Neu­ro­ar­qui­tec­tu­ra: Crean­do es­pa­cios pa­ra el bie­nes­tar

Crean­do Es­pa­cios pa­ra El Bie­nes­tar

Zona N - - Contenido -

Las re­la­cio­nes en­tre el es­pa­cio, la cog­ni­ción hu­ma­na y los es­ta­dos men­ta­les ha da­do lu­gar a un nue­vo cam­po: la neu­ro­ar­qui­tec­tu­ra. Es­ta cien­cia bus­ca com­pren­der có­mo reac­cio­nan nues­tros sen­ti­dos y emo­cio­nes res­pec­to a los am­bien­tes que nos ro­dean pa­ra así di­se­ñar es­pa­cios que nos ofrez­can ex­pe­rien­cias po­si­ti­vas pa­ra la sa­lud, el bie­nes­tar y la pro­duc­ti­vi­dad. La neu­ro­ar­qui­tec­tu­ra es una cien­cia ama­ble y re­cien­te que se cen­tra en cues­tio­nes co­mo el co­lor, la luz, el di­se­ño fí­si­co y la acús­ti­ca, en­tre muchas otras con el fin de con­di­cio­nar los am­bien­tes pa­ra que sean más có­mo­dos y pla­cen­te­ros.

Siem­pre he­mos sa­bi­do que los co­lo­res afec­tan nues­tras emo­cio­nes, por eso de­be­mos ele­gir aque­llos que se­rán uti­li­za­dos en ca­da área de la ca­sa u ofi­ci­na, se­gún su uso y nues­tra per­so­na­li­dad, pa­ra es­ti­mu­lar nues­tra men­te.

An­tes de ha­cer la elec­ción, es im­por­tan­te to­mar en cuen­ta pa­ra qué se­rá uti­li­za­do el es­pa­cio y pa­ra quién, ya que de­be ir acor­de a la per­so­na­li­dad y su fin.

Co­lo­res co­mo el blan­co, que nos trans­mi­te paz y da la sen­sa­ción de am­pli­tud, y el azul que evo­ca a la tran­qui­li­dad, son idea­les lu­ga­res don­de se bus­que des­can­sar. El vio­le­ta se en­cuen­tra li­ga­do a la me­di­ta­ción y es­pi­ri­tua­li­dad, en sus to­na­li­da­des la­van­da tie­nen un po­ten­te efec­to se­dan­te, ideal pa­ra en dor­mi­to­rio del bebé o un lu­gar des­ti­na­do a me­di­ta­ción.

Cuan­do ha­bla­mos de la ilu­mi­na­ción, tan­to de nues­tra sa­la de es­tar, dor­mi­to­rio y ofi­ci­na, de­be­mos to­mar en cuen­ta que mien­tras más luz na­tu­ral lo­gre en­trar en es­tos lu­ga­res, ma­yor se­rá la sen­sa­ción de am­pli­tud, que resulta vi­tal pa­ra nues­tro bie­nes­tar ya que cuan­do se pro­du­ce el efec­to con­tra­rio se pue­de ex­pe­ri­men­tar es­trés y an­sie­dad, ade­más de afec­tar nues­tro com­por­ta­mien­to. Si tus es­pa­cios no cuen­tan con am­plias ven­ta­nas o no tie­nen la ubi­ca­ción ade­cua­da, pue­des uti­li­zar lám­pa­ras en los lu­ga­res que sean más ne­ce­sa­rias y así lo­grar el efec­to bus­ca­do. En cuan­to al di­se­ño y sus com­ple­men­tos, for­mas me­nos rí­gi­das y con for­mas cur­vas ayu­dan al flu­jo de pen­sa­mien­tos y crea­ti­vi­dad, ade­más de dar la sen­sa­ción de es­tar en un lu­gar más flui­do.

La uti­li­za­ción de tex­ti­les sua­ves y fres­cos en áreas de des­can­so, co­mo los co­ber­to­res de las ca­mas pue­de ayu­dar a lo­grar un ma­yor des­can­so. En el ca­so de las sa­las de es­tar, se re­co­mien­da uti­li­zar mue­bles con co­lo­res só­li­dos en to­na­li­da­des sua­ves o con es­tam­pa­dos pe­que­ños que per­mi­tan ju­gar un po­co más con al­gu­nos com­ple­men­tos co­mo co­ji­nes y man­tas. Tam­bién la se­lec­ción de cua­dros, y de­co­ra­ción pa­ra me­sa de cen­tro o es­tan­te­rías de­be ar­mo­ni­zar con los es­pa­cios en los que se en­cuen­tren, ya que to­do es­to in­flu­ye en la men­te de quie­nes lo fre­cuen­tan. Te­ner pe­que­ñas fuen­tes o plan­tas en lu­ga­res es­tra­té­gi­cos del ho­gar tam­bién pue­den ayu­dar al flu­jo de las ener­gías y brin­dan una sen­sa­ción de fres­cu­ra, ya que, en el ca­so de las pla­tas, ayu­dan a lim­piar el ai­re de los es­pa­cios don­de se en­cuen­tren.

14

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.