En­tre­vis­ta Cen­tral:

“no hay na­da im­po­si­ble cuan­do lo deseas de co­ra­zón”.

Zona N - - Contenido - EN­TRE­VIS­TA CEN­TRAL: Por: Les­lie Po­lan­co / Fotos: Michy­wat­chao / Ma­qui­lla­je y Pei­na­do: abrahan Var­gas, be­lle­za beauty / Locación: exer­ci­se Me­tro­po­li­tan club / Ves­tua­rio: Tien­da Di­cons y Pro­pie­dad De La en­tre­vis­ta­da

Kim­berly Pe­ña “No hay na­da im­po­si­ble cuan­do lo deseas de co­ra­zón”

Cuan­do ha­bla­mos de lo­gros im­por­tan­tes, de­fi­ni­ti­va­men­te hay que men­cio­nar, en pri­mer lu­gar, los que im­pli­can sa­lud y me­jor ca­li­dad de vi­da. Cuan­do a es­to le agre­ga­mos el “su­per­cuer­pa­zo so­ña­do” y los cam­bios que es­tar com­pla­ci­dos con nues­tro cuer­po, oca­sio­nan en nues­tra vi­da, en­ton­ces te­ne­mos una bue­na his­to­ria. Pe­ro hay más, nues­tra en­tre­vis­ta­da fue por mu­chos años una per­so­na obe­sa. De esas que mu­chos di­rían que no tie­nen so­lu­ción. Ha so­bre­pa­sa­do vi­ci­si­tu­des que a po­cos les ha to­ca­do, co­mo so­bre­vi­vir a un fue­go que ca­si ter­mi­na con su vi­da. Sin em­bar­go, na­da de es­to la de­fi­ne. Un día se le­van­tó y de­ci­dió que ya su vi­da no se­ría la mis­ma. Se en­con­tró con de­ce­nas de co­men­ta­rios des­alen­ta­do­res, pe­ro an­tes de su fi­gu­ra, al­go más ha­bía cam­bia­do den­tro de ella. Kim­berly es­ta­ba de­ci­di­da a esa nue­va vi­da. Es­ta que ven aquí hoy, es una jo­ven con una her­mo­sa his­to­ria de de­ter­mi­na­ción. Y tal y co­mo ella lo di­ce, es­ta per­so­na pue­de ser cual­quie­ra de us­te­des. Co­noz­ca­mos un po­co me­jor a es­ta chi­ca sen­ci­lla, sin­ce­ra y con los pies muy bien pues­tos so­bre la tie­rra, ha­cien­do una de las ac­ti­vi­da­des que más dis­fru­ta: ejer­ci­tar su cuer­po.

¿Có­mo te des­cri­bi­rías?

Co­mo una per­so­na en­fo­ca­da, per­se­ve­ran­te y op­ti­mis­ta, que creen sí mis­ma y lu­cha por lo­grar sus me­tas, que ve más allá de la be­lle­za fí­si­ca, y pro­yec­ta de aden­tro ha­cia fue­ra.

¿Qué im­por­tan­cia le das a tu sa­lud y bie­nes­tar fí­si­co?

Ga­ran­ti­zar una vi­da sana y pro­mo­ver el bie­nes­tar de to­do, a to­das las edad es im­por­tan­te pa­ra la cons­truc­ción de so­cie­da­des prós­pe­ras; creo fir­me­men­te en fo­men­tar bue­nos há­bi­tos. Por ex­pe­rien­cia pro­pia pue­do de­cir que lo úni­co que te ga­ran­ti­za­rá el bie­nes­tar fí­si­co es man­te­ner há­bi­tos sa­lu­da­bles y ser dis­ci­pli­na­do pa­ra cum­plir­los. Pa­ra ello, hay que en­ten­der la im­por­tan­cia de una vi­da sa­lu­da­ble más que la apa­rien­cia fí­si­ca.

En­tre­mos en ma­te­ria. Pa­sas­te de ser una jo­ven obe­sa a quien eres hoy. Co­men­ce­mos des­de el prin­ci­pio: ¿qué te hi­zo to­mar la de­ci­sión?

No es fá­cil cre­cer en una so­cie­dad don­de los es­te­reo­ti­pos te en­ca­si­llan co­mo tal cual o cual co­sa. Du­ran­te mi ado­les­cen­cia fui obe­sa y su­frí bas­tan­te. Es un pe­río­do de con­fu­sión don­de pien­sas que va­les por có­mo te ves; pe­ro más que có­mo me veía, no po­día ha­cer lo mis­mo que mis com­pa­ñe­ras, no te­nía las ener­gías ni me sen­tía con las fuer­zas. Eso me hi­zo que­rer bus­car pri­me­ro sen­tir­me me­jor con­mi­go mis­ma y sen­tir­me más sa­lu­da­ble; de ahí em­pe­zó to­do.

Cuén­ta­nos el pro­ce­so del cam­bio.

