En­tre­vis­ta Cen­tral: Dr. Ju­lio Sicard Cer­da. Re­cons­tru­yen­do la fe­mi­nei­dad de gran­des gue­rre­ras.

Re­cons­tru­yen­do la fe­mi­nei­dad de gran­des gue­rre­ras

Zona N - - Contenido -

Nos re­ci­bió co­mo siem­pre, con los bra­zos abier­tos en su re­mo­de­la­do con­sul­to­rio en la sui­te 701 del Hos­pi­tal Me­tro­po­li­tano de Santiago. En es­ta oca­sión, apar­te de los te­mas es­té­ti­cos y los avan­ces tec­no­ló­gi­cos que acos­tum­bra­mos a con­ver­sar con él, ha­bla­re­mos so­bre IRECMA, el Ins­ti­tu­to de Re­cons­truc­ción Ma­ma­ria que fun­dó con la ilu­sión de que su es­pe­cia­li­dad em­pe­za­ra a dar frutos de sa­tis­fac­ción y cam­biar vi­das, lo cual ha con­se­gui­do. Co­noz­ca­mos un po­co más de IRECMA, la ci­ru­gía plás­ti­ca y on­co­plás­ti­ca y dón­de re­car­ga las ener­gías el Dr. Sicard an­tes de sa­lir ca­da ma­ña­na a cam­biar la vida de gran­des gue­rre­ras.

¿En qué mo­men­to sien­tes que tie­nes vo­ca­ción por la ci­ru­gía plás­ti­ca?

Mi vo­ca­ción por la ci­ru­gía plás­ti­ca na­ce des­de an­tes de co­men­zar en la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na en la PUCMM. Siem­pre me ha gus­ta­do uti­li­zar mis ma­nos pa­ra arre­glar o me­jo­rar co­sas, y la pro­fe­sión de mé­di­co con la es­pe­cia­li­dad en ci­ru­gía plás­ti­ca me da la opor­tu­ni­dad de uti­li­zar el don que me ha otor­ga­do el Se­ñor a tra­vés de mis ma­nos, pa­ra que, de una ma­ne­ra co­rrec­ta, po­da­mos ha­cer ma­gia y me­jo­rar la au­to­es­ti­ma de nues­tros pa­cien­tes.

¿Qué es IRECMA y có­mo na­ce?

IRECMA na­ce de un sue­ño que fui desa­rro­llan­do a me­di­da que ha­cia mi es­pe­cia­li­dad en Bra­sil. Tu­ve va­rios pro­fe­so­res que me ins­pi­ra­ron y me in­cen­ti­va­ron ha­cia la ci­ru­gía re­cons­truc­ti­va de ma­ma, y des­de que en­tré en el pri­mer ca­so de re­cons­truc­ción ma­ma­ria, me di­je a mí mis­mo: Quie­ro crear un cen­tro en mi país, a tra­vés del cual los pa­cien­tes, es­pe­cial­men­te los más ne­ce­si­ta­dos, ten­gan ac­ce­so a la me­jor tec­no­lo­gía y avan­ces en la on­co­plás­ti­ca, que es una sub­es­pe­cia­li­dad de la ci­ru­gía re­cons­truc­ti­va de ma­ma. Hoy día, IRECMA tra­ba­ja con pa­cien­tes ase­gu­ra­dos, fun­da­cio­na­les y pri­va­dos.

¿En qué con­sis­te exac­ta­men­te la re­cons­truc­ción ma­ma­ria?

La re­cons­truc­ción ma­ma­ria con­sis­te en re­cons­truir las ma­mas de la pa­cien­te cuan­do es ampu­tada por pro­ce­sos de cán­cer ma­ma­rio. Los ci­ru­ja­nos plás­ti­cos-on­co­plás­ti­cos te­ne­mos el de­ber de re­cons­truir no so­lo el seno de la pa­cien­te, sino tam­bién de­vol­ver­le a es­ta la con­fian­za en sí mis­ma y con­tri­buir a su feminidad, re­pre­sen­ta­da ma­yor­men­te por sus se­nos.

¿Exis­ten dis­tin­tos ti­pos de re­cons­truc­ción ma­ma­ria?

