Ananda in The Himalayas: Des­tino ideal pa­ra me­di­tar

des­tino ideal pa­ra me­di­tar

Zona N - - Contenido -

Es ne­ce­sa­rio de vez en cuan­do bus­car la for­ma de ale­jar­nos de to­do y de­di­car­nos tiem­po, no so­la­men­te pa­ra re­la­jar el cuer­po, sino tam­bién el al­ma. A veces la car­ga emo­cio­nal ne­ga­ti­va in­to­xi­ca nues­tro or­ga­nis­mo y en­con­trar un lu­gar que nos trans­mi­ta esa paz y tran­qui­li­dad que ne­ce­si­ta­mos pa­ra equi­li­brar nues­tro ser in­te­rior y li­be­rar to­do lo ne­ga­ti­vo, se vuel­ve vi­tal. Ubi­ca­do en la In­dia, se en­cuen­tra Ananda. Es­te tran­qui­lo re­sort con spa en las la­de­ras del Hi­ma­la­ya es con­si­de­ra­do unos de los me­jo­res des­ti­nos del mundo pa­ra me­di­tar y te­ner ese en­cuen­tro con tu ser in­te­rior.

Las lu­jo­sas ha­bi­ta­cio­nes tie­nen un to­que an­ti­guo, pe­ro bien con­ser­va­do y dis­po­nen de bal­cón pri­va­do y ba­ñe­ra in­de­pen­dien­te. Es­tas sui­tes tie­nen, ade­más, ca­rac­te­rís­ti­cas dis­tin­ti­vas co­mo sa­la de es­tar, co­me­dor o jar­dín pri­va­do, ofre­cien­do a sus hués­pe­des la po­si­bi­li­dad de es­tar en un es­pa­cio de tran­qui­li­dad y co­mo­di­dad.

Con vis­tas al río Gan­ges, el ho­tel cuen­ta con un spa es­pe­cia­li­za­do pa­ra con­sen­tir y re­no­var nues­tro cuer­po. Tra­ta­mien­tos de pér­di­da de pe­so, cla­ses de yo­ga y me­di­ta­ción, ex­pe­rien­cias de bie­nes­tar y en­tre­na­mien­to per­so­nal. Ade­más de ofre­cer gim­na­sio, sau­na

y ba­ño tur­co (ham­mam).

Su spa tam­bién cuen­ta con tra­ta­mien­to ayur­vé­di­co, que tie­ne co­mo fi­na­li­dad lim­piar y res­tau­rar el equi­li­brio en­tre el cuer­po, la men­te y el es­pí­ri­tu. Pa­ra es­te, se uti­li­zan re­gí­me­nes de ali­men­ta­ción, hier­bas me­di­ci­na­les, ejer­ci­cios, me­di­ta­ción, fi­sio­te­ra­pia y otros mé­to­dos. Es un ti­po de tra­ta­mien­to de Me­di­ci­na Com­ple­men­ta­ria y Al­ter­na­ti­va (MCA).

Las ins­ta­la­cio­nes in­clu­yen un cam­po de golf, una pis­ci­na y un her­mo­so jar­dín. Un res­tau­ran­te que sir­ve pla­tos lo­ca­les e in­ter­na­cio­na­les, mien­tras que el Tea Loun­ge ofre­ce be­bi­das ca­lien­tes y ape­ri­ti­vos. Tam­bién se ofre­cen be­bi­das con y sin al­cohol jun­to a la pis­ci­na.

Es­te ex­clu­si­vo lu­gar pro­me­te brin­dar­te una pau­sa a la vi­da co­ti­dia­na y da la opor­tu­ni­dad de aden­trar­te den­tro de tu pro­pio ser, re­la­jar­te, me­di­tar y ha­cer un en­cuen­tro con tu yo in­terno. Quie­nes han vi­vi­do la ex­pe­rien­cia de ter­mi­nar sus va­ca­cio­nes con unos días en es­te ma­ra­vi­llo­so lu­gar, afir­man qué ma­sa­jes pue­den ser con­si­de­ra­dos ce­re­mo­nia­les, su­peran­do las más al­tas ex­pec­ta­ti­vas.

Den­tro de to­da la paz que al­ber­ga es­te lu­gar tam­bién es­tá la po­si­bi­li­dad de sa­lir de la zo­na ha­bi­tual de con­fort y re­co­rrer los al­re­de­do­res del ho­tel pa­ra rea­li­zar una am­plia va­rie­dad de ac­ti­vi­da­des y co­no­cer las cos­tum­bres lo­ca­les. Ex­cur­sio­nes de sen­de­ris­mo pa­ra dis­fru­tar de las im­po­nen­tes vis­tas a los Himalayas, rea­li­zar un raf­ting en los rá­pi­dos del río Gan­ges, pre­sen­ciar una ce­re­mo­nia “Gan­ga Aar­ti” en el na­ci­mien­to del río Gan­ges o ha­cer un sa­fa­ri a tra­vés del Par­que Na­cio­nal Ra­ja­ji son só­lo al­gu­nas de las al­ter­na­ti­vas.

18

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.