En­tre­vis­ta: Dr. Héctor Sán­chez Na­va­rro. "Pa­ra la obe­si­dad hay una cu­ra"

Zona N - - Contenido -

Las vo­ca­cio­nes que na­cen en la in­fan­cia, van ca­lan­do en los hue­sos al pa­sar los años y se con­vier­ten en no­so­tros mis­mos, o no­so­tros nos con­ver­ti­mos en ellas. Vie­nen con pa­sión y vi­sión. Co­noz­ca­mos al Dr. Sán­chez Na­va­rro, quien ase­gu­ra ha­ber­se ena­mo­ra­do de la me­di­ci­na a sus 3 o 4 años mien­tras ca­mi­na­ba jun­to a su pa­dre, el Dr. Ra­fael Sán­chez Es­pa­ñol, rum­bo a la Clí­ni­ca Co­ro­mi­nas, don­de es­te la­bo­ra­ba en ese en­ton­ces. Ese ca­mino lo lle­vó a es­tu­diar y es­pe­cia­li­zar­se en Ci­ru­gía Di­ges­ti­va y Ba­riá­tri­ca Ro­bó­ti­ca. En ese ca­mino apren­dió la res­pon­sa­bi­li­dad que con­lle­va el ejer­ci­cio de la me­di­ci­na y el com­pro­mi­so de ofre­cer siem­pre los me­jo­res y más ac­tua­li­za­dos ser­vi­cios de sa­lud. Hoy el Dr. Sán­chez Na­va­rro di­ri­ge, ade­más, el Cen­tro de Ci­ru­gía Ba­riá­tri­ca y el Cen­tro de Ci­ru­gía Ro­bó­ti­ca del Hos­pi­tal Me­tro­po­li­tano de Santiago. Con él con­ver­sa­mos so­bre un mal que si­len­cio­sa­men­te se ha apo­de­ra­do de gran par­te de nues­tra so­cie­dad: la obe­si­dad, y las op­cio­nes que exis­ten pa­ra cam­biar un fu­tu­ro pe­li­gro­so, por una vida ple­na.

¿Cuán­do podemos de­cir que una per­so­na es obe­sa?

Una per­so­na es con­si­de­ra­da obe­sa cuan­do pre­sen­ta una re­la­ción del pe­so so­bre la ta­lla (ín­di­ce de ma­sa cor­po­ral) igual o ma­yor a 30 (obe­si­dad ti­po l). Con es­te ti­po de obe­si­dad ame­ri­ta bus­car orien­ta­ción de un mé­di­co cer­ti­fi­ca­do por la So­cie­dad Do­mi­ni­ca­na de Ci­ru­gía Ba­riá­tri­ca.

¿Qué pro­ble­mas de sa­lud trae la obe­si­dad?

Las per­so­nas con obe­si­dad tie­nen una ma­yor pro­ba­bi­li­dad de su­frir es­tos pro­ble­mas de sa­lud:

•Dia­be­tes.

•Hi­per­ten­sión.

•Ni­vel al­to de co­les­te­rol, tri­gli­cé­ri­dos en la san­gre (dis­li­pi­de­mia o al­to ni­vel de gra­sas en la san­gre) e hi­ga­do gra­so.

•Ata­ques car­día­cos de­bi­do a car­dio­pa­tía co­ro­na­ria, in­su­fi­cien­cia car­día­ca y ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar.

•Pro­ble­mas óseos y ar­ti­cu­la­res, el ma­yor

pe­so ejer­ce pre­sión so­bre los hue­sos y ar­ti­cu­la­cio­nes. Es­to pue­de lle­var a os­teoar­tri­tis, una en­fer­me­dad que cau­sa ri­gi­dez y do­lor ar­ti­cu­lar cró­ni­co.

•De­jar de res­pi­rar du­ran­te el sue­ño (ap­nea del sue­ño). Es­to pue­de cau­sar fa­ti­ga o som­no­len­cia diur­na, ma­la aten­ción, pro­ble­mas en el tra­ba­jo y ries­go de que­dar­se dor­mi­do con­du­cien­do.

•Cálcu­los bi­lia­res y pro­ble­mas del hí­ga­do. •Se aso­cia con más de sie­te ti­pos de cán­cer.

