La piel:

Zona N - - Contenido -

Un ejer­ci­cio dia­rio

Co­mo ya sa­be­mos y es­cu­cha­mos en to­das par­tes, ha­cer ejer­ci­cio dia­ria­men­te trae con­si­go ex­ce­len­tes be­ne­fi­cios al cuer­po y a la sa­lud. Al ir al gim­na­sio o al sa­lir a co­rrer so­lo nos con­cen­tra­mos en quemar la ma­yor can­ti­dad de ca­lo­rías po­si­bles, pe­ro cui­dar de la piel an­tes y des­pués de ha­cer ac­ti­vi­dad fí­si­ca es igual de im­por­tan­te, ya que al su­dar, per­de­mos agua y sa­les, y es­to pue­de cau­sar es­tra­gos en su vi­ta­li­dad.

An­tes de em­pe­zar a ha­cer ejer­ci­cio, es im­por­tan­te to­mar su­fi­cien­te agua y ase­gu­rar­nos de que el ros­tro es­té li­bre de ma­qui­lla­je. Si la piel es muy re­se­ca, uti­li­zar una cre­ma hi­dra­tan­te pre­via­men­te.

Pa­ra quie­nes se ejer­ci­tan en es­pa­cios abier­tos, de­ben uti­li­zar blo­quea­dor so­lar pa­ra evi­tar que el su­dor, en com­bi­na­ción con el sol, creen man­chas en la piel. Al fi­na­li­zar la ru­ti­na de ejer­ci­cio, to­ma una du­cha con agua ti­bia, es­to ayu­da­rá a abrir los po­ros pa­ra ter­mi­nar de li­be­rar las im­pu­re­zas, ade­más de que resulta relajante. Jus­to an­tes de ter­mi­nar, en­jua­ga con agua fría; es­to ce­rra­rá los po­ros y evi­ta­rá la pér­di­da in­ne­ce­sa­ria de agua.

El ja­bón a uti­li­zar de­be ser hi­dra­tan­te, pe­ro sin que con­ten­ga fra­gan­cias fuer­tes.

Pa­ra la­var el ca­be­llo, evi­ta que el cham­pú y acon­di­cio­na­dor ten­gan con­tac­to con la piel del ros­tro, ya que es­tos con­tie­nen sa­les que da­ñan y re­se­can la piel.

Si deseas evi­tar ca­llo­si­da­des en ma­nos y pies, ex­fo­lia una vez ca­da sie­te o diez días. De igual ma­ne­ra es im­por­tan­te uti­li­zar lo­cio­nes hu­mec­tan­tes es­pe­cia­les, ya que las ma­nos es­tán en con­tac­to cons­tan­te con el en­torno y en los pies son los que so­por­tan el pe­so, ade­más de pa­sar la ma­yor par­te del tiem­po en­ce­rra­dos en los za­pa­tos.

La ro­pa ajus­ta­da, la fric­ción, el su­dor y los acei­tes na­tu­ra­les de la piel pue­den ge­ne­rar bro­tes de ac­né en el cuer­po, prin­ci­pal­men­te en la es­pal­da. Si quie­res evi­tar es­to, ex­fo­lia con una lo­ción de ba­ño que con­ten­ga áci­do sa­li­cí­li­co en ca­da du­cha des­pués de la jor­na­da de ejer­ci­cios.

No de­bes ol­vi­dar uti­li­zar ro­pa de­por­ti­va trans­pi­ra­ble que man­ten­ga la piel fres­ca y ale­ja­da del su­dor.

Y si tien­des a te­ner mo­re­to­nes cau­sa­dos por la pro­pia ac­ti­vi­dad fí­si­ca, apli­ca una cre­ma con vi­ta­mi­na K, y es­ta ayu­da­rá a acla­rar el área y ha­cer que luz­ca me­jor.

LA CA­RA

La piel de la ca­ra tien­de a ser la más sen­si­ble y afec­ta­da por el ca­lor y el su­dor, por es­to de­bes dar­le el cui­da­do ade­cua­do. Pa­ra lim­piar­la, uti­li­za un ja­bón o cre­ma lim­pia­do­ra ade­cua­da pa­ra ca­da ti­po de piel. Si tien­de a ser re­se­ca, lo me­jor se­rá lim­piar­la con una toa­lli­ta hú­me­da sin al­cohol.

Lue­go, pa­ra re­po­ner el agua que el cuer­po ha per­di­do a tra­vés de la su­do­ra­ción, apli­ca una lo­ción tó­ni­ca y ac­to se­gui­do una cre­ma hi­dra­tan­te se­gún el ti­po de cu­tis y edad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.