Per­so­nas tó­xi­cas

“sim­ple­men­te vi­vo agra­de­ci­da y veo el la­do po­si­ti­vo a cual­quier si­tua­ción”

Zona N - - Contenido -

Si al­go abun­da en el mundo y nos bor­dea co­ti­dia­na­men­te, es la di­ver­si­dad en to­do: ani­ma­les, ali­men­tos, flo­ra, clima, co­lo­res, tex­tu­ras y más. Pe­ro hay al­go que con sus ras­gos im­pre­sio­nan­tes pue­de lle­gar a des­bor­dar­nos por el asom­bro que pro­vo­ca, y es la di­ver­si­dad hu­ma­na en com­por­ta­mien­tos, ac­ti­tu­des, es­que­mas de pen­sa­mien­to, idea­les.

En con­duc­ta hu­ma­na 2 + 2 no es igual a 4 ne­ce­sa­ria­men­te. Hay dis­tin­tos tem­pe­ra­men­tos y per­fi­les de per­so­na­li­dad. Las per­so­nas que nos ro­dean no pue­den ser, per se, ele­gi­das por no­so­tros; he­mos de adap­tar­nos y fle­xi­bi­li­zar­nos an­te las que no son de nues­tro agra­do, nos re­cha­zan o crean ma­les­tar. Hay un ti­po de per­so­nas que los psi­có­lo­gos clí­ni­cos de­no­mi­na­dos co­mo “gen­te tó­xi­ca”, gru­po ca­rac­te­ri­za­do por su ca­pa­ci­dad de dre­nar, ma­lo­grar o com­pli­car nues­tro fluir ener­gé­ti­co de for­ma ar­mo­nio­sa y fun­cio­nal.

Los tó­xi­cos nos ha­cen sen­tir cul­pa­bles de to­do, son cri­ti­co­nes, mal in­ter­pre­tan las co­sas, se ufa­nan de sus lo­gros sin to­mar en cuen­ta có­mo afec­tan el áni­mo del otro, se vic­ti­mi­zan, te des­ca­li­fi­can, te en­vi­dian y/o ce­lan, te agre­den ver­bal­men­te, son fal­sos, me­dio­cres, chis­mo­sos, au­to­ri­ta­rios, neu­ró­ti­cos, ma­ni­pu­la­do­res… or­gu­llo­sos. Afor­tu­na­da­men­te hay es­tra­te­gias pa­ra li­diar con es­tas per­so­nas y, en las in­ter­ac­cio­nes que ne­ce­sa­ria­men­te ha­ga­mos, sa­lir ile­sos de sus ar­ti­ma­ñas:

• Pres­ta aten­ción a la ener­gía po­si­ti­va de los que te ro­dean y mi­ni­mí­za­la en la gen­te tó­xi­ca.

• Se aser­ti­vo, lo cual sig­ni­fi­ca ser pre­ci­so, jus­to y di­plo­má­ti­co en tus so­li­ci­tu­des.

- Se em­pá­ti­co; el tó­xi­co tie­ne sus pro­pias car­gas y trau­mas; pro­cu­ra po­ner­te en su lu­gar y así en­ten­der­le y cap­tar el ori­gen de su es­ti­lo ne­ga­ti­vo.

• Ten mi­se­ri­cor­dia; los tó­xi­cos son así por­que car­gan equi­pa­jes pe­sa­dos emo­cio­nal­men­te. • Sien­te com­pa­sión por ellos, pues qui­zá no co­no­cen el al­can­ce de su to­xi­ci­dad y, por en­de, no sa­ben có­mo au­to­ayu­dar­se.

• Ig­no­ra las acu­sa­cio­nes, los diá­lo­gos ma­li­cio­sos y las tram­pas del tó­xi­co. Des­vía el te­ma de con­ver­sa­ción, cam­bia de lu­gar, haz otra ta­rea, pe­ro el pun­to es des­viar­los de la in­yec­ción de su ve­neno en ti. • Minimiza tu in­ter­ac­ción con es­tas per­so­nas al mí­ni­mo ne­ce­sa­rio.

• Pien­sa en ti mis­mo, tus ne­ce­si­da­des y de­seos. Prio­rí­za­te, pues so­lo de es­ta for­ma ten­drás el po­der de de­fen­der­te y cui­dar­te de la gen­te tó­xi­ca.

• Ten una vi­da so­cial in­tere­san­te con gen­te que se pa­rez­ca a ti.

- Prac­ti­ca de­por­tes o ac­ti­vi­da­des lú­di­cas con las cua­les pue­des dre­nar la ener­gía del tó­xi­co que te to­ca ver en tu ca­sa o tra­ba­jo. - En­fó­ca­te en lo que ha­ces bien y pro­cu­ra mos­trar la me­jor ver­sión de ti. El tó­xi­co dis­fru­ta ver­te errar y equi­vo­car­te; no le per­mi­tas ver­te di­lui­do, sino to­do lo con­tra­rio: es­for­za­do, con la fren­te en al­to, apren­dien­do de tus erro­res y sien­do me­jor per­so­na ca­da vez.

PRIO­RÍ­ZA­TE, PUES SO­LO DE ES­TA FOR­MA PO­DRÁS DE­FEN­DER­TE...

Hayd­dé do­mín­guez zo­nan@lis­tin­dia­rio.com

ZO­NAN ES­PI­RI­TUAL EMO­CIO­NAL ms – psi­có­lo­ga Clí­ni­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.