¿Có­mo cam­bia la sa­lud de una per­so­na obe­sa al ba­jar a su pe­so ideal?

La evi­den­cia cien­tí­fi­ca no mien­te y hoy es bien co­no­ci­do que una per­so­na obe­sa tie­ne un 50 % me­nos de ex­pec­ta­ti­va de vida com­pa­ra­do con una per­so­na no obe­sa. Lo más im­por­tan­te es que re­cu­pe­ra­rá la ca­pa­ci­dad de te­ner una vida sa­lu­da­ble.

¿En qué con­sis­te la ci­ru­gía ba­riá­tri­ca?

De­pen­dien­do la técnica, con­sis­te en una re­duc­ción apro­xi­ma­da­men­te del 80 % del es­tó­ma­go en el ca­so de la man­ga gás­tri­ca. En el by­pass gás­tri­co se de­ja un pe­que­ño es­tó­ma­go de unos 60ml co­nec­tán­do­se a es­te el in­tes­tino dis­tal.

¿Cuá­les son los ti­pos de ci­ru­gía pa­ra ba­jar de pe­so?

Los pro­ce­di­mien­tos que más se ul­ti­li­zan son la man­ga gás­tri­ca y el gás­tri­co. by­pass

¿Có­mo sa­be una per­so­na si es can­di­da­to pa­ra una ci­ru­gía ba­riá­tri­ca?

Si us­ted tie­ne un IMC igual o ma­yor a 30 aso­cia­do a hi­per­ten­sión, hi­per­co­les­te­ro­le­mia, hí­ga­do gra­so y/o dia­be­tes, o con so­lo el he­cho de te­ner un IMC igual a ma­yor a 35. Pa­ra sa­ber cuál es su IMC, pue­de ob­te­ner­lo con la fór­mu­la: pe­so (kg)/ es­ta­tu­ra (m2)

¿Qué ries­gos tie­nen es­tas ci­ru­gías?

En ma­nos de un ci­ru­jano ex­per­to, for­mal­men­te en­tre­na­do y cer­ti­fi­ca­do por la So­cie­dad Do­mi­ni­ca­na de Ci­ru­gía Me­ta­bó­li­ca y Ba­riá­tri­ca (SODOCIMEB) e In­ter­na­tio­nal Fe­de­ra­tion for the Sur­gery of Obe­sity and Me­ta­bo­lic Di­sor­ders (IFSO), el ries­go que pue­de ve­nir de una ci­ru­gía ba­riá­tri­ca dis­mi­nu­ye a 1.7% lo que quiere de­cir que es prác­ti­ca­men­te igual que ope­rar­se de una ve­sí­cu­la por la­pa­ros­co­pía.

¿En qué con­sis­te la ci­ru­gía ro­bó­ti­ca?

Es una técnica en la cual un ci­ru­jano lle­va a ca­bo la ci­ru­gía usan­do una con­so­la que con­tro­la de ma­ne­ra re­mo­ta ins­tru­men­tos muy pe­que­ños fi­ja­dos a un ro­bot. Es­te pro­ce­di­mien­to se ha­ce ba­jo anes­te­sia ge­ne­ral (us­ted es­tá dor­mi­do y sin do­lor). El ci­ru­jano se sien­ta en una es­ta­ción al la­do del pa­cien­te (con­so­la del ci­ru­jano) y di­ri­ge los mo­vi­mien­tos del ro­bot. Otra par­te del sis­te­ma con­sis­te en una me­sa (con­so­la del pa­cien­te) con una to­rre y bra­zos ro­bó­ti­cos a los cua­les se fi­jan los ins­tru­men­tos qui­rúr­gi­cos. Pri­me­ro el ci­ru­jano in­tro­du­ce los ins­tru­men­tos en el cuer­po del pa­cien­te a tra­vés de pe­que­ñas in­ci­sio­nes. Siem­pre ba­jo la di­rec­ción del ci­ru­jano, el ro­bot re­pli­ca los mo­vi­mien­tos de la mano del mé­di­co pa­ra lle­var a ca­bo el pro­ce­di­mien­to.

Un tu­bo del­ga­do con una cá­ma­ra ad­he­ri­da a su ex­tre­mo le per­mi­te al ci­ru­jano vi­sua­li­zar imá­ge­nes tri­di­men­sio­na­les y en for­ma­to HD del interior del cuer­po, al­ta­men­te am­plia­das en un mo­ni­tor y en tiem­po real.

