Co­la­bo­ra­ción:

Con­si­de­ra­da la he­rra­mien­ta más po­de­ro­sa pa­ra trans­for­mar vi­das, y tam­bién pa­ra des­truir­las…

Zona N - - Contenido -

Juan La Mur,

Psi­có­lo­go clí­ni­co

ELLA SEÑOREA A SUS AN­CHAS, DÁN­DO­LE

FOR­MA A LO IM­PEN­SA­BLE...

Lo­ca­li­za­da en uno de los ór­ga­nos de ma­yor plas­ti­ci­dad, la men­te ha si­do re­co­no­ci­da co­mo la úl­ti­ma fron­te­ra, más allá de los mis­te­rios que en­cie­rra el es­pa­cio y las pro­fun­di­da­des ma­ri­nas. To­do lo que iden­ti­fi­ca­mos co­mo “reali­dad” pa­re­ce ser po­si­ble por la in­ter­ven­ción de la men­te hu­ma­na. Ella señorea a sus an­chas, dán­do­le for­ma a lo im­pen­sa­ble. Uti­li­za la ima­gi­na­ción y el pen­sa­mien­to, el pen­sa­mien­to se abre pa­so co­mo so­ber­bio in­va­sor y es­ta­ble­ce su do­mi­nio en ca­da tie­rra usur­pa­da. Se cree om­ni­po­ten­te.

Sus re­des neu­ro­na­les se mul­ti­pli­can en un com­ple­jo ca­blea­do eléc­tri­co que pre­ten­de ilu­mi­nar to­das las áreas que aún per­ma­ne­cen en ti­nie­blas, mien­tras no­so­tros, “sim­ples mor­ta­les, co­mu­nes y co­rrien­tes”, que lo úni­co que an­he­la­mos es un po­co de bie­nes­tar en es­te pa­so por la vi­da, ob­ser­va­mos bo­quia­bier­tos a es­ta in­qui­li­na tan lis­ta y en­re­da­do­ra que con­si­gue apo­de­rar­se de to­da nues­tra ca­sa, pre­sen­tan­do tí­tu­los fal­sos con los que con­si­gue una sen­ten­cia fa­vo­ra­ble que le per­mi­te des­po­jar­nos de lo que nos per­te­ne­ce y arro­jar­nos a la ca­lle.

LA MEN­TE Y SUS LLA­MA­TI­VOS ESPEJITOS

Así lle­ga ella a sus tie­rras arre­ba­ta­das… con espejitos pa­ra des­per­tar cu­rio­si­dad e in­ter­cam­biar­los por oro pu­ro. Y co­mo en el te­rreno men­tal ca­si to­dos so­mos in­dios, en­tre­ga­mos muy a gus­to nues­tros re­cur­sos y nues­tra tran­qui­li­dad. Por­que las ha­bi­li­da­des de es­ta em­bus­te­ra, con sus jue­gos de pres­ti­di­gi­ta­dor, son con­vin­cen­tes. To­dos, en cier­to mo­do, nos he­mos de­ja­do ma­ra­vi­llar por el he­chi­zo de sus ju­gue­tes, mien­tras nos per­de­mos lo úni­co que te­ne­mos: nues­tra vi­da.

La men­te to­do lo tuer­ce, lo de­bi­li­ta y lo en­fer­ma con sus en­ga­ños, em­bos­ca­das y es­ta­fas. Ya es ho­ra de que des­per­te­mos a esas tri­qui­ñue­las que la tram­po­sa men­te uti­li­za pa­ra con­ver­tir­nos en se­res hu­ma­nos in­fe­li­ces, in­cons­cien­tes y des­di­cha­dos.

LA MEN­TE Y SU DE­SEO DE PER­MA­NEN­CIA

Es­ta tram­po­sa siem­pre bus­ca la se­gu­ri­dad fun­da­men­tán­do­se en fór­mu­las, sis­te­mas y con­cep­tos. Pe­ro to­dos sa­be­mos que no exis­te la se­gu­ri­dad. ¿Quién pue­de ga­ran­ti­zar na­da cuan­do la per­ma­nen­cia es tan so­lo un sue­ño hu­mano? ¿Aca­so no ve­mos a dia­rio có­mo to­do se de­rrum­ba a nues­tro al­re­de­dor? To­do nace, cre­ce y mue­re. Pe­ro la men­te in­sis­te en la per­ma­nen­cia y ese es el ori­gen de mu­chos de nues­tros pa­de­ci­mien­tos. Es por es­te vie­jo ar­did que cae­mos en las ga­rras del ape­go, crean­do así odio, ce­los y su­fri­mien­to in­ne­ce­sa­rios. La vi­da es in­se­gu­ra, pe­ro la men­te nos en­ga­ña, in­yec­tán­do­nos ese ob­se­si­vo de­seo por lo per­ma­nen­te.

