Lau­ra C. y Luis Frank Var­gas “Don­de sea, pe­ro jun­tos”

“Don­de sea, pe­ro jun­tos”

Zona N - - Contenido -

La aven­tu­ra y los via­jes de­fi­nen per­fec­ta­men­te a es­ta pa­re­ja de jó­ve­nes que, sin lugar a du­das, de­mues­tran que re­co­rrer el ca­mino de la vi­da jun­tos es igual de pla­cen­te­ro que re­co­rrer los ca­mi­nos al via­jar y co­no­cer co­sas nue­vas. Lau­ra y Luis, aún sien­do una pa­re­ja jo­ven, nos cuen­tan –me­dian­te es­ta en­tre­vis­ta– có­mo lo­gran ba­lan­cear su ma­tri­mo­nio en­tre la co­ti­dia­ni­dad, la vi­da per­so­nal y, por su­pues­to, via­jar.

¿Có­mo se co­no­cie­ron Lau­ra y Luis?

Nues­tras ma­dres han si­do ami­gas des­de muy jó­ve­nes. En una oca­sión la fa­mi­lia de él de­ci­dió acom­pa­ñar a mi fa­mi­lia al Pi­co Duarte, en un via­je que ha­ce­mos to­dos los años, y allá arri­ba, con el frío y las fo­ga­tas yo (Lau­ra) que­dé im­pac­ta­da, pe­ro era un po­co tí­mi­da en ese sen­ti­do y no me atre­vía a de­jár­se­lo no­tar. Lue­go del via­je em­pe­za­mos a sa­lir en­tre ami­gos y en­ton­ces él em­pe­zó a in­tere­sar­se, se la pu­se un po­co di­fí­cil al prin­ci­pio (ri­sas), pe­ro fi­nal­men­te me pi­dió que fue­ra su no­via y no lo du­de ni un se­gun­do.

¿Có­mo des­cri­bi­rían su re­la­ción?

Nues­tra re­la­ción es su­per­chu­la, so­mos muy aven­tu­re­ros, nos en­can­ta via­jar, co­no­cer lu­ga­res nue­vos, co­no­cer gen­te, la pla­ya… So­mos muy ocu­rren­tes y chis­to­sos uno con otro y por eso siem­pre nos es­ta­mos rien­do, al­go que ayu­da mu­cho a man­te­ner la re­la­ción; aun­que tam­bién te­ne­mos nues­tros mo­men­tos de se­rie­dad, co­mo en to­da re­la­ción.

¿Cuál con­si­de­ran que ha si­do su re­to más im­por­tan­te co­mo pa­re­ja? ¿Có­mo lo han su­pe­ra­do?

Creo que nues­tro re­to es sim­ple­men­te man­te­ner siem­pre esa chis­pa que nos ca­rac­te­ri­za, pues el día a día, la ru­ti­na, el tra­ba­jo, lle­van a mu­chas re­la­cio­nes a en­trar en la mo­no­to­nía y ter­mi­nan vol­vién­do­se re­la­cio­nes abu­rri­das, en nues­tro ca­so te­ne­mos ya 10 años jun­tos y no hay un so­lo día que no nos ria­mos de nues­tras pro­pias ocu­rren­cias. En­ten­de­mos que es la cla­ve pa­ra su­pe­rar cual­quier pro­ble­ma en una re­la­ción y es­pe­ra­mos en Dios que po­da­mos se­guir así.

Si tu­vie­ran que ele­gir un pa­sa­tiem­po jun­tos, ¿cuál se­ría?

De­por­tes, en to­do el sen­ti­do de la pa­la­bra. Nos en­can­tan los de­por­tes, él de­be es­tar fe­liz pues la ma­yo­ría de las chi­cas no son tan fa­ná­ti­cas, pe­ro en nues­tro ca­so, cuan­do se ha­bla de ver un jue­go de fút­bol (Real Ma­drid, cla­ro es­tá) es un to­que de que­da, y sa­be­mos le­van­tar­nos un do­min­go a las 7 a.m. si es ne­ce­sa­rio, com­prar unas cer­ve­zas y sen­tar­nos con ami­gos a ver el jue­go.

