Úl­ti­ma Pá­gi­na El equi­li­brio de la sa­lud y el sa­bor. La in­ter­mi­na­ble dispu­ta en­tre lo sa­bro­so y lo sa­lu­da­ble

Zona N - - Contenido - Jo­sé an­to­nio po­lan­co Chef zo­nan@lis­tin­dia­rio.com la in­ter­mi­na­ble dispu­ta en­tre lo sa­bro­so y lo sa­lu­da­ble

Co­mo bien se de­be sa­ber, lo que se lla­ma una die­ta ba­lan­cea­da es un plan ali­men­ti­cio que pro­por­cio­ne al cuer­po to­dos los nu­trien­tes de ma­ne­ra ade­cua­da pa­ra que es­tos pue­dan desem­pe­ñar sus fun­cio­nes de ma­ne­ra nor­mal, efi­cien­te y co­rrec­ta, sien­do es­tos nu­trien­tes prin­ci­pa­les, las pro­teí­nas, car­bohi­dra­tos, gra­sas, mi­ne­ra­les, vi­ta­mi­nas y, por su­pues­to, agua. El te­ma cen­tral re­si­de en la ver­dad de que no to­dos que­re­mos aceptar que lo sa­lu­da­ble no siem­pre es tan ri­co. Co­mo lo que no es tan sano co­mer, pe­ro ade­más de es­te de­ta­lle, se de­be men­cio­nar que una die­ta ba­lan­cea­da no se­rá la mis­ma pa­ra to­das las per­so­nas, ya que to­dos los or­ga­nis­mos son di­fe­ren­tes. A es­to su­mar­le las di­fe­ren­tes cos­tum­bres de ca­da per­so­na, ya que ca­da quien tie­ne exi­gen­cias fí­si­cas di­fe­ren­tes, co­mo po­drán ima­gi­nar el cuer­po de un de­por­tis­ta de al­to ren­di­mien­to no exi­ge a es­te los mis­mos nu­trien­tes que una per­so­na que acos­tum­bre a tra­ba­jar en la co­mo­di­dad de su ho­gar o en su ofi­ci­na, por lo tan­to siem­pre es una bue­na idea adop­tar un plan ali­men­ti­cio que se ajus­te a nues­tras ne­ce­si­da­des, así que lo más re­co­men­da­ble es que, pa­ra so­me­ter­nos a un ré­gi­men ali­men­ti­cio, es más fa­vo­ra­ble con­sul­tar a un ex­per­to en el área.

Aun­que no lo pa­rez­ca, no es tan di­fí­cil co­mer de ma­ne­ra sa­lu­da­ble y ba­lan­cea­da, y que a su vez sea sa­bro­sa. Si bien es una reali­dad que las co­mi­das lle­nas de gra­sas sa­tu­ra­das y azú­ca­res son más ape­te­ci­bles, to­dos sabemos que no es lo me­jor, pe­ro el tru­co es­tá en dis­mi­nuir es­tos ti­pos de gra­sas que se de­po­si­tan en nues­tras ar­te­rias, y ayu­dar a los ali­men­tos que va­ya­mos a in­ge­rir uti­li­zan­do pro­ce­sos de pre­pa­ra­ción que fa­vo­rez­can a re­sal­tar el sa­bor de es­tos, así po­dre­mos co­mer sa­bro­so y li­bre de pe­ca­dos.

A su vez, otra ame­na­za que la gen­te no tie­ne idea es el azú­car. Es­te dul­ce pe­ro preo­cu­pan­te ele­men­to es el res­pon­sa­ble de la ma­yo­ría de las com­pli­ca­cio­nes de la sa­lud en es­tos tiem­pos, sien­do es­te qui­zás, el pro­duc­to que más adic­ción pro­vo­ca en las per­so­nas, ya que no podemos vi­vir sin to­mar be­bi­das y ga­seo­sas col­ma­das de azú­car y uno que otro an­to­jo car­ga­do de es­ta, sien­do la ma­yor causante de so­bre­pe­so y de dia­be­tes en las per­so­nas. Sin du­da una ame­na­za que siem­pre es­tá a nues­tro al­can­ce y sin te­ner real­men­te la con­cien­cia de lo da­ñi­na que es. Pe­ro es­ta ba­ta­lla se ga­na de la ma­ne­ra más sim­ple, y es cam­bian­do nues­tras cos­tum­bres, bus­can­do los nu­trien­tes que ne­ce­si­ta­mos en las fuen­tes más fa­vo­ra­bles, con­su­mien­do más fru­tas cuan­do desee­mos con­su­mir al­go dul­ce, con­su­mien­do gra­sas sanas co­mo el agua­ca­te y el acei­te de oli­va en cam­bio de co­mer co­mi­das con gra­sas sa­tu­ra­das, op­tar por ali­men­tos hor­nea­dos en cam­bio de otros fri­tos, uti­li­zan­do car­nes ma­gras (sin gra­sas), uti­li­zan­do ve­ge­ta­les fres­cos, pan in­te­gral pa­ra au­men­tar el con­su­mo de fi­bra, y eli­mi­nar los ade­re­zos car­ga­dos de car­bohi­dra­tos. Agre­gan­do más fi­bra a nues­tra die­ta pa­ra ayu­dar a nues­tro cuer­po a des­ha­cer­se de lo que nues­tro cuer­po de­be ex­pul­sar, au­men­tar el con­su­mo de agua pa­ra man­te­ner el cuer­po hi­dra­ta­do, fres­co y ac­ti­vo pa­ra man­te­ner tan­to el ba­lan­ce de lí­qui­dos den­tro de nues­tro cuer­po co­mo el fun­cio­na­mien­to in­terno y con­su­mir nues­tros ali­men­tos de ma­ne­ra in­te­li­gen­te, nos man­ten­drá le­jos de las en­fer­me­da­des y lle­nos de ener­gía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.