Úl­ti­ma Pá­gi­na ¿Por qué es im­por­tan­te leer?

Zona N - - Contenido -

Pue­de que al­gu­na vez ha­yas es­cu­cha­do o leí­do la fra­se de Mi­guel de Cer­van­tes que di­ce: «El que lee mu­cho y an­da mu­cho, ve mu­cho y sa­be mu­cho». Es­ta fra­se tie­ne un men­sa­je que dar­nos, y es que a tra­vés de la lec­tu­ra se abre una puer­ta muy im­por­tan­te: la puer­ta del sa­ber. La lec­tu­ra nos per­mi­te via­jar y ex­plo­rar di­fe­ren­tes te­rri­to­rios sin tan si­quie­ra mo­ver­nos de nues­tro lu­gar; a tra­vés de ella po­de­mos ex­pe­ri­men­tar di­fe­ren­tes emo­cio­nes, am­pliar nues­tro vo­ca­bu­la­rio, apren­der so­bre otra cul­tu­ra o has­ta otro idio­ma, y al­go muy im­por­tan­te: es que nos ayu­da a ex­plo­tar nues­tra ima­gi­na­ción. Leer es sen­ci­lla­men­te el ali­men­to de nues­tro ce­re­bro, lo ejer­ci­ta y lo re­la­ja al mis­mo tiem­po. Nos ayu­da a com­ba­tir el es­trés por­que nos per­mi­te su­mer­gir­nos en una his­to­ria nueva, di­fe­ren­te a nues­tra vi­da o qui­zás un po­co pa­re­ci­da, en­ton­ces nos ol­vi­da­mos de to­do y vi­vi­mos otra ex­pe­rien­cia.

Al­go que re­cuer­do de cuan­do era es­tu­dian­te en el co­le­gio, era que mu­chos de mis com­pa­ñe­ros odia­ban la cla­se de his­to­ria, por­que ha­bía que leer mu­cho y eso era abu­rri­do, pe­ro pa­ra mí siem­pre era muy interesante y mien­tras re­dac­ta­ba es­te ar­tícu­lo re­cor­dé que mi gus­to por la lec­tu­ra em­pe­zó en ca­sa y con un mo­de­lo al fren­te: mi pa­pá, él siem­pre me con­ta­ba so­bre te­mas de his­to­ria y le da­ba una en­to­na­ción que pa­re­cía un cuen­to di­ver­ti­do, por lo que siem­pre me que­da­ba con de­seos de se­guir apren­dien­do más. En­ton­ces leía e ima­gi­na­ba la his­to­ria co­mo un cuen­to, tal co­mo me lo con­ta­ba mi pa­dre. Aho­ra que soy adul­ta, re­co­noz­co que mi pa­pá uti­li­za­ba una ex­ce­len­te es­tra­te­gia pa­ra que yo ama­ra la lec­tu­ra, pues él sa­bía cuán­to me iba a apor­tar en mi vi­da. Así que, ¡padres! es­ti­mu­le­mos a nues­tros hi­jos a que amen la lec­tu­ra, bus­que­mos es­tra­te­gias pa­ra que ellos se acer­quen a los li­bros, ta­les co­mo leer jun­to a ellos un cuen­to an­tes de ir­se a la ca­ma, haz que ellos te vean le­yen­do y cuén­ta­les lo mu­cho que sa­bes so­bre al­gún te­ma por­que un li­bro te lo en­se­ñó. Los ni­ños son cu­rio­sos, apro­ve­cha es­to pa­ra que ellos quie­ran in­ves­ti­gar y leer. Con el tiem­po po­drás no­tar que tus hi­jos es­ta­rán más in­tere­sa­dos en apren­der y pue­den has­ta ob­te­ner me­jo­res ca­li­fi­ca­cio­nes en la es­cue­la y más ade­lan­te en sus es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios. Es­to tam­bién te mo­ti­va­rá a ti a se­guir le­yen­do, y si eres una per­so­na que no se sien­te muy iden­ti­fi­ca­da con la lec­tu­ra, en­ton­ces em­pie­za des­de hoy, y ya ve­rás que, con el tiem­po, te cos­ta­rá no ha­cer­lo.

Son mu­chas las co­sas que pue­des ha­cer pa­ra mo­ti­var­te a leer, por ejem­plo: pro­pon­te leer cier­ta can­ti­dad de li­bros du­ran­te un año y tra­ta siem­pre de cum­plir con ese ob­je­ti­vo; ve la lec­tu­ra co­mo un dis­trac­tor o una for­ma de li­be­rar es­trés y no co­mo una obli­ga­ción, por eso lee li­bros no so­lo que ten­gan que ver con tu pro­fe­sión o con lo que es­tás es­tu­dian­do, pues el pun­to es­tá en leer al­go di­fe­ren­te, por lo que pue­des bus­car li­bros so­bre po­lí­ti­ca, dra­mas (y no im­por­ta que seas hom­bre),fan­ta­sía, fic­ción, his­to­ria, o cualquier otro te­ma, tam­bién pue­des unir­te a un club de lec­tu­ra o sim­ple­men­te reúne a tus amis­ta­des y pro­pón­gan­se leer un li­bro de vez en cuan­do y dis­cu­tan su con­te­ni­do y, lo más im­por­tan­te, es re­cor­dar que apren­der nun­ca es­tá de más, te sor­pren­de­rá lo mu­cho que te sir­ve y ha­brán si­tua­cio­nes que agra­de­ce­rás ha­ber leí­do tal li­bro por­que re­cor­das­te que apren­dis­te al­go que pu­dis­te apli­car­lo en tu tra­ba­jo, con tus hi­jos, pa­re­ja o ami­gos, y sen­ti­rás en­ton­ces una gran sa­tis­fac­ción. Haz la lec­tu­ra par­te de tu vi­da, in­tro­du­ce a tu fa­mi­lia y ve­rás que se­rá más di­ver­ti­do. Re­cuer­da la fra­se de Cer­van­tes, pe­ro tam­bién re­cuer­da es­ta que di­ce: “De los di­ver­sos ins­tru­men­tos in­ven­ta­dos por el hom­bre, el más asom­bro­so es el li­bro; to­dos los de­más son ex­ten­sio­nes de su cuer­po… so­lo el li­bro es una ex­ten­sión de la ima­gi­na­ción y la me­mo­ria” – Jor­ge Luis Bor­ges.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.