Sí. Te­ne­mos dos ti­pos de re­cons­truc­ción: Con te­ji­do au­tó­lo­go (TRAM - Gran Dor­sal) y con ma­te­ria­les alo­plás­ti­cos (im­plan­tes ma­ma­rios y ex­pan­so­res ti­tu­la­res).

¿En qué mo­men­to pue­de re­cons­truir­se la ma­ma?

Te­ne­mos dos ti­pos de re­cons­truc­cio­nes, de­pen­dien­do del mo­men­to en que se rea­li­za: In­me­dia­ta y di­fe­ri­da o cró­ni­ca. El ideal es rea­li­zar la re­cons­truc­ción ma­ma­ria in­me­dia­ta, siem­pre que se pue­da, pues el efec­to psi­co­ló­gi­co es me­nor, ya que las pa­cien­tes son mas­tec­to­mi­za­das o ampu­tadas el mis­mo día, y ya sa­len con su nue­va ma­ma sin la se­cue­la psi­co­ló­gi­ca de la ampu­tación. Es­tas pa­cien­tes reconstruidas de ma­ne­ra in­me­dia­ta tie­nen una re­cu­pe­ra­ción mucho más rá­pi­da y una me­jor au­to­es­ti­ma.

¿Es do­lo­ro­so es­te pro­ce­di­mien­to?

To­das las ci­ru­gías tie­nen su pro­ce­so de do­lor o mo­les­tia; unas due­len más que otras, pe­ro siem­pre in­di­ca­mos me­di­ca­men­tos que su­pri­men el do­lor y per­mi­ten una có­mo­da re­cu­pe­ra­ción.

¿Qué ries­gos tie­ne la ci­ru­gía?

LA RI­SA Y LAS LÁ­GRI­MAS EN LAS PA­CIEN­TES RECONSTRUIDAS, ES AL­GO QUE NO TIE­NE PRE­CIO

To­da ci­ru­gía tie­ne ries­gos, los cua­les mi­ni­mi­za­mos con una bue­na eva­lua­ción pre­qui­rúr­gi­ca, me­dian­te aná­li­sis de san­gre, eva­lua­ción car­dio­vas­cu­lar y eva­lua­ción preanes­té­si­ca.

¿Cuál es tu pre­pa­ra­ción co­mo pro­fe­sio­nal en es­ta área?

Es­ta­mos for­ma­dos, pri­me­ra­men­te, co­mo doc­tor en Me­di­ci­na de la PUCMM por un pe­río­do de seis años. Pos­te­rior­men­te, rea­li­za­mos la es­pe­cia­li­dad en Ci­ru­gía Ge­ne­ral en la PUCMM y el HRUJMCB por un pe­rio­do de cua­tro años. A con­ti­nua­ción, en Be­lo Ho­ri­zon­te, Bra­sil, nos es­pe­cia­li­za­mos en Ci­ru­gía Plás­ti­ca, Es­té­ti­ca y Re­cons­truc­ti­va, con sub s es­pe­cia­li­dad en Ci­ru­gía On­co­plás­ti­ca y Pos­ba­riá­tri­ca, en el Hos­pi­tal Fe­li­cio Ro­cho y SBCP Re­gio­nal MG, en un pe­río­do de tres años más.

¿Có­mo se sien­te una mu­jer lue­go de re­cons­truir sus ma­mas, a di­fe­ren­cia de una so­bre­vi­vien­te de cán­cer que no se las re­cons­tru­ya?

El efec­to psi­co­ló­gi­co en la pa­cien­te re­cons­trui­da es la me­jo­ría de su au­to­es­ti­ma. Sen­tir que fue ampu­tada de un mal y al mis­mo tiem­po ga­nar una ma­ma sa­na y

re­cons­trui­da ha­ce que es­ta pa­cien­te ten­ga una re­cu­pe­ra­ción más rá­pi­da y ten­ga más áni­mo de vi­vir, ya que se in­te­gra más rá­pi­da­men­te a su vida nor­mal, la­bo­ral, fa­mi­liar y so­cial.

