Ana pau­la Her­nán­dez y Sa­rah Sibel Fondeur. “Apren­der tie­ne que ser di­ver­ti­do”

“Apren­der tie­ne que ser di­ver­ti­do”

Zona N - - Contenido -

Dos chi­cas con un una ener­gía que con­ta­gia, res­pon­sa­bles de crear un es­pa­cio don­de los ni­ños en­cuen­tran magia, desa­rro­llo y di­ver­sión en un en­torno se­gu­ro. Ana Pau­la y Sa­rah Sibel son la ca­ra de Club de Pe­ques, y a pro­pó­si­to del mes de re­gre­so a cla­ses, nos cuen­tan un po­co sobre su pro­yec­to…

¿De dón­de les sur­ge la vo­ca­ción de tra­ba­jar con ni­ños?

Sa­rah Sibel:

Des­de ni­ña siem­pre dis­fru­té ju­gar a ser la pro­fe­so­ra de mis mu­ñe­cas, tam­bién re­cuer­do lo mu­cho que me gus­ta­ba ju­gar con mis pri­mas más pe­que­ñas. Ju­gá­ba­mos a que es­tá­ba­mos en el co­le­gio. En el co­le­gio de­bía cum­plir con unas ho­ras de ser­vi­cio so­cial y por es­ta ra­zón fui a CONANI, don­de tu­ve mi pri­me­ra ex­pe­rien­cia en el área. Me di cuen­ta de la gran sa­tis­fac­ción que me cau­sa el tra­ba­jo con ni­ños. Sus ri­sas, abra­zos y ocu­rren­cias sa­can lo me­jor de mí.

Ana Pau­la: Des­de pe­que­ña cui­da­ba a mis pri­mos y ama­ba ju­gar y pa­sar tiem­po con ellos; me ocu­pa­ba de ba­ñar­los, dar­les co­mi­da y cam­biar­los. En el Ba­chi­lle­ra­to, den­tro de la Pas­to­ral Ju­ve­nil, im­par­tía ca­te­que­sis a ni­ños de cin­co años y tam­bién tra­ba­jé en va­rios cam­pa­men­tos de vera­no; des­de en­ton­ces, es­ta­ba se­gu­ra que no me veía en nin­gún otro lu­gar que no fue­ra en au­las, pues me ha­bía enamo­ra­do del ar­te de en­se­ñar.

¿Qué las com­ple­men­ta co­mo ami­gas y so­cias?

Pa­ra ha­cer­lo más fá­cil de en­ten­der, so­mos una: Sa­rah el he­mis­fe­rio de­re­cho del ce­re­bro y Ana Pau­la el iz­quier­do. Ca­da una tie­ne sus fun­cio­nes es­pe­cí­fi­cas den­tro del Club de Pe­ques y nos com­ple­men­ta­mos una con la otra. Es in­creí­ble la quí­mi­ca que he­mos te­ni­do

des­de que de­ci­di­mos ini­ciar el pro­yec­to, y lo mu­cho que ha cre­ci­do nues­tra amis­tad a lo lar­go de es­te tra­yec­to jun­tas. Lo más im­por­tan­te de nues­tra re­la­ción la­bo­ral y per­so­nal es que aun­que so­mos dis­tin­tas, sa­be­mos res­pe­tar las ideas de ca­da una y bus­car la me­jor op­ción, to­mar de­ci­sio­nes en equi­po y asu­mir­las pa­ra ha­cer cre­cer nues­tro pro­yec­to.

Cuén­ten­nos un po­co sobre los ini­cios de Club de Pe­ques…

Cuan­do nos gra­dua­mos de la uni­ver­si­dad nos sur­gió la idea de ha­cer un pro­yec­to jun­tas y co­men­za­mos a dar­le for­ma a lo que se con­vir­tió en Sá­ba­dos de Pe­ques. Con­for­me pa­sa­ron los me­ses es­to fue cre­cien­do y lue­go de un año ca­da Sá­ba­do se reunían al­re­de­dor de 60 ni­ños, es­to nos abrió las puer­tas pa­ra ha­cer el pri­mer Vera­no de Pe­ques.

