Lo co­no­cí on­li­ne

Zona N - - Contenido -

NOE­LIA AL­MON­TE

¡Yo sí que lo co­no­cí on­li­ne! Un día re­vi­san­do mis re­des de­ci­dí des­car­gar Tin­der, so­lo pa­ra ver qué era lo que to­do el mun­do ha­bla­ba de es­ta apli­ca­ción. Lue­go de crear mi per­fil, em­pe­cé el swi­pe left. Ha­bían mu­chos chi­cos ahí, pe­ro na­da que me hi­cie­ra que­rer dar ha­cia la de­re­cha, has­ta que vi a al­guien va­ga­men­te co­no­ci­do, se pa­re­cía a al­guien que me ha­bían pre­sen­ta­do en una oca­sión. Pues por es­to, le doy a acep­tar y lue­go me doy cuen­ta que el chi­co tam­bién lo ha he­cho. Des­pués de eso con­fir­mo que no es la per­so­na que creía, pe­ro de to­dos mo­dos nos po­ne­mos a ha­blar y a com­par­tir gus­tos y in­tere­ses. La con­ver­sa­ción sal­tó de Tin­der a What­sapp y ahí to­do fue flu­yen­do me­jor has­ta que de­ci­di­mos jun­tar­nos pa­ra co­no­cer­nos. Des­de que nos vi­mos, nos di­mos cuen­ta que ha­bía un in­te­rés más allá de las pan­ta­llas de los ce­lu­la­res.

A par­tir de ese día nos de­di­ca­mos a co­no­cer­nos co­mo pa­re­ja y aquí es­ta­mos, lue­go de más de un año, muy ena­mo­ra­dos.

DO­RIS CA­BRE­RA

Nun­ca iba a ima­gi­nar­me que Fa­ce­book me trae­ría el amor. No acos­tum­bra­ba res­pon­der men­sa­jes de nin­gún desconocido y ese día, de pu­ro abu­rri­mien­to, se me ocu­rrió res­pon­der dos “ho­la”, bien an­ti­guos. Uno de ellos me res­pon­dió con una pro­pues­ta: “Si me das tu nú­me­ro, te pon­go una re­car­ga”. Me enojó tan­to, que le res­pon­dí al­gu­nas gro­se­rías, pe­ro pa­ra mi sor­pre­sa ni le mo­les­ta­ron, y con­tes­tó: “Dá­me­lo, y si te mo­les­to, blo­quéa­me”; bueno, no pue­do ne­gar que me pa­re­cía un cal­vo muy gua­po; así que le en­vié el nú­me­ro. Lue­go de ahí ha­bla­mos du­ran­te unas dos ho­ras se­gui­das por ce­lu­lar, y no sé si fue la quí­mi­ca, fí­si­ca o qué, pe­ro a par­tir de ese mo­men­to no hu­bo día sin que no char­lá­ra­mos. Ini­ció

un no­viem­bre, y de­ci­di­mos co­no­cer­nos en su día de cum­plea­ños –14 de fe­bre­ro– cer­ca del Mo­nu­men­to. No sé si era pre­dis­po­si­ción mía, pe­ro me sen­tía enamo­ra’. Esa tar­de mar­có un re­co­rri­do que lle­va cua­tro años, y que no es­pe­ro ter­mi­nar…

AL­TA­GRA­CIA AL­VA­RA­DO

Mi es­po­so y yo nos co­no­ci­mos a tra­vés de Fa­ce­book, sien­do él de Gua­te­ma­la y yo de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na.

Un día él subió una imagen de un hermoso ca­cho­rro, y yo amo los ani­ma­les. La fo­to me sur­gió co­mo su­ge­ri­da por­que te­nía­mos un ami­go en co­mún. Al gus­tar­me tan­to la imagen le co­men­té y, al pa­re­cer, le agra­dó mi co­men­ta­rio. De in­me­dia­to me man­dó una so­li­ci­tud de amis­tad, y lue­go de una bre­ve re­vi­sión de su per­fil, va­rios días des­pués, la acep­té.

Co­men­za­mos a ha­blar y la ver­dad es que me en­can­tó des­de el pri­mer día que lo vi en fotos. A par­tir de ahí, po­co a po­co nos fui­mos in­vo­lu­cran­do a tra­vés de Fa­ce­book y Mes­sen­ger. ¡Có­mo ol­vi­dar esos días!

Yo no pen­sa­ba que era po­si­ble lo­grar una quí­mi­ca a tra­vés de un me­dio elec­tró­ni­co, pe­ro hoy so­mos un ejem­plo de ello. Hoy en día te­ne­mos seis años de re­la­ción y tres años de ca­sa­dos. De esos años, du­ra­mos dos so­lo ha­blan­do por las re­des. Al año y me­dio de es­tar ha­blan­do, él se de­ci­de a ve­nir, co­no­cer­me y ha­cer­nos no­vios for­mal­men­te. Así que cuan­do lle­gó, fue al­go hermoso... ¡no se pue­de ex­pli­car!

