Fe­bre­ro: ¡amor a las bue­nas… o a las ma­las!

Zona N - - Contenido - ZO­NAN PREGÚNTALE A juan Juan La Mur Psi­có­lo­go clí­ni­co y es­cri­tor Juan­la­mur.com / juan­la­mur100@gmail.com zo­nan@lis­tin­dia­rio.com

Cuen­ta el fa­bu­la­dor que un pá­ja­ro se enamo­ró de un hermoso pez que muy con­ten­to le co­rres­pon­día des­de la pro­fun­di­dad del es­tan­que, pe­ro al­go iba mal: no en­ten­dían por qué si se ama­ban tan­to, no po­dían es­tar jun­tos. Has­ta que la sa­bia voz del bos­que lo acla­ró to­do… "Un pez y un pá­ja­ro pue­den enamo­rar­se…".

¿PE­RO DÓN­DE VAN A VI­VIR?

El amor tam­bién tie­ne su ca­len­da­rio, su mes de ce­le­bra­ción… su día se­ña­la­do… ese 14 es­ta­mos obli­ga­dos a sa­car­lo de los rin­co­nes, a dar­le su vuel­te­ci­ta, a sa­cu­dir­le el pol­vo… Pe­ro na­die, y con es­to di­go ¡NA­DIE! in­ten­te de­jar­lo pa­sar sin pe­na ni glo­ria… Im­por­ta po­co que seas o no mi al­ma ge­me­la, na­da que ver si so­mos tan di­fe­ren­tes, pa­re­jas dis­pa­re­jas o po­los opues­tos que ter­mi­nan elec­tro­cu­ta­dos; pe­ro en fe­bre­ro tie­ne que pro­du­cir­se el amor a las bue­nas o a las ma­las…

LOS MIS­TE­RIOS DEL APA­REA­MIEN­TO:

En las di­fe­ren­tes es­pe­cies, el apa­rea­mien­to siem­pre se­rá mo­ti­vo de in­ves­ti­ga­ción y cu­rio­si­dad cien­tí­fi­ca. Pro­ba­ble­men­te, en ese ni­vel pri­mi­ge­nio se en­cuen­tran las res­pues­tas a las in­quie­tan­tes pre­gun­tas que so­le­mos ha­cer­nos. ¿Por qué me he enamo­ra­do de una per­so­na tan di­fe­ren­te a mí? ¿Qué pu­de ver­le a es­te mar­ciano que se vol­vió per­fec­to an­te mis ojos? ¿Por qué me pa­re­cía to­do tan ma­ra­vi­llo­so al prin­ci­pio de la re­la­ción? ¿Có­mo se ex­pli­ca es­te tor­be­llino que me arras­tra ha­cia las lla­mas del amor y en don­de qui­sie­ra ar­der? ¿Se­rá que el me­jor do­ta­do, en­tre dos ri­va­les, es­tá des­ti­na­do a que­dar­se con el territorio y la hem­bra desea­da, y así ga­ran­ti­zar el fu­tu­ro de la es­pe­cie?

Y si es­to úl­ti­mo es cier­to, en­ton­ces el enamo­ra­mien­to po­dría ser tan so­lo una tram­pa ins­ta­la­da en nues­tro ADN pa­ra im­po­ner sus re­que­ri­mien­tos ge­né­ti­cos y lue­go me­ter­nos y aban­do­nar­nos en una ca­sa pa­ra con­vi­vir con un buen se­men­tal y su hem­bra en ce­lo que al cum­plir­se el pla­zo de las di­fe­ren­cias, mo­ri­rán en el sin­sen­ti­do, la an­gus­tia y el has­tío con­yu­gal.

DE­PEN­DEN­CIA

En­trar y per­ma­ne­cer en una re­la­ción por com­pen­sa­ción, ter­mi­na­rá mu­ti­lan­do la con­vi­ven­cia. El cón­yu­ge que sien­te la res­pon­sa­bi­li­dad de “equi­li­brar” al otro, de sos­te­ner­lo en sus caí­das y vicios, de re­pre­sen­tar el rol es­ta­bi­li­za­dor, ter­mi­na ago­ta­do en sus in­ten­tos de com­ple­men­tar­se. Una re­la­ción no pue­de so­bre­vi­vir si al­guien ac­túa siem­pre co­mo bas­tón o pe­so muer­to. Yo soy el ra­cio­nal, tú la lo­ca de re­ma­te… ella la sal­va­do­ra, él la víc­ti­ma… Es­ta re­par­ti­ción de pa­pe­les an­ta­gó­ni­cos so­lo ha­ce de la re­la­ción una pe­lí­cu­la muy ma­la, abu­rri­da, y que pro­vo­ca de­seos de sa­lir­se de la sa­la.