Den­tro del Club, hay una dis­tri­bu­ción de pro­gra­mas que cu­bre las ne­ce­si­da­des de ca­da eta­pa. ¿De qué se tra­ta?

Las Ma­ña­nas de Pe­ques es­tán di­vi­di­das en Aven­tu­ras Mul­ti­sen­so­ria­les: Pro­gra­ma di­ri­gi­do a be­bés de 5 a 12 me­ses y el Pro­gra­ma Des­cu­bre: di­ri­gi­do a ni­ños que ha­yan co­men­za­do a ca­mi­nar, que tie­ne co­mo fi­na­li­dad pro­por­cio­nar he­rra­mien­tas pa­ra que los Pe­ques des­cu­bran sus ha­bi­li­da­des y po­si­bi­li­da­des. En las Tar­des de Pe­ques te­ne­mos Mun­do de Pe­ques: Pro­gra­ma di­ri­gi­do a ni­ños de un año y me­dio a sie­te años don­de tra­ba­ja­re­mos a tra­vés del jue­go te­mas co­ti­dia­nos que fa­vo­re­cer el desa­rro­llo in­te­gral de los mis­mos. Tam­bién Mi­ni Yo­ga y Re­fuer­zo Edu­ca­ti­vo. Lue­go es­tán los Sá­ba­dos de Pe­ques, con días te­má­ti­cos, nues­tro

Vera­no de Pe­ques, que es el pro­yec­to más gran­de el año con ac­ti­vi­da­des no­ve­do­sas que fa­vo­rez­can el ap­ren­di­za­je y la di­ver­sión de los ni­ños y Cum­ple de Pe­ques, que es la ofer­ta de nues­tras ins­ta­la­cio­nes pa­ra cum­plea­ños, o nues­tro tras­la­do a don­de se reali­ce con ac­ti­vi­da­des pa­ra los pe­que­ños.

¿En qué con­sis­te la me­to­do­lo­gía de ap­ren­di­za­je y desa­rro­llo que uti­li­zan?

Nues­tra pro­pues­ta es­tá ba­sa­da en ex­pe­rien­cias di­rec­tas y ex­po­si­ción a di­fe­ren­tes te­mas de la vi­da co­ti­dia­na a tra­vés del jue­go don­de los ni­ños ten­gan la opor­tu­ni­dad de cons­truir su ap­ren­di­za­je por me­dio de sus ex­pe­rien­cias. En­ri­que­ce­mos ca­da ac­ti­vi­dad con pro­fe­sio­na­les de dis­tin­tas áreas del co­no­ci­mien­to.

¿De qué ma­ne­ra po­de­mos de­cir que un ni­ño aprende mien­tras jue­ga?

Los ni­ños co­no­cen su me­dio a tra­vés del jue­go, bus­can, ex­plo­ran, des­cu­bren y prue­ban mien­tras jue­gan, por lo tan­to, el jue­go es su pri­mer ins­tru­men­to de ap­ren­di­za­je. Apos­ta­mos por in­ter­mi­na­bles ho­ras de jue­go pa­ra nues­tros ni­ños.

¿Cuál es la im­por­tan­cia de las ac­ti­vi­da­des ex­tra cu­rri­cu­la­res pa­ra los ni­ños?

Exis­te una am­plia ga­ma de ac­ti­vi­da­des ex­tra cu­rri­cu­la­res, y son im­por­tan­tes de­pen­dien­do de las ne­ce­si­da­des o in­tere­ses de los ni­ños. En­tre otras co­sas, es­tas ac­ti­vi­da­des fa­vo­re­cen sus ha­bi­li­da­des so­cia­les, ya que co­mien­zan a te­ner con­tac­to con otros gru­pos y apren­den he­rra­mien­tas que les per­mi­ten in­te­grar­se de ma­ne­ra sa­tis­fac­to­ria. Per­mi­ten a los pa­dres con­tro­lar y ges­tio­nar el tiem­po li­bre de los ni­ños.