Y si ir a la pla­ya po­dría con­si­de­rar­se un

hobby, pues ese se­ría el se­gun­do.

¿Có­mo ha si­do la vi­da pa­ra us­te­des des­pués de ha­ber dado el “Sí, acep­to”?

La mis­ma fe­li­ci­dad de tener a tu la­do a tu me­jor ami­go, pe­ro aho­ra ba­jo un mis­mo te­cho. Nos reí­mos tan­to uno con otro que nos en­can­ta pa­sar tiem­po jun­tos.

¿Cuál ha si­do la aven­tu­ra más gran­de que han em­pren­di­do en cuan­to a via­jes se re­fie­re?

¡Co­lom­bia! Ese via­je fue sim­ple­men­te lo má­xi­mo. Ini­cial­men­te íba­mos so­lo no­so­tros dos, lue­go un ami­go se ani­mó a acom­pa­ñar­nos, des­pués otros ami­gos más y fi­nal­men­te nos fui­mos #lo­so­cho y fue la aven­tu­ra que más he­mos dis­fru­ta­do co­mo pa­re­ja. Fui­mos a Bo­go­tá, Me­de­llín, Car­ta­ge­na y pa­sa­mos por Ba­rran­qui­lla a ver un jue­go de fút­bol; ca­da ciu­dad con su en­can­to, ca­da día con sus his­to­rias... ¡un via­je inol­vi­da­ble!

¿Qué es lo que más dis­fru­tan de via­jar y co­no­cer el país jun­tos?

El ca­mino, nos en­can­tan esas lar­gas char­las que so­lo sur­gen en me­dio de una ca­rre­te­ra, don­de no es­ta­mos pe­ga­dos al ce­lu­lar, sino con­cen­tra­dos en nues­tra con­ver­sa­ción.

Con un Sil­vio, Pa­blo o Se­rrat de fon­do y el ca­mino. Nos en­can­ta que, co­mo am­bos so­mos aven­tu­re­ros, no va­mos pe­ga­dos a un plan; si nos en­con­tra­mos una pla­ya es­con­di­da y nos pa­re­ce in­tere­san­te, nos des­mon­ta­mos y nos da­mos un cha­pu­zón. Son mu­chas las pla­yas que he­mos co­no­ci­do de es­ta for­ma.

¿Ha­cia dón­de se­ría el via­je de sus sue­ños?

Un via­je per­fec­to se­ría co­no­cer to­da Eu­ro­pa sin ex­cep­ción. Ya Lau­ra co­no­ce una gran par­te, pe­ro nos gus­ta­ría co­no­cer esos paí­ses que no son tan tu­rís­ti­cos, en­trar a los pue­bli­tos pe­que­ños, co­no­cer la gen­te, las cos­tum­bres, pro­bar la co­mi­da lo­cal, be­ber los vinos de la zo­na.

¿Qué es lo más dis­fru­tan ha­cer jun­tos?

Via­jar jun­tos, no im­por­ta el des­tino, ya sea en nues­tro país u otro. Si es lo­cal, nos

en­can­ta mon­tar­nos en nues­tro vehícu­lo y co­no­cer al­gún pue­blo y lugar nue­vo. Cuan­do va­mos en esos via­jes, nos en­can­ta pa­rar­nos en al­gún si­tio tí­pi­co y pro­bar al­go nue­vo.

¿Cuál es el re­cuer­do más gra­cio­so que tie­nen?

Yo (Lau­ra) hi­ce que él me pi­die­ra que fue­ra su no­via “de nue­vo” lue­go de más de cua­tro años de no­viaz­go. Pues yo de­cía que él nun­ca ha­bía he­cho la pre­gun­ta for­mal­men­te y fi­nal­men­te me lo vol­vió a pe­dir de­lan­te de nues­tros ami­gos. Real­men­te si me ha­bía he­cho la pre­gun­ta en un prin­ci­pio y de la ma­ne­ra más ro­mán­ti­ca, for­man­do un rom­pe­ca­be­zas.

¿Cuál se­ría un re­ga­lo ideal pa­ra us­te­des?

Pro­ba­ble­men­te un pa­sa­je con des­tino abier­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.