YAHAI­RA MO­RA­LES

Sien­do él de Puer­to Ri­co y yo de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, nos co­no­ci­mos por Yahoo.com en el año 2004. Co­men­za­mos ha­blar por el chat, al prin­ci­pio co­mo ami­gos y lue­go nos co­mu­ni­cá­ba­mos por el te­lé­fono. Ahí em­pe­za­mos a co­no­cer­nos me­jor. En el 2008 de­ci­di­mos co­men­zar una re­la­ción amo­ro­sa y nos vi­mos per­so­nal­men­te en fe­bre­ro de ese mis­mo año. A par­tir de eso él me vi­si­ta­ba ca­da seis me­ses. En el 2010 nos com­pro­me­ti­mos y nos ca­sa­mos en el 2011. Me fui a vi­vir a Puer­to Ri­co don­de ten­go vi­vien­do cinco años. Pro­crea­mos un hi­jo y una hi­ja, nues­tra fa­mi­lia es muy uni­da y mi es­po­so ma­ra­vi­llo­so; me ha apo­ya­do en to­do y me ha mo­ti­va­do a es­tu­diar en la Universidad. Des­de que ha­blé con él, la pri­me­ra vez, su­pe que era el hom­bre que siem­pre ha­bía es­pe­ra­do. Ca­da día que pa­sa me lo de­mues­tra con su amor y res­pe­to, igual que yo ha­cia el.

GA­BRIE­LA HEN­RÍ­QUEZ

El me­jor y más tierno ma­len­ten­di­do en una red so­cial ter­mi­nó con­vir­tién­do­se en la re­la­ción más bo­ni­ta y don­de me he sen­ti­do más com­ple­ta de mi his­to­ria.

To­do em­pe­zó con un sim­ple co­men­ta­rio que hi­ce en una fo­to don­de veía uno de mis me­jo­res ami­gos en un jun­te con amis­ta­des y le pe­lea­ba por no ha­ber­me in­vi­ta­do ese día. Cuan­do de mo­men­to re­ci­bo una res­pues­ta de un jo­ven el cual no co­noz­co, ha­cién­do­me pre­gun­tas so­bre ese día, pe­ro yo más que per­di­da, sim­ple­men­te le di­je que de qué ha­bla­ba si no es­tu­ve en ese lugar, pues esa per­so­na era un ami­go de mi ami­go (de los que sí es­tu­vie­ron pre­sen­tes) que se con­fun­dió pen­san­do que era una de las chi­cas que es­tu­vo en la fies­ta y que­ría tener con­tac­to con­mi­go. Así em­pe­zó a ha­blar­me y yo, di­ga­mos que un po­co du­do­sa, se­guí ha­blan­do con él. él re­sul­to ser un amor, una per­so­na ca­ri­ño­sa y muy aten­ta, el cual a to­da ho­ra es­tu­vo pendiente de mi, y al fi­nal, lue­go de tan­tos men­sa­jes por BBM, se de­ci­dió a in­vi­tar­me a ce­nar. Fue tan gra­cio­so ver­lo ner­vio­so y a su mis­ma vez muy in­tere­sa­do, que al pa­so del tiem­po, des­de ese día del ma­len­ten­di­do de los co­men­ta­rios, aún se­gui­mos es­tan­do jun­tos y to­do con él es de co­lor de ro­sas.

¡PRECAUCIÓN!

Po­dría ter­mi­nar sien­do muy ten­ta­dor co­no­cer al amor de tu vi­da me­dian­te una pla­ta­for­ma di­gi­tal, pe­ro ¡cui­da­do!

El mun­do vir­tual pue­de en­mas­ca­rar per­so­na­li­da­des fal­sas y es im­por­tan­te es­tar se­gu­ro con quién es­tás tra­tan­do.

A to­mar en cuen­ta:

-No ofrez­cas in­for­ma­cio­nes per­so­na­les de im­por­tan­cia a per­so­nas des­co­no­ci­das me­dian­te pla­ta­for­mas di­gi­ta­les.

-No te ade­lan­tes. De­ja que la con­ver­sa­ción con esa per­so­na flu­ya, pe­ro evi­ta que se sal­ga de con­trol.

-Si pau­tan en­con­trar­se en el al­gún lugar pa­ra co­no­cer­se fi­nal­men­te, eli­ge siem­pre un lugar con­cu­rri­do co­mo las pla­zas, evi­ta que­dar com­ple­ta­men­te a so­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.