Pre­gun­ta­le a Juan: ¡Mal­di­ta So­le­dad!

Ese mie­do a mo­rir so­los… Ese te­rror a no en­con­trar un com­pa­ñe­ro en la vi­da… Ese do­lor de la pér­di­da que no aca­ba.

Zona N - - Contenido -

LA SO­LE­DAD: ESA FURNIA OS­CU­RA Y PRO­FUN­DA

Así se sien­te, co­mo un gran ho­yo ne­gro que nos chu­pa en­te­ros y sin mi­se­ri­cor­dia. La so­le­dad es esa sen­sa­ción de per­ma­ne­cer en­tu­me­ci­dos en un cru­ce de ca­mi­nos sin sa­ber qué rum­bo to­mar. Tan so­lo nos acom­pa­ña ese va­cío he­la­do, ese abis­mo que no aca­ba, esa nie­bla es­pe­sa que nos aco­rra­la… Y en me­dio de es­te lim­bo nos pre­gun­ta­mos … ¿Por qué es­toy en el fon­do de es­te bar­co fan­tas­ma? ¿Cómo he ve­ni­do a caer en es­ta du­da trans­atlán­ti­ca? ¿Por qué no pue­do in­ge­niár­me­las pa­ra di­si­mu­lar un po­co y se­guir ven­dién­do­les a to­dos mi apa­rien­cia fe­liz y des­preo­cu­pa­da? ¿De dón­de sa­le es­ta an­gus­tia, dios mío, de dón­de sa­le es­te do­lor?

LA SO­LE­DAD:

LOS MO­DOS DE EVADIRLA

Y cuan­do ya no re­sis­ti­mos esa vi­ga atra­ve­sa­da en el pe­cho, pe­di­mos au­xi­lio y vie­nen a res­ca­tar­nos to­das esas ma­ne­ras de eva­sión dis­po­ni­bles: amo­ríos ti­po fór­mu­la uno, el bar abier­to, el pa­ño de lá­gri­mas que fa­ci­li­tan las creen­cias e ideo­lo­gías, el col­ma­dón de Ma­nuel, los ami­gui­tos de trin­che­ras, el pol­vo blan­co, la ofi­ci­ni­ta, la pan­ta­lla de ni­mi­tas y tan­tas for­mas fos­fo­res­cen­tes de es­ta sociedad mo­der­na que no con­si­gue aquie­tar ese bo­que­te que se aco­mo­da en las tri­pas.

LA SO­LE­DAD: LA MALDICIÓN DE LOS QUE HU­YEN.

No im­por­ta el mo­do que em­plee­mos pa­ra evadirla, la pes­te de la so­le­dad se las arre­gla siem­pre pa­ra dar­nos al­can­ce. Cuan­do me­nos lo es­pe­ra­mos, ahí es­tá ella me­tién­do­nos de ca­be­za en su hu­mi­llan­te de­sola­ción. En­ton­ces, de na­da nos ser­vi­rá enterrar la ca­be­za, co­rrer, ju­gar con ella a las es­con­di­das o cons­truir si­mu­la­cros de com­pa­ñía. Si de ver­dad que­re­mos sa­car­nos ese crus­tá­ceo que nos des­ga­rra por den­tro, ar­mé­mo­nos de va­lor y en caí­da li­bre des­de lo más al­to de nues­tra con­cien­cia… ¡Sal­te­mos!

Ma­rio Var­gas Llo­sa lo ex­pre­sa des­con­so­la­do: “Sin asi­de­ros, sin pre­tex­tos, sin abra­zos, sin ren­co­res, sin las co­sas que unen o se­pa­ran y en esa so­la ma­ne­ra de es­tar

SO­LO ni si­quie­ra uno se apia­da de uno mis­mo”. Y co­mo un la­ti­ga­zo, Aris­tó­te­les de­cre­ta: “Pa­ra vi­vir so­lo es pre­ci­so ser un ani­mal o un dios”. Otros, apu­ña­la­dos por el do­lor, suben el te­lón de las blas­fe­mias y gri­tan:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.