Y pa­ra los mo­men­tos en ca­sa… ¿qué de­ben ha­cer los pa­dres pa­ra que el tiem­po jun­tos sea pro­duc­ti­vo y be­ne­fi­cio­so?

Lo más im­por­tan­te y be­ne­fi­cio­so que pue­den ha­cer los pa­dres con sus hi­jos es de­di­car­les tiem­po de ca­li­dad y dar­les mu­cho amor. Que lo mu­cho o po­co que pue­dan com­par­tir lo apro­ve­chen pa­ra co­no­cer, ju­gar, y com­pren­der a sus hi­jos.

Cuá­les son las ma­yo­res sa­tis­fac­cio­nes que han re­ci­bi­do en es­te pro­yec­to?

La con­fian­za que nos brin­dan los pa­dres al de­jar sus "pe­ques" en nues­tras ma­nos no tie­ne pre­cio, y es­cu­char sus tes­ti­mo­nios res­pec­to a nues­tros pro­yec­tos es de mu­cha sa­tis­fac­ción y nos ha per­mi­ti­do cre­cer en po­co tiem­po.

¿Qué retos han en­fren­ta­do des­de sus ini­cios has­ta hoy?

Sin lu­gar a du­das nues­tro ma­yor re­to es su­pe­rar­nos ca­da día y ca­da año, sobre to­do si ha­bla­mos sobre Vera­no de Pe­ques. En el 2015 nos en­fren­ta­mos al pri­mer Vera­no de Pe­ques sien­do es­te un re­to pa­ra nues­tra tra­yec­to­ria ya que con es­te cam­pa­men­to pu­di­mos dar a co­no­cer el tra­ba­jo que rea­li­za­mos y así ga­nar la con­fian­za de las fa­mi­lias que apos­ta­ron por nues­tro pro­yec­to.

¿Al­gu­na anéc­do­ta gra­cio­sa en el Club de Pe­ques?

Re­cor­da­mos un día en las Tar­des de Pe­ques que es­tá­ba­mos sen­ta­das en la ofi­ci­na y es­cu­cha­mos un gru­po rién­do­se a car­ca­ja­das muy al­to. Cuan­do fui­mos al pa­tio a ver qué su­ce­día en­con­tra­mos a los ni­ños des­li­zán­do­se por una pen­dien­te que hay en el pa­tio con una ta­pa de un ca­nas­to de pe­lo­tas. A par­tir de ese día la ta­pa se con­vir­tió en una de las ac­ti­vi­da­des más di­ver­ti­das pa­ra nues­tros chi­cos.

¿Y un mo­men­to inol­vi­da­ble?

El cie­rre de Vera­no de Pe­ques 2017 ha si­do has­ta el mo­men­to uno de los días que re­cor­da­re­mos por siem­pre. La magia y la ale­gría vi­vi­da esa tar­de siem­pre es­ta­rá en nues­tros co­ra­zo­nes.

¿Qué pla­nes tie­nen pa­ra el futuro?

Si fue­ra por nues­tra lis­ta de sue­ños, lle­na­ría­mos la ho­ja, pe­ro den­tro de nues­tros pla­nes más im­por­tan­tes es­tá po­ner un prees­co­lar don­de los ni­ños pue­dan apren­der de ma­ne­ra más li­bre, a tra­vés de ex­pe­rien­cias di­rec­tas y el tra­ba­jo por pro­yec­tos. Un lu­gar don­de no exis­ta una ma­ne­ra úni­ca pa­ra apren­der, sino que se pro­por­cio­ne la in­for­ma­ción a tra­vés de to­das las vías po­si­bles pa­ra que ca­da ni­ño apren­da a su ma­ne­ra y sobre to­do a su rit­mo, ofre­cien­do las ayu­das ne­ce­sa­rias. Apren­der tie­ne que ser di­ver­ti­do.

LA CON­FIAN­ZA QUE NOS BRIN­DAN LOS PA­DRES, NO TIE­NE PRE­CIO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.