Con­ver­san­do: Mas­siel Reyes. “Mi mo­ti­va­ción es mantener

Zona N - - Contenido - Tex­to: laura pe­ral­ta/ Fo­tos: al­ber­to li­ran­zo

Un fuer­te le­ga­do y la res­pon­sa­bi­li­dad de lle­var una em­pre­sa fa­mi­liar, sien­do aún tan jo­ven es lo que mue­ve a Mas­siel Reyes. Su fa­mi­lia ha pues­to en sus ma­nos las rien­das de su ne­go­cio, brin­dán­do­le la opor­tu­ni­dad de abrir nue­vos ca­mi­nos y desa­rro­llar nue­vas es­tra­te­gias sin de­jar atrás el patrimonio de sus an­te­ce­so­res. Mas­siel nos con­ver­sa so­bre lo que sig­ni­fi­ca pa­ra ella asu­mir tal res­pon­sa­bi­li­dad y ser quien guíe a la Pa­ni­fi­ca­do­ra

Reyes por nue­vos ca­mi­nos.

¿Qué te mo­ti­vó a asu­mir co­mo tu tra­ba­jo el le­ga­do fa­mi­liar?

Nues­tra fa­mi­lia siem­pre fue dig­na de ad­mi­ra­ción. Mi abue­lo en par­ti­cu­lar fue una per­so­na ex­tra­or­di­na­ria, co­mo abo­ga­do, ge­ren­te, co­mo pa­triar­ca fa­mi­liar, una per­so­na de muy só­li­dos prin­ci­pios y va­lo­res. La Pa­ni­fi­ca­do­ra Reyes, su le­ga­do. Pa­ra mí, cre­cer ob­ser­van­do cómo los miem­bros de mi fa­mi­lia, tan­to el abue­lo co­mo los tíos que la ad­mi­nis­tra­ron, se es­for­za­ban por mantener la tra­di­ción y el buen ser­vi­cio, esa es mi mo­ti­va­ción, mantener la tra­di­ción y el le­ga­do de mis an­te­pa­sa­dos vi­vo.

¿De qué ma­ne­ra han apor­ta­do tus es­tu­dios a la ad­mi­nis­tra­ción de la pa­ni­fi­ca­do­ra?

Me gra­dué en Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas con maes­tría en Di­rec­ción Es­tra­té­gi­ca de Re­cur­sos Hu­ma­nos, es­to me ha ayu­da­do a re­es­truc­tu­rar los pro­ce­sos y a la crea­ción de es­tra­te­gias pa­ra el desa­rro­llo de la Pa­ni­fi­ca­do­ra Reyes.

Pe­ro la ba­se de to­do es­to ha si­do mi ex­pe­rien­cia la­bo­ral en ad­mi­nis­tra­ción y, so­bre to­do, las en­se­ñan­zas y ejem­plo ad­qui­ri­dos con mis padres, quie­nes me in­cul­ca­ron el tra­ba­jo du­ro y la res­pon­sa­bi­li­dad des­de muy tem­pra­na edad.

¿Qué en­tien­des que has apor­ta­do?

No po­dría to­mar­me yo so­la el cré­di­to. Tra­ba­jo con un ex­ce­len­te equi­po de per­so­nas las cua­les se preo­cu­pan por rea­li­zar sus la­bo­res de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble. He­mos lo­gra­do adap­tar nue­vas es­tra­te­gias, me­jo­rar las an­ti­guas, au­to­ma­ti­zar pro­ce­sos, nos he­mos in­vo­lu­cra­do más con nues­tros clien­tes y dar a co­no­cer la Pa­na­de­ría y su ca­li­dad a di­fe­ren­tes sec­to­res que an­tes no usa­ban nues­tros servicios, lo­gran­do así, un me­jor desem­pe­ño y desa­rro­llo.

¿Cómo vi­sua­li­zas el ne­go­cio? ¿Tie­nes pla­nes pa­ra el fu­tu­ro?

Te­ne­mos mu­chos pla­nes pa­ra el fu­tu­ro pró­xi­mo y le­jano. Nues­tra vi­sión es lle­var a la Pa­ni­fi­ca­do­ra Reyes a ser un ícono de nues­tra ciu­dad. Tam­bién lo­grar su re­co­no­ci­mien­to a ni­vel na­cio­nal. Dar­le un to­que fres­co, sa­bro­so, un to­que de crea­ti­vi­dad en don­de po­da­mos mantener vi­va nues­tras tra­di­cio­nes y sa­bo­res.

¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra ti ser la mu­jer más jo­ven de la fa­mi­lia Reyes en en­ca­be­zar el ne­go­cio?

Un gran re­to, ya que se­guir con el le­ga­do de hom­bres ex­tra­or­di­na­rios no es ta­rea fá­cil, pe­ro me lle­na de or­gu­llo po­der dar ca­da día lo me­jor de mí pa­ra mantener nues­tra tra­di­ción vi­va.

¿Qué com­pro­mi­so re­pre­sen­ta la tra­di­ción de 68 años brin­dan­do servicios?

Un com­pro­mi­so enor­me de mantener y cre­cer ca­da día en ca­li­dad y ser­vi­cio, un com­pro­mi­so con nues­tros clien­tes, nues­tra ciu­dad y nues­tra fa­mi­lia de se­guir brin­dán­do­les lo me­jor de no­so­tros, co­mo afir­ma nues­tro es­tan­dar­te: “Tra­di­ción de Ca­li­dad”

¿Cómo des­cri­bi­rías es­ta eta­pa, tan­to pa­ra ti, co­mo pa­ra el desa­rro­llo de la Pa­ni­fi­ca­do­ra Reyes?

Un pro­ce­so de cam­bios, de adap­ta­ción, de rup­tu­ra de pa­ra­dig­mas y crea­ción de nue­vos ca­mi­nos.

¿Cuál qui­sie­ras que sea tu ma­yor le­ga­do a las si­guien­tes ge­ne­ra­cio­nes?

El ma­yor le­ga­do que po­dría trans­mi­tir es nues­tra tra­di­ción de sa­bor y ca­li­dad y la im­por­tan­cia de mantener y ha­cer cre­cer un le­ga­do fa­mi­liar, ya que si per­de­mos nues­tras tra­di­cio­nes, per­de­ría­mos nues­tra iden­ti­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.