Nre­por­ta­je: Hi­poa­cu­sia: Pér­di­da de la au­di­ción

Se­gún la or­ga­ni­za­ción mun­dial de la Sa­lud, 360 mi­llo­nes de per­so­nas en to­do el mun­do pa­de­cen pér­di­da de au­di­ción, de las cua­les 32 mi­llo­nes son ni­ños.

Zona N - - Contenido - Por: Dra. Dul­ce Ma­ría Mu­ñoz, au­dió­lo­ga - Fo­nia­tra y ale­xa Cea­ra Mu­ñoz , Fo­noau­dió­lo­ga Fotos: Fuen­te ex­ter­na

El sen­ti­do del oí­do co­mien­za a fun­cio­nar a par­tir del sex­to mes de vida in­tra­ute­ri­na. Al mo­men­to de na­cer, el oí­do in­terno es­tá to­tal­men­te for­ma­do y desa­rro­lla­do.

El con­cep­to de au­di­ción se re­fie­re al ac­to y fa­cul­tad de oír y es­cu­char: cap­tar so­ni­dos a tra­vés del oí­do.

El so­ni­do en­tra por el oí­do ex­terno (ore­ja y con­duc­to). Las vi­bra­cio­nes que pro­du­ce la on­da so­no­ra ha­cen que se mue­va el tím­pano y es­te trans­mi­te el mo­vi­mien­to a la ca­de­na de hue­se­ci­llos (mar­ti­llo, yun­que y es­tri­bo) que es­tán co­nec­ta­dos a él. Es­te es el sis­te­ma del oí­do me­dio que sir­ve pa­ra in­ten­si­fi­car la ener­gía de las on­das so­no­ras, en­vián­do­las ha­cia el oí­do in­terno (có­clea). Las vi­bra­cio­nes so­no­ras que en­tran a la có­clea cau­san una on­da que se trans­mi­te y via­ja a tra­vés del lí­qui­do que hay den­tro del oí­do in­terno.

Es­ta on­da ha­ce que las cé­lu­las ci­lia­das se mue­van, lo cual ge­ne­ra se­ña­les quí­mi­cas y eléc­tri­cas que via­jan a tra­vés del ner­vio au­di­ti­vo y lle­gan al ce­re­bro don­de son re­co­no­ci­das co­mo so­ni­do. El oí­do ex­terno, me­dio e in­terno jun­to con el ner­vio au­di­ti­vo y la zo­na del ce­re­bro que se en­car­ga de pro­ce­sar la in­for­ma­ción au­di­ti­va for­man el sis­te­ma au­di­ti­vo.

La de­fi­cien­cia au­di­ti­va, en­ton­ces, es la pér­di­da par­cial o com­ple­ta de es­ta fa­cul­tad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.