LA MEN­TE NO PUE­DE VER EL TO­DO

Es­ta em­bau­ca­do­ra sa­be, que a pe­sar de to­dos sus po­de­res, no pue­de ver los opues­tos jun­tos y eso la in­ca­pa­ci­ta pa­ra en­tre­gar­nos la reali­dad tal y co­mo es, sin es­pe­jis­mos. Es por es­to que nos en­tram­pa cuan­do per­ci­bi­mos lo que nos ocu­rre en la vi­da en for­ma de di­cha o de­s­es­pe­ran­za. Si en­ten­dié­ra­mos que, en la reali­dad, los opues­tos no ca­mi­nan se­pa­ra­dos, ten­dría­mos la sa­bi­du­ría de ser pa­cien­tes cuan­do nos to­ca la desgracia, por­que sa­be­mos que su opues­to no tar­da­rá en pre­sen­tar­se.

Aquí ra­di­ca la tram­pa de la men­te: no de­jar­nos ver el per­dón cuan­do nos sen­ti­mos ofen­di­dos.

LA MEN­TE NO PUE­DE VI­VIR AQUÍ Y AHO­RA

Es­ta far­san­te es in­ca­paz de que­dar­se quie­ta. Siem­pre se es­tá mo­vien­do en tiem­pos equi­vo­ca­dos (pa­sa­do o fu­tu­ro) y así nos qui­ta la ma­ra­vi­llo­sa opor­tu­ni­dad de vi­vir ape­ga­dos a la vi­da, por­que la vi­da so­lo ocu­rre en el pre­sen­te. Es por es­to que nos sen­ti­mos desin­cro­ni­za­dos, atur­di­dos y fue­ra de con­trol. ¿Có­mo es po­si­ble lle­var una exis­ten­cia sa­tis­fac­to­ria cuan­do arras­tra­mos to­da la car­ga del pa­sa­do y nos lle­na­mos de ilu­sio­nes por un fu­tu­ro que no sa­be­mos si nos to­ca­rá?

LA MEN­TE SO­LO PIEN­SA… NO EX­PE­RI­MEN­TA

Es­ta men­ti­ro­sa po­li­ti­que­ra es­tá en­tre­na­da pa­ra ha­cer que las pa­la­bras y los sím­bo­los sus­ti­tu­yan a la vi­da. Nos me­te en una es­pe­cie de jue­go so­fis­ta, con­ven­cién­do­nos a tra­vés de las men­ti­ras. La men­te in­ten­ta per­ma­nen­te­men­te sus­ti­tuir, me­dian­te teo­rías y es­pe­cu­la­cio­nes, la ri­que­za de lo real. De­ci­mos que lo más im­por­tan­te es nues­tra fa­mi­lia cuan­do en reali­dad nues­tras ac­cio­nes es­tán com­ple­ta­men­te di­vor­cia­das de ese no­ble pro­pó­si­to. De­ci­mos que ne­ce­si­ta­mos una na­ción de­cen­te, pe­ro nues­tra con­duc­ta es in­mo­ral. La men­te nun­ca ate­rri­za, da vuel­tas y vuel­tas en me­dio de una ma­ra­ña de pa­la­bras co­mo lo­ro enjaulado que no pi­sa tie­rra.

LA MEN­TE QUIE­RE QUE EL TO­DO SE ADAP­TE A LA PAR­TE

Es­ta es­ta­fa­do­ra, ex­hi­bien­do un ego en­fer­mi­zo, pre­ten­de que sea la vi­da la que se adap­te a nues­tros de­seos. De es­ta ma­ne­ra, lo úni­co que pro­vo­ca es ma­les­tar y mu­cha frus­tra­ción. Se jac­ta de su in­te­li­gen­cia, pe­ro tan so­lo es una des­tre­za ope­ra­ti­va, por­que in­sis­tir en que tarde o tem­prano la reali­dad ten­drá que so­me­ter­se a sus an­to­jos, no es más que una so­be­ra­na es­tu­pi­dez. Así es co­mo la men­te co­mien­za a crear to­do ti­po de en­re­dos, que­rien­do im­po­ner su vo­lun­tad y com­ba­tien­do, inú­til­men­te, en una gue­rra en don­de la reali­dad siem­pre ser la úni­ca y ab­so­lu­ta ven­ce­do­ra.

PRE­GÚN­TA­LE A juan

Juan la mur psi­có­lo­go clí­ni­co y es­cri­tor

ZO­NAN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.