Nre­por­ta­je: El lis­tón ro­sa ¿Qué sabemos de su ori­gen?

¿Qué sabemos de su ori­gen?

Zona N - - Contenido - Por: lau­ra Pe­ral­ta / Fotos: Fuen­te ex­ter­na

Co­mo ca­da mes de oc­tu­bre, con­me­mo­ra­mos la lu­cha con­tra el cán­cer de ma­ma, y es cuan­do más ve­mos el co­no­ci­do lis­tón rosado que iden­ti­fi­ca la cau­sa. Sin em­bar­go, muy po­cos co­no­ce­mos el ori­gen y sig­ni­fi­ca­do de es­te po­pu­lar signo de fuer­za y lu­cha fe­me­ni­na.

El la­zo ro­sa es uno de los sím­bo­los más re­pre­sen­ta­ti­vos en la lu­cha con­tra el cán­cer de ma­ma, que sim­bo­li­za a ni­vel in­ter­na­cio­nal el com­pro­mi­so y la con­cien­cia­ción de es­ta en­fer­me­dad. El ob­je­ti­vo prin­ci­pal del mis­mo es crear con­cien­cia so­bre es­ta en­fer­me­dad que afec­ta a gran par­te de la po­bla­ción fe­me­ni­na a ni­vel mun­dial, me­dian­te la pre­ven­ción, de­tec­ción tem­pra­na, tra­ta­mien­tos acer­ta­dos y cui­da­dos co­rres­pon­dien­tes.

Es­ta ini­cia­ti­va na­ce en 1992, cuan­do Ale­xan­dra Pen­ney, quien era edi­to­ra de una re­vis­ta orien­ta­da a la sa­lud fe­me­ni­na se en­con­tra­ba pre­pa­ran­do su edi­ción anual de­di­ca­da a la Con­cien­cia­ción so­bre el Cán­cer de Ma­ma o NBCAM, en sus si­glas en in­glés, cuan­do in­vi­tó a Evelyn Lau­der, vi­ce­pre­si­den­te de la línea de cos­mé­ti­cos Es­tée Lau­der, pa­ra ser la edi­to­ra in­vi­ta­da en es­ta edi­ción es­pe­cial. Lau­der y Pen­ney em­pe­za­ron a fa­bri­car y dis­tri­buir la­zos en las tien­das de la ciu­dad de Nue­va York y lue­go al­re­de­dor del Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro sin aún ha­ber to­ma­do una de­ci­sión fi­nal con res­pec­to al co­lor. Por otra par­te, una es­ta­dou­ni­den­se so­bre­vi­vien­te a la en­fer­me­dad lla­ma­da Char­lot­te Hay­ley, tam­bién ha­bía pro­du­ci­do la­zos re­pre­sen­ta­ti­vos en co­lor me­lo­co­tón. Es­tos, al ser vendidos, eran en­tre­ga­dos jun­to a una tar­je­ta que da­ba a co­no­cer el ba­jo por­cien­to del pre­su­pues­to na­cio­nal que era uti­li­za­do pa­ra la in­ves­ti­ga­ción y tra­ta­mien­tos de di­cho cán­cer. Es­te men­sa­je se ex­pan­dió rá­pi­da­men­te, lo cual hi­zo que Pen­ney y Evelyn se in­tere­sa­ran en el con­cep­to, y qui­sie­ron tra­ba­jar con­jun­ta­men­te con ella. Sin em­bar­go Hay­ley re­cha­zó la ofer­ta, ar­gu­men­tan­do que es­ta te­nía un pro­pó­si­to de­ma­sia­do co­mer­cial.

Tras dis­cu­tir las opor­tu­ni­da­des y el gran im­pac­to que po­drían te­ner es­tos lis­to­nes en el com­pro­mi­so con­tra es­te enemi­go si­len­cio­so, de­ci­die­ron asig­nar­le un nue­vo co­lor. El ro­sa se­ría y se con­ver­ti­ría en un sím­bo­lo in­ter­na­cio­nal pa­ra crear con­cien­cia so­bre el cán­cer de ma­ma.

¿Por qué el ro­sa?

En el mun­do oc­ci­den­tal, el co­lor ro­sa es­tá re­la­cio­na­do con la mu­jer, ade­más de ser un co­lor bri­llan­te, vi­bran­te y da una sen­sa­ción de sa­lud y bie­nes­tar, que es lo que bus­ca lo­grar ca­da pa­cien­te afec­ta­do con la en­fer­me­dad. El cán­cer de ma­ma tam­bién re­sul­ta ser un asun­to muy per­so­nal, ya que afec­ta una par­te muy im­por­tan­te de la fe­mi­nei­dad.

SE HA CON­VER­TI­DO EN LA IDEN­TI­DAD DE LA LU­CHA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.