Mind­ful­ness:

El lla­ma­do a la aten­ción ple­na

Zona N - - Contenido - Tex­to: Lau­ra Pe­ral­ta / Fo­to: Fuen­te ex­ter­na

El lla­ma­do a la aten­ción ple­na

El mind­ful­ness pue­de con­si­de­rar­se una fi­lo­so­fía de vi­da que in­clu­ye la prác­ti­ca de la me­di­ta­ción, y su ob­je­ti­vo es lo­grar un pro­fun­do es­ta­do de con­cien­cia du­ran­te la se­sión, con las téc­ni­cas con­cre­tas pa­ra al­can­zar­lo. Se per­si­gue con­se­guir que la con­cien­cia se re­la­je y no ela­bo­re jui­cios de las sen­sa­cio­nes, sen­ti­mien­tos o pen­sa­mien­tos. Tam­bién con­si­gue se­pa­rar la per­so­na de sus pen­sa­mien­tos pa­ra po­der re­co­no­cer­los y po­ner en du­da los pa­tro­nes men­ta­les, dán­do­le gran im­por­tan­cia al pre­sen­te me­dian­te la aten­ción to­tal.

La me­di­ta­ción es una ac­ti­vi­dad in­te­lec­tual en la que se bus­ca lo­grar un es­ta­do de aten­ción cen­tra­li­za­da en un pen­sa­mien­to o sen­ti­mien­to, un ob­je­to, la con­cen­tra­ción pro­pia­men­te di­cha, o al­gún ele­men­to de la per­cep­ción. Es­te es­ta­do se re­crea en el mo­men­to pre­sen­te y pre­ten­de li­be­rar la men­te de pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos. Y co­mo el

mind­ful­ness tie­ne tan­to que ver con el mo­do en el que se ma­ne­ja el fo­co aten­cio­nal, tam­bién se le lla­ma aten­ción ple­na.

Se bus­ca lo­grar, a tra­vés de su prác­ti­ca, me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas en unos tér­mi­nos muy con­cre­tos, y no es­tá vin­cu­la­da a una re­li­gión o una fi­lo­so­fía de vi­da de­ter­mi­na­das. Por lo tan­to, es­tá des­vin­cu­la­da de creen­cias re­li­gio­sas y fi­lo­so­fías de vi­da mar­ca­das; es, sim­ple­men­te, una prác­ti­ca que pue­de con­ver­tir­se en he­rra­mien­ta pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas de ma­ne­ra de­mos­tra­ble.

¿CUÁN­DO PRAC­TI­CAR­LO?

Ideal­men­te, el mind­ful­ness de­be­ría prac­ti­car­se du­ran­te me­dia ho­ra al día, aun­que se re­co­mien­da co­men­zar con se­sio­nes más cor­tas, de no más de diez mi­nu­tos, pa­ra ir acos­tum­bran­do la men­te a las nue­vas sen­sa­cio­nes e ir edi­fi­can­do es­ta­dos men­ta­les de me­di­ta­ción. De­di­car, al prin­ci­pio, mu­cho tiem­po se­gui­do po­dría cau­sar frus­tra­ción, ya que es al­go que no co­no­ce­mos y no sa­be­mos si estamos ha­cien­do de ma­ne­ra co­rrec­ta.

Por lo tan­to, apren­der es­te ti­po de me­di­ta­ción pue­de re­que­rir cier­to tiem­po de prác­ti­ca has­ta ser ca­pa­ces de me­di­tar en ca­si cual­quier cir­cuns­tan­cia.

¿DÓN­DE REA­LI­ZAR­LO?

Hay que tra­tar de bus­car un si­tio li­bre de rui­dos, con una tem­pe­ra­tu­ra fres­ca y con­for­ta­ble. No hay que ol­vi­dar­se de des­ac­ti­var te­lé­fo­nos, alar­mas, apa­ra­tos elec­tró­ni­cos y to­do ti­po de rui­dos que pue­dan mo­les­tar o in­ter­fe­rir en la me­di­ta­ción. En ca­so, po­ner mú­si­ca de fon­do, es im­por­tan­te. Es­ta ha de ser relajante y con ci­clos re­pe­ti­ti­vos pa­ra no ser un ele­men­to dis­trac­tor.

Tam­bién se re­co­mien­da rea­li­zar la me­di­ta­ción en en­tor­nos abier­tos, co­mo en el jar­dín. Es im­por­tan­te es­co­ger un si­tio que no sea muy con­cu­rri­do y es­té li­bre de rui­dos y dis­trac­cio­nes. El uso de ro­pa có­mo­da siem­pre se­rá un ele­men­to po­si­ti­vo pa­ra la me­di­ta­ción; se re­co­mien­da te­ner los pies des­cal­zos y eli­mi­nar cual­quier com­ple­men­to que opri­ma el cuer­po.

¿EN QUÉ PO­SI­CIÓN SE PRAC­TI­CA?

La po­si­ción ideal se­rá, sim­ple­men­te, sen­tar­se có­mo­da­men­te en el sue­lo; no pre­ci­sa­men­te en la po­si­ción de lo­to, pe­ro sí es bá­si­co que la pos­tu­ra de­je la es­pal­da rec­ta pa­ra fa­ci­li­tar la res­pi­ra­ción. Se pue­de uti­li­zar un co­jín o una toa­lla pa­ra es­tar más có­mo­dos. En el ca­so de que el co­jín sea bas­tan­te grue­so, se­rá re­co­men­da­ble in­cli­nar la zo­na pél­vi­ca ha­cia de­lan­te, sen­tán­do­nos en el ex­tre­mo.

Las ver­te­bras de­ben per­ma­ne­cer en una po­si­ción rec­ta, su­je­tan­do el pe­so del tó­rax, el cue­llo y la ca­be­za. Las pier­nas y los bra­zos de­ben per­ma­ne­cer re­la­ja­dos, pe­ro sin des­es­ta­bi­li­zar la lí­nea de la co­lum­na. Por ejem­plo, es una bue­na idea de­jar caer los bra­zos, apo­yán­do­los en­ci­ma de las ca­de­ras, o bien sim­ple­men­te de­jar­los col­gan­do. Si la pos­tu­ra al­can­za­da nos ge­ne­ra ten­sión en al­gún área del cuer­po, se­rá pre­ci­so re­ajus­tar la po­si­ción cor­po­ral, has­ta lo­grar un es­ta­do de con­cen­tra­ción ple­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.