Co­men­cé a ha­cer ejer­ci­cios jun­to a mi ma­dre, quien me apo­yó en to­do mo­men­to. Me di cuen­ta que a me­di­da que iba avan­zan­do, me sen­tía me­jor y más se­gu­ra de mí mis­ma. El pro­ce­so du­ró seis me­ses; hi­ce va­rios pro­gra­mas de en­tre­na­mien­tos in­ten­sos, acom­pa­ña­dos de die­tas y de mu­cha fuer­za de vo­lun­tad… pe­ro te­nía una me­ta y que­ría lo­grar­la y de­mos­trar­me a mí mis­ma que yo po­día.

¿Con qué obs­tácu­los te en­con­tras­te?

La gen­te ne­ga­ti­va que te di­ce: "NO LO VAS A LO­GRAR, ES­TÁS DE­MA­SIA­DO GOR­DA". Fue una cons­tan­te lu­cha men­tal con­mi­go mis­ma, y lo lo­gré, por­que que­rer es po­der.

¿Lle­gas­te en al­gún mo­men­to a sen­tir que no ibas a lo­grar tu co­me­ti­do?

Sí, no hay ca­mi­nos fá­ci­les y cam­biar tus há­bi­tos y es­ti­lo de vi­da es un gran cam­bio. Co­mo se­res hu­ma­nos nos re­sis­ti­mos al cam­bio por na­tu­ra­le­za, pe­ro en esos mo­men­tos me vi­sua­li­za­ba co­mo yo que­ría ser y lo que que­ría lo­grar y eso me dio el em­pu­je pa­ra rom­per esas ba­rre­ras men­ta­les.

¿Par­ti­ci­pas­te en una com­pe­ten­cia de fit­ness... ¿qué tal la ex­pe­rien­cia?

Fue una gran ex­pe­rien­cia, al­go que me pro­pu­se; sa­ber de dón­de ve­nía y lle­gar a una com­pe­ten­cia de fit­ness fue con­ven­cer­me a mí mis­ma de la for­ta­le­za que te­ne­mos los se­res hu­ma­nos pa­ra lo­grar nues­tros sue­ños.

APREN­DÍ A QUE­RER­ME MÁS, A CUI­DAR­ME MÁS Y A VA­LO­RAR CA­DA MI­NU­TO DE MI VI­DA.

Es al­go que a pe­sar de que me en­se­ñó mu­cho, no lo vol­ve­ría a ha­cer. Los cam­bios fí­si­cos son muy drás­ti­cos y ese no es mi ob­je­ti­vo.

En tu vi­da has te­ni­do mo­men­tos muy di­fí­ci­les. ¿Có­mo has lo­gra­do que esos mo­men­tos no ter­mi­nen de­fi­nién­do­te co­mo per­so­na?

Un mo­men­to mar­ca la di­fe­ren­cia, es­ta­ba en cui­da­dos in­ten­si­vos, con que­ma­du­ras muy se­rias y obe­sa, el mis­mo día de mi cum­plea­ños. Pen­sé que era un men­sa­je de pa­pa Dios de que al­go en mi vi­da de­bía cam­biar, pues to­dos los pro­ce­di­mien­tos fue­ron más do­lo­ro­sos y tan­to yo co­mo mi fa­mi­lia su­fri­mos mu­cho, yo di­ría que ese fue el pun­to de no re­torno, don­de de­ci­dí apro­ve­char el re­ga­lo de vi­da que ha­bía re­ci­bi­do. Apren­dí a que­rer­me más, a cui­dar­me más y a va­lo­rar ca­da mi­nu­to de mi vi­da.

¿Al­gu­na anéc­do­ta que te ha­ya su­ce­di­do en el tra­yec­to de tu cam­bio?

Aun­que es­ta­ba en una die­ta ri­gu­ro­sa y pa­ra mi ma­dre yo la lle­va­ba al pie de la le­tra, yo es­con­día la co­mi­da sin que ella se die­ra cuen­ta… Me en­ga­ña­ba a mí mis­ma, pe­ro lue­go te das cuen­ta de eso.

¿Qué es pa­ra ti be­lle­za fí­si­ca?

La be­lle­za fí­si­ca no es más que el com­ple­men­to de lo que trans­mi­tes des­de tu in­te­rior, lo que lle­vas con­ti­go.

¿En que sen­ti­do ha cam­bia­do tu vi­da des­de que de­ci­dis­te po­ner la sa­lud en pri­mer lu­gar?

En to­dos los sen­ti­dos, yo di­ría que hoy soy otra per­so­na, más enér­gi­ca, más sana y cons­cien­te y se­gu­ra de mí mis­ma.

¿Qué le di­rías a las per­so­nas que pien­san que no pue­den lo­grar un cam­bio en su vi­da?

Les di­ría que si yo pu­de, ¿por qué ellos no?, que no hay na­da im­po­si­ble cuan­do lo deseas de co­ra­zón y te pro­po­nes ver­da­de­ra­men­te lo­grar­lo.

Pa­ra ti, ¿qué in­gre­dien­tes no de­ben fal­tar pa­ra con­se­guir las me­tas que nos pro­pon­ga­mos?

Dis­ci­pli­na, cons­tan­cia y, so­bre to­do, nun­ca de­jar de so­ñar.

34

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.