El ca­mino a la fe­li­ci­dad

Zona N - - Desde La Zona - les­lie.polanco@lis­tin­dia­rio.com @les­lie­po­lan­co

Pa­ra mu­chos, el más bus­ca­do, an­he­la­do, el más “di­fí­cil de en­con­trar” Yo lo veo co­mo cuan­do an­do lo­ca bus­can­do mi ce­lu­lar, mien­tras es­toy ha­blan­do con al­guien des­de el mis­mo apa­ra­to. ¿Les ha pa­sa­do? O cuan­do es­tás bus­can­do de­ses­pe­ra­da­men­te los len­tes que lle­vas pues­tos.

El ca­mino a la fe­li­ci­dad no es di­fí­cil de en­con­trar, sen­ci­lla­men­te por­que es­tá den­tro de ti (Si, ya es­to lo has oído, en­ton­ces,

¿Pa­ra que si­gues bus­cán­do­lo en otro la­do?). Quie­ro com­par­tir al­go que he apren­di­do con los años: Al­go que sí pue­de ser di­fí­cil de iden­ti­fi­car, son los des­víos que tie­ne ese ca­mino, por los que mu­chas ve­ces en­tra­mos sin dar­nos cuen­ta y así per­de­mos el rum­bo.

Des­vío #1: Bus­car tu fe­li­ci­dad en otros. Si si­gues es­pe­ran­do que otros te ha­gan fe­liz, si en­tien­des que tu fe­li­ci­dad es­tá en tu pa­re­ja, ami­gos, fa­mi­lia­res, tra­ba­jo, te ten­go una gran no­ti­cia ¡vas di­rec­to a la in­sa­tis­fac­ción in­ter­mi­na­ble! Si ya to­mas­te es­te des­vío, pro­ba­ble­men­te in­clu­so es­tés en­tre quie­nes les re­cla­man a los de­más, cuan­do no los ha­cen fe­li­ces. No cai­gas en la tram­pa de men­di­gar aten­ción y afec­to. Des­pier­ta.

Des­vío #2: Con­di­cio­nar tu fe­li­ci­dad. Una ma­ne­ra muy co­mún es en­ten­der que so­mos due­ños de vi­das aje­nas o de si­tua­cio­nes que in­vo­lu­cran a los de­más, que­rer­las con­tro­lar y cuan­do nos en­con­tra­mos con la irre­me­dia­ble ver­dad de que “el otro no nos per­te­ne­ce”, lle­ga la frus­tra­ción. El la­do bueno de es­te ca­so es que tie­nes den­tro de ti, el pro­ble­ma y la so­lu­ción. Un tip: Si suel­tas, si en­tien­des y asu­mes la idea de que no te co­rres­pon­de de­ci­dir sobre los de­más… ¡Ya no ha­brá de qué preo­cu­par­se! Des­vío #3: Des­con­cen­trar­te. Ol­ví­da­te del co­lor del pas­to del ve­cino. Ol­ví­da­te si el otro pu­bli­ca su fe­li­ci­dad en las re­des y de­ja de pre­gun­tar­te si real­men­te es fe­liz, si de ve­ras es­tá tan del­ga­da o si es cier­to que so­lo co­me light. Te cuen­to que de­di­car­te a ase­gu­rar que los de­más no son tan fe­li­ces co­mo di­cen, tam­po­co te va a ha­cer más fe­liz a ti. Con­cén­tra­te en tu vi­da, en lo que TÚ haces, en las ben­di­cio­nes que TÚ tie­nes, en lo que quie­res cam­biar y en lo que quie­res con­ser­var.

Que­ri­dos lec­to­res, soy al igual que us­te­des, un sim­ple pe­re­grino de la vi­da bus­can­do res­pues­tas, les com­par­to lo que has­ta aho­ra he en­con­tra­do y les re­cuer­do que en el ca­mino, es don­de se aprende a ser fe­liz… ¡Has­ta la pró­xi­ma!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.