Es­pi­ri­tual: No des­per­di­cies tu tiem­po

Zona N - - Contenido - Alli­son Már­quez Pas­to­ra zo­nan@lis­tin­dia­rio.com.do

El tiem­po nun­ca se de­tie­ne. El re­loj y el ca­len­da­rio go­bier­nan nues­tra vi­da y nos pre­sio­nan a dar un pa­so tras otro. El tiem­po pa­sa y es­tá lleno de in­cer­ti­dum­bre pues no sa­be­mos lo que trae­rán los ti­tu­la­res el día si­guien­te. Cuan­do nos le­van­ta­mos ca­da ma­ña­na, te­ne­mos otro día de­lan­te de no­so­tros, 24 ho­ras pa­ra ha­cer to­do lo que se ne­ce­si­ta en un mun­do que se de­ba­te en­tre la paz y la gue­rra, la mo­ra­li­dad e in­mo­ra­li­dad, la se­gu­ri­dad y la an­sie­dad. Es sor­pren­den­te lo rá­pi­do que avan­za es­te año y cómo pasan los días en un abrir y ce­rrar de ojos.

No so­lo ve­mos el tiem­po co­rrer ve­loz­men­te, sino que la vi­da pa­re­ce ha­ber da­do un gran gi­ro. Fí­je­se co­mo han cam­bia­do las co­sas en es­te tiem­po: te­ne­mos au­to­pis­tas más an­chas, pe­ro pun­tos de vis­tas más es­tre­chos. Com­pra­mos más, pe­ro dis­fru­ta­mos me­nos. Las casas son más gran­des, pe­ro las fa­mi­lias son más pe­que­ñas. Te­ne­mos más co­no­ci­mien­to, pe­ro me­nos sen­ti­do co­mún. Hay más ex­per­tos, pe­ro han au­men­ta­do los pro­ble­mas. Go­za­mos de más avance en la me­di­ci­na, pe­ro hay me­nos sa­lud. Co­me­mos mu­cho, pe­ro dor­mi­mos po­co. Mul­ti­pli­ca­mos nues­tras po­se­sio­nes, pe­ro re­du­ci­mos nues­tros va­lo­res. Ha­bla­mos más, pe­ro reí­mos me­nos. Apren­de­mos cómo vi­vir más có­mo­dos, pe­ro no te­ne­mos un me­jor es­ti­lo de vi­da. Aña­di­mos años a nues­tra vi­da, pe­ro no vi­da a nues­tros años. He­mos con­quis­ta­do la Lu­na, pe­ro no co­no­ce­mos a nues­tros ve­ci­nos. Tra­ba­ja­mos más, pe­ro cum­pli­mos me­nos. Te­ne­mos más compu­tado­ras, pe­ro me­nos co­mu­ni­ca­ción. So­mos bue­nos en can­ti­dad, pe­ro ma­los en ca­li­dad. Te­ne­mos hom­bres más fuer­tes, pe­ro sin ca­rác­ter. Te­ne­mos más tiem­po li­bre, pe­ro me­nos di­ver­sión. Dis­fru­ta­mos de una gran va­rie­dad de co­mi­da, pe­ro hay me­nos nu­tri­ción. Te­ne­mos dos in­gre­sos en el ho­gar, pe­ro han au­men­ta­do los di­vor­cios. En tiem­pos co­mo es­tos, ¿cómo di­ce la Bi­blia que de­be­mos vi­vir? “Así que ten­gan cui­da­do de cómo viven. No vi­van co­mo ne­cios, sino co­mo sa­bios. Sa­quen el ma­yor pro­ve­cho de ca­da opor­tu­ni­dad en es­tos días ma­los”. (Efe­sios 5:15-16). Es­tos son días ma­los y tiem­pos pe­li­gro­sos, pe­ro si el re­loj di­gi­tal del al­ma es­tá pues­to en Dios, co­men­za­re­mos ca­da ma­ña­na con el de­seo de apro­ve­char ca­da opor­tu­ni­dad por cau­sa de Cris­to y su Pa­la­bra. Po­dre­mos en­fren­tar ca­da día con fuer­za, pa­sión y di­rec­ción. Mien­tras más cen­tra­dos es­te­mos en los fun­da­men­tos de nues­tra fe, me­jor se­rá el pre­sen­te y más bri­llan­te se­rá el fu­tu­ro.

El Sal­mo 139:16 di­ce, “Me vis­te an­tes de que na­cie­ra. Ca­da día de mi vi­da es­ta­ba re­gis­tra­do en tu li­bro. Ca­da mo­men­to fue di­se­ña­do an­tes de que un so­lo día pa­sa­ra”. Dios nos ha asig­na­do cier­ta can­ti­dad de tiem­po en la tie­rra, sin em­bar­go el tiem­po pa­sa rá­pi­da­men­te y nues­tro re­loj cons­tan­te­men­te se mue­ve sin de­te­ner­se. Una vez que una ho­ra pa­sa, nun­ca re­gre­sa. Dios nos ha asig­na­da la ta­rea pa­ra ca­da día, si mal gas­ta­mos las ho­ras, de­ja­re­mos el tra­ba­jo sin ter­mi­nar. Pe­ro si ca­mi­na­mos di­li­gen­te­men­te, apro­ve­cha­re­mos el tiem­po y com­ple­ta­re­mos nues­tra asig­na­ción aquí en la tie­rra.

Por eso es que ca­da mo­men­to hoy es pre­cio­so, no se pue­de des­per­di­ciar.

La vi­da es un re­ga­lo de Dios. La ma­ne­ra co­mo uti­li­za­mos el tiem­po de­ter­mi­na la ca­li­dad de vi­da que ten­dre­mos. Uti­li­zar el tiem­po sa­bia­men­te sig­ni­fi­ca co­no­cer y ha­cer la vo­lun­tad de Dios. Vi­va­mos ca­da día con ex­ce­len­cia y de­je­mos que Dios or­de­ne el iti­ne­ra­rio de nues­tra vi­da. Ca­da ama­ne­cer es una se­ñal que Dios nos da pa­ra que dis­fru­te­mos la vi­da de ma­ne­ra in­ten­cio­nal. No de­jes pa­ra ma­ña­na lo que pue­des ha­cer hoy. Hoy es de­ma­sia­do va­lio­so pa­ra des­per­di­ciar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.