SEN­DE­RIS­MO

sa­lud En Ca­da pa­so

Zona N - - Con­te­ni­do -

Be­ne­fi­cio­so pa­ra la sa­lud Sen­de­ris­mo:

El con­tac­to que te­ne­mos con la na­tu­ra­le­za es vi­tal pa­ra nues­tro bie­nes­tar por­que, aun­que no nos de­mos cuen­ta, es­ta apor­ta gran­des be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud fí­si­ca y men­tal y una opor­tu­ni­dad per­fec­ta pa­ra for­mar es­te víncu­lo y sa­lir a abrir­nos ca­mino es el sen­de­ris­mo.

El sen­de­ris­mo o mon­ta­ñis­mo es una ac­ti­vi­dad de­por­ti­va o tu­rís­ti­ca que con­sis­te en re­co­rrer a pie ru­tas o sen­de­ros por el cam­po o la mon­ta­ña. Sus pro­pie­da­des pue­den no ser pal­pa­bles de ma­ne­ra in­me­dia­ta, pe­ro con la cons­tan­te prác­ti­ca, po­drás no­tar la di­fe­ren­cia.

DE­JAR EL SE­DEN­TA­RIS­MO DE LA­DO

Ini­ciar­se den­tro del mon­ta­ñis­mo mo­ti­va a sa­lir de la ca­sa e ini­ciar el re­co­rri­do ca­da vez de ma­ne­ra más fre­cuen­te. Tam­bién ayu­da a con­di­cio­nar el cuer­po y man­te­ner­lo en for­ma. Si se ha­ce de ma­ne­ra ha­bi­tual y con una du­ra­ción e in­ten­si­dad mo­de­ra­das, ayu­da a la pér­di­da de pe­so.

ME­JO­RA EL SIS­TE­MA CAR­DIO­VAS­CU­LAR

Crear el há­bi­to de ca­mi­nar du­ran­te un tiem­po pro­lon­ga­do, ac­ti­va el co­ra­zón y lo for­ta­le­ce, lo que evi­ta en gran me­di­da ac­ci­den­tes car­dio­vas­cu­la­res y en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das con el sis­te­ma res­pi­ra­to­rio.

UN AU­MEN­TO DE AU­TO­ES­TI­MA

Ha­cer sen­de­ris­mo im­pul­sa a es­ta­ble­cer­nos nue­vas me­tas, con el fin de lle­gar más le­jos, más al­to en ca­da re­co­rri­do. Re­tar­te a ti mis­mo te ha­ce sen­tir ca­paz de lo­grar gran­des co­sas y eso pue­de re­fle­jar­se en la vi­da co­ti­dia­na.

SE RE­DU­CEN LOS NI­VE­LES DE ES­TRÉS

El con­tac­to di­rec­to con la na­tu­ra­le­za y ale­jar­nos de lo co­ti­diano re­sul­ta útil pa­ra li­be­rar las ten­sio­nes acu­mu­la­das, co­nec­tar­te con la na­tu­ra­le­za y con tu ser in­te­rior, ge­ne­ran­do así una sen­sa­ción de paz y tran­qui­li­dad. Ade­más, rea­li­zar de­por­tes, y más cuan­do son al ai­re li­bre, au­men­ta las en­dor­fi­nas, la cua­les son co­no­ci­das po­pu­lar­men­te co­mo las hor­mo­nas de la fe­li­ci­dad.

AU­MEN­TAR LOS CO­NO­CI­MIEN­TOS SO­BRE LA NA­TU­RA­LE­ZA

Abrir­se ca­mino en los bos­ques o es­ca­lar una mon­ta­ña nos po­ne en con­tac­to con la ve­ge­ta­ción, la vi­da sil­ves­tre y to­do lo que se en­cuen­tre en los al­re­de­do­res, brin­dan­do la opor­tu­ni­dad de co­no­cer los com­por­ta­mien­tos del cli­ma, las plan­tas y sus pro­pie­da­des y ali­men­tos nue­vos que ni si­quie­ra co­no­cías que po­drías in­cluir en la die­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.