¿Qué sa­tis­fac­cio­nes te ha de­ja­do IRECMA?

La ri­sa y las lá­gri­mas en los ros­tros de las pa­cien­tes fe­li­ces al ser reconstruidas es al­go que no tie­ne pre­cio. Nun­ca el di­ne­ro te da­rá esa sa­tis­fac­ción. Ade­más, es muy gra­ti­fi­can­te que nues­tro ser­vi­cio pue­da lle­gar a to­dos, in­clu­yen­do los más des­pro­te­gi­dos y ne­ce­si­ta­dos, que son la ma­yo­ría en nues­tro país. Liposucción - li­poes­cul­tu­ra - re­mo­de­la­ción de glú­teos con gra­sa

Au­men­to ma­ma­rio con im­plan­tes Ab­do­mi­no­plas­tía

Mar­ca­ción ab­do­mi­nal.

Au­men­to de glú­teos, con im­plan­tes.

Ci­ru­gías fa­cia­les (par­pa­dos - es­ti­ra­mien­to fa­cial - Ri­no­plas­tía).

¿Cuá­les son las úl­ti­mas tec­no­lo­gías en los pro­ce­di­mien­tos de ci­ru­gía plás­ti­ca?

En ci­ru­gía plás­ti­ca es­ta­mos siem­pre in­no­van­do. Si ha­bla­mos de li­poes­cul­tu­ra, hoy en día te­ne­mos los más avan­za­dos dis­po­si­ti­vos pa­ra rea­li­zar la mis­ma, co­mo es el MICROAIRE-PAL, que es la tec­no­lo­gía más avan­za­da pa­ra liposucción. En im­plan­tes ma­ma­rios te­ne­mos los im­plan­tes con tec­no­lo­gía me­jo­ra­da de si­li­co­na, la cual ha­ce que los se­nos se sien­tan más na­tu­ra­les al tac­to. Tam­bién te­ne­mos im­plan­tes que vie­nen con CHIP in­te­gra­do pa­ra de­tec­tar pro­ce­sos in­fla­ma­to­rios - in­fec­cio­sos, rup­tu­ra del mis­mo, ade­más de las in­for­ma­cio­nes bá­si­cas del pa­cien­te. Im­plan­tes de glú­teos, tam­bién con CHIP y con me­jor for­ma­to pa­ra re­sul­ta­dos más na­tu­ra­les. Re­mo­de­la­ción y au­men­to de glú­teos con la gra­sa del pro­pio pa­cien­te (Fat-trans­fer). Las úl­ti­mas tec­no­lo­gías del ci­ru­jano plás­ti­co de­pen­de­rán de su de­seo de in­no­var, dar me­jor ser­vi­cio, com­bi­na­do con mo­der­ni­dad y avan­ces cien­tí­fi­cos.

¿Qué ti­po de pro­fe­sio­nal de­be bus­car un pa­cien­te al ele­gir con quién ope­rar­se?

Pri­me­ro, de­be bus­car un pro­fe­sio­nal que mí­ni­ma­men­te ten­ga de 2 a 4 años de for­ma­ción en ci­ru­gía ge­ne­ral, que ha­ya rea­li­za­do la es­pe­cia­li­dad en ci­ru­gía plás­ti­ca, es­té­ti­ca y re­cons­truc­ti­va en un pe­río­do mí­ni­mo de tres años, y que una vez for­ma­do, sea miem­bro de nues­tra so­cie­dad de ci­ru­gía plás­ti­ca, por sus si­glas SODOCIPRE (Sodocipre.net), la cual re­gu­la que to­do ci­ru­jano plás­ti­co que sea miem­bro es­té fa­cul­ta­do pa­ra ope­rar y re­sol­ver an­te cual­quier cir­cuns­tan­cia. Por úl­ti­mo, que for­me par­te de un hos­pi­tal, clí­ni­ca o cen­tro mé­di­co de ca­li­dad, que ga­ran­ti­ce la vida de sus pa­cien­tes an­te cual­quier even­tua­li­dad.

¿Las pró­te­sis ma­ma­rias au­men­tan o dis­mi­nu­yen la po­si­bi­li­dad de pa­de­cer cán­cer de ma­ma?

