud y li­diar me­jor con las di­fe­ren­cias.

Un día de spa es un buen pretexto para dis­fru­tar de más tiem­po con tu pa­re­ja; para des­co­nec­tar­se, re­no­var­se, em­be­lle­cer­se y re­la­jar­se jun­tos. In­clu­so es has­ta una nueva ex­pe­rien­cia para cui­dar de su sa­lud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.