Co­la­bo­ra­ción:

Có­mo so­bre­vi­vir al bull­ying en las re­des

Zona N - - Contenido - ma­ría ale­jan­dra Guz­mán

Ma­ría Ale­jan­dra Guz­mán

Cuan­do mi que­ri­da ami­ga de mu­chos años, Les­lie, edi­to­ra de Zo­nan me hi­zo la pro­pues­ta del te­ma pa­ra es­te es­cri­to, tu­ve sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos. Ini­cial­men­te pen­sé que el ex­po­ner pú­bli­ca­men­te mis sen­ti­res en cier­tas oca­sio­nes de mi vi­da podrían ser to­ma­dos co­mo una es­pe­cie de “vic­to­ria” pa­ra aque­llos que en al­gún mo­men­to han usa­do mi nom­bre en de­tri­men­to de mi per­so­na y que yo mis­ma les pro­por­cio­na­ba las mu­ni­cio­nes pa­ra ha­cer­lo. Por otro la­do me di­je, ¿por qué no? ¿Por qué no acep­tar las emo­cio­nes reales que ex­pe­ri­men­té si for­man par­te de mi his­to­ria, de quien fui y en quien me he con­ver­ti­do? Aquí va­mos…

Cuan­do los in­sul­tos lle­gan

Acla­re­mos, la gen­te siem­pre cri­ti­ca, muchas veces mal dis­fra­za­do ba­jo el tér­mino de crí­ti­ca “cons­truc­ti­va”; pe­ro no nos es­tan­que­mos más de lo de­bi­do en es­te pun­to. Es la reali­dad, so get over it.

Pa­ra te­ner paz en me­dio del caos, es esen­cial dis­tin­guir lo que es­tá den­tro de nues­tro con­trol y lo que no. ¿Qué po­de­mos con­tro­lar? Nues­tros pen­sa­mien­tos y nues­tras ac­cio­nes. Iden­ti­fi­ca có­mo una per­so­na o si­tua­ción te ha­ce sen­tir, y si te pro­vo­ca an­sie­dad o al­gún ti­po de ma­les­tar, en­fó­ca­te en ha­cer el switch men­tal. Lo que el otro di­ce o pien­sa de ti es su pro­ble­ma, no tu­yo, por en­de, el que­rer con­tro­lar­lo se­ría la gue­rra de nun­ca aca­bar y tu ten­drías to­das las de perder. Re­cuer­da que NO to­do es lo que pa­re­ce

Mis for­mas y pro­ce­der no me per­mi­ten sa­lir a ha­blar pú­bli­ca­men­te de te­mas que no son re­le­van­tes o que no su­men o edi­fi­quen a mi per­so­na u a otra. Sa­lir con evi­den­cias aún las ten­ga, tam­po­co. Pre­fie­ro ca­llar. A lo me­jor no es el mé­to­do más usa­do o pre­fe­ri­do por los de­más, pe­ro es mi mé­to­do. Ha­blar de al­go que es­tá en el ta­pe­te pú­bli­co so­lo ha­ce que sue­ne más y tarde aún más en mo­rir. Me con­si­de­ro una mu­jer muy in­te­li­gen­te, con mil de­fec­tos y me­ti­das de pa­ta, pe­ro lo su­fi­cien­te­men­te in­te­li­gen­te pa­ra no es­tar re­pi­tien­do los mis­mos erro­res. Me en­can­ta­ría que los de­más tam­bién lo sean y apren­dan a leer en­tre lí­neas, a leer el

len­gua­je cor­po­ral, a in­ter­pre­tar cier­tas res­pues­tas y si­len­cios, y no se­guir ca­yen­do en el gan­cho me­diá­ti­co de creer to­do lo que se pu­bli­ca en una cuen­ta de chis­me en IG. De ser cier­to lo que di­cen, en mi ca­so, ya he es­ta­do em­ba­ra­za­da en va­rias oca­sio­nes, com­pro­me­ti­da en dos, me han en­tra­do a gol­pes, abro cuen­tas fal­sas pa­ra cri­ti­car a otros y me in­ven­to co­sas… ¡oh, wao! Así de sim­ple, ob­ser­vo y so­lo pue­do de­cir ¡oh, wao!