La ci­ru­gía de pró­te­sis ma­ma­ria es el se­gun­do y ca­si pri­mer pro­ce­di­mien­to más rea­li­za­do a ni­vel mun­dial. Si es­tas pró­te­sis tu­vie­ran un com­po­nen­te can­ce­rí­geno, con es­tu­dios pro­ba­dos y com­pro­ba­dos, las mis­mas ya no es­tu­vie­ran en el mer­ca­do y no se es­tu­vie­ran rea­li­zan­do es­tos pro­ce­di­mien­tos.

¿Qué les di­rías a quie­nes desean cam­biar al­gún as­pec­to de su cuer­po, ya sea so­lo por es­té­ti­ca o por mo­ti­vos de sa­lud?

Que gra­cias a Dios te­ne­mos la tec­no­lo­gía de la ci­ru­gía plás­ti­ca y que to­dos te­ne­mos el de­re­cho a sen­tir­nos me­jor con no­so­tros mis­mos. Y si la vía de sen­tir­nos me­jor es la ci­ru­gía plás­ti­ca, tan­to en lo es­té­ti­co co­mo lo re­cons­truc­ti­vo, bien­ve­ni­da sea la ci­ru­gía plás­ti­ca a la vida de to­dos. Te lo di­ce al­guien a quien le cam­bio la vida la ci­ru­gía plás­ti­ca.

Pa­san­do a lo per­so­nal, ¿có­mo es el doc­tor Ju­lio Sicard cuan­do lle­ga a ca­sa a com­par­tir con su fa­mi­lia? Siem­pre tra­to de lla­gar a mi ca­sa con tiem­po su­fi­cien­te pa­ra com­par­tir con mi fa­mi­lia an­tes de que to­dos nos va­ya­mos a des­can­sar. Así apro­ve­cho y, de vez en cuan­do, ba­ño mi hi­jo Gus­ta­vo al tiem­po que con­ver­so con mi es­po­sa Mi­che­lle. Pos­te­rior­men­te com­par­to con mi es­po­sa, ha­bla­mos de có­mo fue su día y mi día de tra­ba­jo, có­mo fue el día de co­le­gio de Gus­ta­vo. Or­ga­ni­za­mos có­mo va a ser nues­tra se­ma­na, nues­tra ca­sa, nues­tro círculo fa­mi­liar. En ese tiem­po tra­to de di­vor­ciar­me un po­co del tra­ba­jo pa­ra po­der com­par­tir co­mo pa­re­ja y dar­le el tiem­po que me­re­ce mi fa­mi­lia, al­go que es di­fí­cil, pe­ro ca­da día me­jo­ra­mos más y sa­ca­mos el tiem­po.

¿Qué ha sig­ni­fi­ca­do pa­ra ti con­ver­tir­te en pa­dre de Gus­ta­vo y de Pa­tri­cia, que vie­ne en ca­mino?

Pa­ra mí, ser pa­dre de Gus­ta­vo y Pa­tri­cia

–que vie­ne en ca­mino– es la ben­di­ción más gran­de que me ha da­do Dios. Nues­tros hi­jos nos en­se­ñan a ser me­jo­res ca­da día por­que so­mos su ejem­plo a seguir, y si yo me equi­vo­co, eso es lo que bien o mal trans­mi­to a mis hi­jos. Por eso me es­fuer­zo ca­da día en ser me­jor, ya que ten­go una FO­TO­CO­PIA que lo imi­ta to­do. Por ellos y por mí quie­ro ser un buen ejem­plo a seguir.

¿Es cier­to que de­trás de ca­da gran hom­bre no pue­de fal­tar una gran mu­jer? ¿Qué sig­ni­fi­ca tu es­po­sa Mi­che­lle en tu vida?

Mi es­po­sa sig­ni­fi­ca JU­LIO ALBERTO SICARD CER­DA. Ella me ayu­da a ser la me­jor ver­sión de mí mis­mo. Le agra­dez­co to­do lo que he­mos lo­gra­do y cons­trui­do en es­tos seis años en que he­mos es­ta­do jun­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.