Mileyka Bru­gal

“Me en­can­ta lo que ha­go y me lo dis­fru­to”

Zona N - - Puerto Plata - Por: les­lie Polanco Fo­tos: Al­ber­to li­ran­zo

Su per­so­na­li­dad con­ta­gia la ener­gía po­si­ti­va que la ca­rac­te­ri­za. Co­noz­ca­mos a es­ta puer­to­pla­te­ña de san­gre y de co­ra­zón, que en­con­tró su gran pa­sión en el mun­do del mer­ca­deo y la coor­di­na­ción de even­tos…

¿Có­mo te de­fi­nes?

Co­mo una per­so­na muy enér­gi­ca, so­cia­ble y tra­ba­ja­do­ra. Soy ade­más muy sen­si­ble con to­do lo que pa­sa a mi al­re­de­dor; me gus­ta ha­cer lo co­rrec­to. Me con­si­de­ro tam­bién una per­so­na ser­vi­cial y muy fa­mi­liar.

¿Có­mo em­pie­za tu ca­rre­ra en el área de mer­ca­deo?

Des­de tem­pra­na edad, qui­zás a unos do­ce años, mis pa­dres me mo­ti­va­ban a tra­ba­jar en las em­pre­sas fa­mi­lia­res y en ese en­ton­ces la que más tra­ba­jo de­man­da­ba era el tou­ro­pe­ra­dor, y re­cuer­do que cuan­do me pre­gun­ta­ban qué que­ría es­tu­diar, con­tes­ta­ba que que­ría ser la per­so­na que via­ja­ra a las fe­rias. Me ima­gino que en ese mo­men­to lo con­tes­ta­ba por la emo­ción del via­je, sin em­bar­go, no es­ta­ba tan dis­tan­te de lo que im­pli­ca­ba el rol de esa per­so­na y có­mo de­bía do­mi­nar ca­da una de las he­rra­mien­tas del mar­ke­ting. Así que esa in­mer­sión en la mer­ca­do­tec­nia sur­gió an­tes de ob­te­ner el pri­mer tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio.

¿En qué mo­men­to lle­ga el en­fo­que ha­cia la coor­di­na­ción de even­tos?

En el 2001 me brin­da­ron la opor­tu­ni­dad de asu­mir las rien­das de la fe­ria co­mer­cial EX­PO PUER­TO PLA­TA, tra­ba­jan­do pa­ra la Cá­ma­ra de Co­mer­cio y Pro­duc­ción de Puer­to Pla­ta. Des­de ese día has­ta la fe­cha no he de­ja­do de coor­di­nar reunio­nes, char­las e inau­gu­ra­cio­nes, per­se­guir ob­je­ti­vos a tra­vés de ac­ti­vi­da­des, ha­cer en­tre­vis­tas y en­cues­tas de mer­ca­do. Y es­tar den­tro del mun­do de la pla­ni­fi­ca­ción.

¿Lla­ma­rías tu pa­sión a tu pro­fe­sión

¡De­fi­ni­ti­va­men­te que sí! Me en­can­ta lo que ha­go y me lo dis­fru­to, mien­tras más tra­ba­jo ten­go, más con­ten­ta es­toy. Con mi pro­fe­sión sien­to que ca­da día apren­do co­sas nue­vas. Es­toy en cam­bio cons­tan­te, am­bien­te de tra­ba­jo di­fe­ren­te y ex­pe­rien­cias nue­vas. El desa­rro­llo de ca­da even­to es di­fe­ren­te aun­que su na­tu­ra­le­za sea la mis­ma. Ade­más, te per­mi­te es­tar en cons­tan­te co­no­ci­mien­to por­que tra­ba­jas pa­ra di­fe­ren­tes per­so­nas, pro­duc­tos o ins­ti­tu­cio­nes. Otra par­te su­per­va­lio­sa pa­ra mí es que por la mis­ma na­tu­ra­le­za de mi tra­ba­jo me han con­tra­ta­do pa­ra pro­yec­tos so­cia­les en los cua­les he po­di­do apor­tar mi gra­ni­to de are­na al desa­rro­llo de mi ciudad y mis com­pue­bla­nos pa­ra sec­to­res de es­ca­sos re­cur­sos.

¿Por qué es tan im­por­tan­te op­tar por los ser­vi­cios de un pla­ni­fi­ca­dor de even­tos en lu­gar de en­fras­car­nos no­so­tros mis­mos en la la­bor?

Es la úni­ca for­ma en que el an­fi­trión lle­gue re­la­ja­do y lo­gre dis­fru­tar; y si es co­mer­cial, que pue­da atra­car los ob­je­ti­vos pa­ra los que fue di­se­ña­da la ac­ti­vi­dad. La coor­di­na­ción de un even­to tie­ne su com­ple­ji­dad y por lo ge­ne­ral se sub­es­ti­ma, nom­brar­lo sue­na su­per­fá­cil, pe­ro en la prác­ti­ca no es tan sen­ci­llo es im­pres­cin­di­ble cui­dar de mu­chos de­ta­lles. Ade­más de ro­bar mu­cho tiem­po.

No to­do el mun­do aguan­ta el es­trés que exi­gen los even­tos, yo tu­ve que tra­ba­jar en esa par­te y la ex­pe­rien­cia me ha da­do el res­to de la con­fian­za.

Y si tu­vie­ra que se­guir de­fen­dien­do la im­por­tan­cia de un pla­ni­fi­ca­dor de even­to, te di­ría que en el 90 % de los ca­sos no es cier­to que el even­to sa­le más cos­to­so, por­que re­du­ces el fac­tor sor­pre­sa y en ne­go­cios lo que más ca­ro cues­ta son el erro­res y se su­po­ne que jus­ta­men­te eso es lo que te ga­ran­ti­za un buen coor­di­na­dor, dis­mi­nuir el mar­gen de error.

¿Có­mo es un día nor­mal en la vi­da de Mileyka?

(Ri­sas) muy di­fe­ren­te al tra­ba­jo, tran­qui­la y nor­mal­men­te sin es­trés. Me le­van­to tem­prano, lle­vo las ni­ñas al co­le­gio y lue­go voy a ofi­ci­na.

¿Qué sig­ni­fi­ca Puer­to Pla­ta pa­ra ti?

Mi fa­mi­lia gran­de. Su­fro to­do lo que le pa­sa. Es una ciudad con mu­chí­si­ma ri­que­za his­tó­ri­ca y atri­bu­tos na­tu­ra­les en­can­ta­do­res. Hoy to­da­vía y gra­cias a Dios es un lu­gar don­de se vi­ve tran­qui­lo y to­do de fá­cil ac­ce­so sin ta­po­nes.

¿Con qué sue­ñas?

Con ver a mis hi­jas adul­tas y fe­li­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.