Des­de la Zo­na/ Cartas al Equi­po

Zona N - - Contenido - Les­lie.po­lan­co@lis­tin­dia­rio.com

Co­no­cí a Mag­gie en un au­to­bús des­de Ver­mont ha­cia N.Y., es­ta­ba re­cién gra­dua­da del co­le­gio, ca­si cul­mi­nan­do mis va­ca­cio­nes de verano y no an­da­ba bus­can­do ni pres­tan­do aten­ción a lec­cio­nes de vi­da. Pe­ro así pasan las co­sas. “Via­jas so­la?”, me pre­gun­tó esa señora de ca­be­llo blan­co y ojos azu­les y bri­llo­sos. “No, mi her­mano y sus ami­gos es­tán sen­ta­dos allí de­trás, pue­de sen­tar­se con­mi­go si desea.”.

En la ha­bi­tual conversación, de dón­de so­mos, qué ha­ce­mos, me dijo: “An­do bus­can­do mi ves­ti­do de no­via, qui­sie­ra al­go clá­si­co pe­ro a la mo­da”. La mi­ré con ca­ra de asom­bro, pe­ro no me atre­ví a ha­cer­le to­das las pre­gun­tas que te­nía. Lo bueno es que el via­je era lar­go y a Mag­gie le gus­ta­ba con­ver­sar.

A los 35 años per­dió a su es­po­so, que per­te­ne­cía a los

Ma­ri­nes. Pa­ra ella fue de­vas­ta­dor. Su vi­da trans­cu­rrió en­tre mu­chas tris­te­zas. A sus 72, una ami­ga la in­vi­tó al club de en­ve­je­cien­tes de su co­mu­ni­dad, de­ci­dió ir por com­pro­mi­so y fue don­de co­no­ció a Frank, quien di­ce que se enamo­ró a pri­me­ra vis­ta ape­nas la vio en­trar.

Tra­tan­do de con­den­sar la his­to­ria, am­bos se enamo­ra­ron. Mag­gie me dijo: “Es­toy tan fe­liz, pen­sa­ba que nun­ca po­dría vol­ver a sen­tir­me así, es co­mo nacer de nue­vo”. En­ton­ces, aquí vie­ne la lec­ción por la cual les es­toy con­tan­do to­do es­to. Le pre­gun­té: "¿Se sien­te mal de ha­ber per­di­do más de la mi­tad de su vi­da por no in­ten­tar sa­lir de su de­pre­sión?”. Su res­pues­ta fue de oro: “No, que­ri­da. Ya no me que­da tiem­po pa­ra sen­tir­me mal, quie­ro ocu­par ca­da mi­nu­to en son­reír a la vi­da. Los arre­pen­ti­mien­tos por de­ci­sio­nes pa­sa­das, se ha­cen par­te de nues­tro pre­sen­te si no­so­tros les da­mos ese lu­gar. Si mue­ro ma­ña­na, no quie­ro ir­me sa­bien­do que la mi­tad del tiem­po de mi nueva vi­da fe­liz, lo pa­sé re­cor­dan­do los años de so­le­dad”. Me hu­bie­ra gus­ta­do des­pe­dir­me ese día di­cién­do­le que nun­ca ol­vi­da­ría nues­tra conversación, pe­ro a mis 18, tal­vez ni­si­quie­ra yo sa­bía en ese mo­men­to el va­lor de lo que ha­bía apren­di­do de ella.

No sé don­de es­té Mag­gie hoy. Lo que sí sé es que su for­ma de ver la vi­da es­tá en mí. Oja­lá y to­dos vi­vié­ra­mos pen­san­do en no per­der tiem­po en la­men­tos y dis­fru­tar ca­da mi­nu­to co­mo si fue­ra uno de los úl­ti­mos. Oja­lá to­dos su­pié­ra­mos que nun­ca es tar­de pa­ra real­men­te vi­vir. ¡Has­ta la próxima, que­ri­dos lec­to­res! ¡BÚSCANOS EN LA RE­DES! @Re­vis­ta­zo­nan Re­vis­ta Zo­na N @Re­vis­ta­zo­nan

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.