Des­ti­nos: Ocoa­bay El pri­mer vi­ñe­do del Ca­ri­be

El pri­mer vi­ñe­do del Ca­ri­be

Zona N - - Contenido - Tex­to: lau­ra Pe­ral­ta / Fotos: Cor­te­sía ocoa­bay

Cuan­do ha­bla­mos de des­ti­nos pa­ra vi­si­tar en nues­tro país, bus­ca­mos sa­lir­nos de la ru­ti­na, ex­pe­ri­men­tar nue­vas sen­sa­cio­nes y vi­vir ex­pe­rien­cias úni­cas, don­de no so­lo po­da­mos des­can­sar y com­par­tir con nues­tros alle­ga­dos, sino crear tam­bién re­cuer­dos pa­ra to­da la vida.

Den­tro de to­das las ma­ra­vi­llas que tie­ne Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na pa­ra mos­trar­nos aquí hay una que no pue­des de­jar de vi­si­tar. En la Bahía de Ocoa, lo­ca­li­za­da en la pro­vin­cia de Azua al sur de la isla, se en­cuen­tra Ocoa­bay. Es­te pa­ra­di­sía­co lu­gar te per­mi­ti­rá aden­trar­te en un vi­ñe­do, úni­co en el país. Ade­más, par­ti­ci­par de sus ac­ti­vi­da­des du­ran­te el trans­cur­so del año, en­tre ellos su tour del vino que con­clu­ye con una ca­ta de aque­llos pro­du­ci­dos el lu­gar.

Es­te es el pri­mer vi­ñe­do en las Amé­ri­cas plan­ta­do por los ex­plo­ra­do­res es­pa­ño­les en el si­glo XVI. De acuer­do a los ar­chi­vos his­tó­ri­cos, Her­nán Cortés vi­vió en la ciu­dad de Azua, don­de cul­ti­vó la uva du­ran­te seis años an­tes de par­tir. Ga­briel Ace­ve­do, so­cio fun­da­dor del pro­yec­to, re­in­tro­du­jo el ar­te y la cien­cia de la vi­ti­cul­tu­ra de vuel­ta a la Bahía de Ocoa con sor­pren­den­tes re­sul­ta­dos. Los vi­nos que se pro­du­cen en es­te "Te­rroir Do­mi­ni­cano" son muy va­lo­ra­dos por los lo­ca­les y ca­ta­lo­ga­dos ex­cep­cio­na­les de acuer­do a ex­per­tos in­ter­na­cio­na­les.

Aquí en­con­tra­rás una in­tere­san­te y se­lec­ta va­rie­dad

de uvas sem­bra­das y adap­ta­das sa­tis­fac­to­ria­men­te a es­ta sin­gu­lar zo­na de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. Las uvas French Co­lom­bard

Mos­ca­to de Ham­bur­go y Tem­pra­ni­llo son par­te del ri­co in­ven­ta­rio de su com­ple­jo agrí­co­la. Ade­más cuen­tan con un cuer­po de enó­lo­gos ex­pe­ri­men­ta­dos de dis­tin­tos paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos, quie­nes cer­ti­fi­can la ca­li­dad de los Ocoa­wi­nes.

Es­te pro­yec­to va­ca­cio­nal no so­lo es ca­rac­te­rís­ti­co por sus uvas, sino que ade­más es res­pe­tuo­so al me­dio am­bien­te, op­ti­mi­zan­do los re­cur­sos na­tu­ra­les de su en­torno.

La co­mu­ni­dad de la Vid ofre­ce la ex­clu­si­va opor­tu­ni­dad de te­ner una lu­jo­sa vi­lla, eco sos­te­ni­ble con ac­ce­so a to­das las áreas y ro­dea­das de mon­ta­ñas y vis­ta al mar. Es­tos es­pa­cios re­si­den­cia­les han si­do di­se­ña­dos pa­ra ofre­cer la ma­yor pri­va­ci­dad po­si­ble a sus pro­pie­ta­rios y pa­ra per­mi­tir­les ex­pe­ri­men­tar her­mo­sos atar­de­ce­res.

La pro­pues­ta ar­qui­tec­tó­ni­ca y de di­se­ño de Ocoa­bay es­tá com­pues­ta por te­rra­zas na­tu­ra­les, lí­neas de vi­llas de es­ti­lo rús­ti­co-con­tem­po­rá­neo que se mez­clan con el pai­sa­je, dán­do­le al es­pa­cio un ai­re me­di­te­rrá­neo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.