En mi mundo ideal –utó­pi­co, po­dría de­cir– las per­so­nas tie­nen un al­to ín­di­ce de dis­cer­ni­mien­to y no an­dan cre­yen­do to­do lo que es­cu­chan. Ni mo­do. Son fac­to­res ex­ter­nos que no pue­do cam­biar. Aho­ra bien, YO Sí pue­do cam­biar mi for­ma de asi­mi­lar­los.

Ga­jes del ofi­cio, acos­túm­bra­te a la idea

Cuan­do ha­blé an­te­rior­men­te de es­tas per­so­nas que opi­nan sin ba­se, van más allá, me re­fie­ro a que, por lo ge­ne­ral, al emi­tir co­men­ta­rios ne­ga­ti­vos, quien lo ha­ce es pa­ra cau­sar una reac­ción en ti. Te pro­vo­can a pro­pó­si­to con el fin de que tu mo­les­tia e in­tran­qui­li­dad por el jui­cio emi­ti­do –que pue­de ser real, al­te­ra­do o to­tal­men­te fal­so– te lle­gue tan pro­fun­do que te hier­va la san­gre y le res­pon­das, crean­do una ola ma­yor de co­men­ta­rios, ex­po­nién­do­te a ser usa­da pos­te­rior­men­te co­mo no­ti­cia: "¿Tú vis­te lo que Fu­la­ni­ta res­pon­dió a lo que le di­je­ron?". Y eso se­ría tan so­lo el co­mien­zo… co­mo bo­la de nie­ve, lo que pu­do mo­rir ahí, cre­ció y cre­ció has­ta un pun­to in­con­tro­la­ble que úni­ca­men­te otro chis­me ma­yor po­dría, co­mo cor­ti­na de hu­mo, aca­bar­lo. No sean ton­tos, no cai­gan en esa.

Si es­tás in­vo­lu­cra­do di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te con una fi­gu­ra pú­bli­ca o cier­ta­men­te tú lo eres, so­lo pue­do de­cir ACOS­TÚM­BRA­TE a la idea de que te quie­ran, te sa­lu­den en la ca­lle, te pi­dan fotos, te en­víen mil co­men­ta­rios dia­rios al DM di­cién­do­te los pi­ro­pos más lindos, al­gu­nos más osa­dos has­ta te in­vi­tan a sa­lir, pe­ro tam­bién acos­túm­bra­te a que te juz­guen, y te cri­ti­quen, te in­sul­ten y de igual ma­ne­ra te en­víen, aun­que en me­nor can­ti­dad, men­sa­jes lle­nos de odio e in­to­le­ran­cia.

It co­mes with the job. Vi­vi­mos en la era de la trans­pa­ren­cia, el mundo gi­ra a mil y si no te adap­tas a la in­me­dia­tez en que es­tos lle­gan y asu­mes tu pos­tu­ra al res­pec­to, it can back­fi­re to you.

Mu­chos, no han ele­gi­do te­ner una vi­da pú­bli­ca, pe­ro la na­tu­ra­le­za de las re­des so­cia­les los con­vier­te, de igual ma­ne­ra, en blan­cos de los bu­llies. Al fi­nal, pien­so que la so­lu­ción es la mis­ma.

No lo to­mes per­so­nal

La gen­te ve tus fotos y cree co­no­cer­te. Es­cu­chan al­go y creen sa­ber tu vi­da com­ple­ta, tus va­lo­res o fal­ta de ellos, lo que se­gún di­cen hi­cis­te o no, lo creen to­do. No lo to­mes per­so­nal. "Es par­te de". En­fó­ca­te en los que si­guen con­ti­go, te apo­yan sin co­no­cer­te, te es­ti­man y lo de­mues­tran a me­nu­do. Al fi­nal del día, ten pen­dien­te que na­die da lo que no tie­ne, así que no es­pe­res crí­ti­cas edi­fi­can­tes o a tra­vés del DM si esa per­so­na no po­see la edu­ca­ción de ho­gar, el tac­to o los va­lo­res pa­ra que así sea.

Hay una fra­se de la Bi­blia que me sos­tie­ne y en efec­to he com­pro­ba­do su reali­dad: “De la abun­dan­cia del co­ra­zón ha­bla la bo­ca”. Lo que la gen­te di­ce y co­mo lo di­ce es lo que lle­va den­tro. Ma­ke no mis­ta­ke.