¿Cuál es su pre­pa­ra­ción en ci­ru­gía ro­bó­ti­ca?

En el 2014 reali­cé el en­tre­na­mien­to for­mal en Ci­ru­gía Ge­ne­ral Ro­bó­ti­ca en el Hos­pi­tal Her­mann de Houston y des­de di­ciem­bre de 2015 a di­ciem­bre de 2016, hi­ce una sú­per es­pe­cia­li­dad en Ci­ru­gía Di­ges­ti­va y Ba­riá­tri­ca Ro­bó­ti­ca en la Clí­ni­ca San­ta Ma­ría y el Hos­pi­tal del Sal­va­dor en Santiago, Chi­le.

¿Cuá­les son los be­ne­fi­cios de op­tar por la ci­ru­gía ro­bó­ti­ca?

Pron­ta re­cu­pe­ra­ción, me­nor trau­ma y do­lor, me­jor re­sul­ta­do es­té­ti­co, pron­to re­torno a la ac­ti­vi­dad ru­ti­na­ria, me­nor tiem­po de hos­pi­ta­li­za­ción, ma­yor se­gu­ri­dad, me­nos com­pli­ca­cio­nes, ma­ni­pu­la­ción gen­til a los ór­ga­nos.

¿Qué ha sig­ni­fi­ca­do pa­ra us­ted asu­mir la di­rec­ción del Cen­tro de Ci­ru­gía Ba­riá­tri­ca y el Cen­tro de Ci­ru­gía Ro­bó­ti­ca del HOMS y qué pla­nes tie­ne pa­ra am­bos?

Es una gran sa­tis­fac­ción y ho­nor a la vez, el que tan pres­ti­gio­so cen­tro de sa­lud de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na de­po­si­te su con­fian­za en un ci­ru­jano jo­ven; es una gran opor­tu­ni­dad. Nues­tro prin­ci­pal ob­je­ti­vo es con­for­mar el Cen­tro de Ci­ru­gía Ba­riá­tri­ca y Me­ta­bó­li­ca de re­fe­ren­cia en el país, con­jun­ta­men­te con la ci­ru­gía ro­bó­ti­ca, sien­do el Hos­pi­tal Me­tro­po­li­tano de Santiago el pio­ne­ro y úni­co en el país con di­cha tec­no­lo­gía, bus­can­do ser el Cen­tro de Ci­ru­gía Ro­bó­ti­ca con ma­yor pres­ti­gio del Ca­ri­be, ofre­cien­do la me­jor tec­no­lo­gía a un pre­cio ase­qui­ble, y pa­ra eso es­ta­mos tra­ba­jan­do.

¿En qué mo­men­to cree que na­ció su vo­ca­ción por la me­di­ci­na?

Yo di­ría que des­de muy pe­que­ño. Re­cuer­do que con 3 o 4 años to­dos los sá­ba­dos iba con mi pa­pá des­de la Mo­ra­le­ja has­ta la Clí­ni­ca Co­ro­mi­nas ca­mi­nan­do, en esos ki­ló­me­tros de pa­seo fue que me enamo­ré de la me­di­ci­na.

¿A qué le com­pro­me­te ser hi­jo de dos re­co­no­ci­dos doc­to­res de la ciu­dad de Santiago y la Re­gión?

A des­em­pa­ñar mi pro­fe­sión con in­te­gri­dad, jus­ti­cia y pa­sión, re­cor­dan­do que la me­di­ci­na, más que una pro­fe­sión, es una vo­ca­ción.

Pa­ra con­cluir, ¿qué le di­ría us­ted a las per­so­nas con obe­si­dad que creen que no hay sa­li­da a su si­tua­ción?

Pa­ra es­ta en­fer­me­dad hay cu­ra y que el tra­ta­mien­to de la obe­si­dad hay que tra­ba­jar­lo en equi­po: el pa­cien­te con la de­ter­mi­na­ción y el mé­di­co con la de­di­ca­ción.

UNA PER­SO­NA OBE­SA TIE­NE 50 % ME­NOS EX­PEC­TA­TI­VA DE VIDA QUE UNA NO OBE­SA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.