La Ne­ti­que­ta

Sa­be­mos que la eti­que­ta sig­ni­fi­ca “las nor­mas re­que­ri­das por la bue­na edu­ca­ción en la vi­da so­cial ”, en­ton­ces par­tien­do de es­ta pre­mi­sa, la "Ne­ti­que­ta" es la eti­que­ta que se uti­li­za pa­ra co­mu­ni­car­se en las re­des.

Las re­glas son bá­si­ca­men­te las mis­mas, va­ría el me­dio o ca­nal. Así que haz­te las si­guien­tes pre­gun­tas an­tes de emi­tir un co­men­ta­rio pre­jui­cio­so en el ci­be­res­pa­cio: ¿Le di­ría es­to a una per­so­na en su ca­ra? ¡Cla­ro que no! al me­nos un gran por­cen­ta­je no lo ha­ría. Es­to me re­cuer­da una vez es­tan­do de com­pras en una tien­da de la ciu­dad, re­co­no­cí a una per­so­na que en una pá­gi­na ama­ri­llis­ta hi­zo fuer­tes co­men­ta­rios en mi con­tra, con una se­gu­ri­dad y con­vic­ción que pa­re­cie­ra que me co­no­ce de to­da la vi­da. La chi­ca era blan­ca, ru­bia, de buen ves­tir y con ai­re de “bue­na edu­ca­ción”. La re­co­no­cí al ins­tan­te, me le acer­qué y la sa­lu­dé muy ama­ble­men­te a mo­do de prue­ba, en es­pe­ra de que sea cohe­ren­te en la vi­da real con sus for­mas en las re­des, pe­ro co­mo sue­le su­ce­der, no se atre­vió…

Con­clu­sión

Sea­mos más prác­ti­cos y fun­cio­na­les. De­je­mos de preo­cu­par­nos por las co­sas que no es­tán en nues­tro po­der y ocu­par­nos por las que sí lo es­tán. Si le resulta muy es­tre­san­te o di­fí­cil, cie­rre su cuen­ta a pri­va­do o re­fle­xio­ne so­bre la ca­rre­ra que eli­gió, a lo me­jor no es la co­rrec­ta pa­ra su per­so­na­li­dad, por en­de no se­rá fe­liz. Dé el ejem­plo y con­ti­núe en la red con los mis­mos es­tán­da­res de com­por­ta­mien­to que uti­li­za fue­ra de ella. Es­cri­ba so­bre lo que us­ted sa­be y sea cohe­ren­te. Ayu­de a que las con­tro­ver­sias se man­ten­gan ba­jo con­trol. En­fó­que­se en su co­sas, su tra­ba­jo, sus re­la­cio­nes. Es­toy se­gu­ra que quie­nes tie­nen vi­das sa­tis­fac­to­rias y ple­nas no tie­nen tiem­po pa­ra emi­tir jui­cios sin va­lor. Des­afor­tu­na­da­men­te creo que NUN­CA po­dré sa­ber con cer­te­za el por qué al­guien ca­lum­nia a otra per­so­na, qué gana con es­to o qué sa­tis­fac­ción le ge­ne­ra en su ca­be­za.

Creo que es me­jor ha­cer las pa­ces con es­ta cues­tio­nan­te y sen­ci­lla­men­te acep­tar­lo.

La pre­gun­ta ini­cial, ¿có­mo so­bre­vi­vir al bull­ying en las re­des? Así co­mo eli­ges qué ali­men­tos in­ge­rir pa­ra man­te­ner­te sa­lu­da­ble y en for­ma, eli­ge qué in­for­ma­ción en­tra a tu men­te. De­ja la ba­su­ra a un la­do y con­cén­tra­te en su­pe­rar­te, po­ten­cia­li­zar tus cua­li­da­des y do­nes. Con­tro­la tus pen­sa­mien­tos y crea há­bi­tos que te apor­ten, pues aun­que pa­rez­ca po­co, es­ta­rás des­de tu ho­gar pre­di­can­do con el ejem­plo y cons­tru­yen­do una me­jor fa­mi­lia y, por con­si­guien­te, una me­jor so­cie­dad.

PA­RA TE­NER PAZ EN ME­DIO DEL CAOS, ES ESEN­CIAL DIS­TIN­GUIR LO QUE ES­TÁ DEN­TRO DE NUES­TRO CON­TROL Y LO QUE NO. ¿QUÉ PO­DE­MOS CON­TRO­LAR? NUES­TROS PEN­SA­MIEN­TOS Y NUES­TRAS AC­CIO­NES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.