BA­LAN­ZA

Cuan­do la con­vi­ven­cia se ha­ce in­sos­te­ni­ble, el te­ma de la ba­lan­za trae nue­vos ai­res de per­ma­nen­cia. Se co­lo­can de­ter­mi­na­das in­com­pa­ti­bi­li­da­des de un la­do y afi­ni­da­des en el otro. El úni­co resultado es ge­ne­rar más am­bi­va­len­cia, más du­das y desa­so­sie­go.

¿Có­mo po­dría us­ted re­cu­rrir a una ba­lan­za cuan­do se en­fren­ta a un as­pec­to fun­da­men­tal, bá­si­co en su es­truc­tu­ra co­mo per­so­na? Su com­pa­ñe­ro po­dría tener to­das las bue­nas cua­li­da­des que us­ted es­pe­ra, pe­ro la exis­ten­cia de un so­lo as­pec­to que aten­te con­tra esa es­truc­tu­ra, des­ca­li­fi­ca to­do in­ten­to de “po­ner­lo en la ba­lan­za” ¿Per­ma­ne­ce­ría us­ted ca­sa­da con un es­ta­fa­dor aun­que ten­ga to­das las bue­nas cua­li­da­des del mun­do?

ES­TI­LO DE VI­DA

Las pa­re­jas dis­pa­re­jas se as­fi­xian, se aho­gan cuan­do no com­par­ten un es­ti­lo de vi­da si­mi­lar. La fá­bu­la del pá­ja­ro y el pez nos de­ja co­mo va­lio­sa en­se­ñan­za que us­ted pue­de “enamo­rar­se”, in­clu­so “amar” a esa per­so­na tan es­pe­cial pa­ra us­ted, pe­ro si las di­fe­ren­cias en el en­tra­ma­do de “có­mo vi­vir” no es­tán ali­nea­das, la­men­ta­ble­men­te, to­da la edi­fi­ca­ción, tar­de o tem­prano, se ven­drá aba­jo. Una re­la­ción es par­te de la vi­da, no su sus­ti­tu­to. Cuan­do per­mi­ti­mos su­mar­nos o adap­tar­nos a re­ga­ña­dien­tes al di­se­ño de vi­da de nues­tro com­pa­ñe­ro, es­ta­mos hi­po­te­can­do lo más va­lio­so de nues­tra exis­ten­cia. Si su pa­re­ja no com­par­te las co­sas que son im­por­tan­tes pa­ra us­ted, el resultado se­rá vi­vir pe­ga­do a un res­pi­ra­dor ar­ti­fi­cial.

ENCAPRICHAMIENTO

Las pa­re­jas ti­po po­los opues­tos caen aba­ti­das ba­jo el em­bru­jo del amor re­pen­tino. Se atri­bu­yen mu­tua­men­te cua­li­da­des épi­cas. Es un es­tre­me­ci­mien­to que no se apa­ci­gua, mien­tras nos su­mer­ge en un pe­li­gro­so y des­me­su­ra­do es­ta­do que obstaculiza to­da ra­cio­na­li­dad. Pro­yec­ta­mos en el otro esas ex­tra­or­di­na­rias cua­li­da­des que no po­see­mos y lo con­ver­ti­mos en nues­tro sue­ño do­ra­do. Aho­ra lo inal­can­za­ble pue­de ser to­ca­do me­dian­te la po­se­sión del ser ama­do. Más ade­lan­te, se­rán es­tas mis­mas cua­li­da­des las que se le­van­ta­rán co­mo di­ques in­sal­va­bles en una re­la­ción que se hun­de. ¿Cuán­tas mu­je­res mal con­vi­ven hoy con un pa­dre irres­pon­sa­ble por­que ayer quedaron fas­ci­na­das an­te los de­ta­lles de un hom­bre de­rro­cha­dor, com­pla­cien­te y di­ver­ti­do?

CO­NE­XIÓN

El ve­neno que co­rroe las en­tra­ñas de los aman­tes muy dis­tin­tos, es es­ta au­sen­cia de co­ne­xión. El círcu­lo de la de­s­es­pe­ran­za co­mien­za a ce­rrar­se cuan­do por mu­cho que me afano en bus­car­lo no en­cuen­tro ese ni­vel de exis­ten­cia en don­de “sien­to” que com­par­to con mi pa­re­ja el mis­mo territorio emo­cio­nal. Es una sen­sa­ción de in­co­mo­di­dad co­mo la que se ex­pe­ri­men­ta cuan­do rea­li­za­mos un lar­go via­je y no lo­gra­mos co­nec­tar­nos con nues­tro com­pa­ñe­ro de asien­to. No hay na­da en co­mún, no hay si­mi­li­tud bá­si­ca, en con­se­cuen­cia, el via­je re­sul­ta muy lar­go y abu­rri­do.

RE­COR­DA­TO­RIO

Pa­ra to­dos aque­llos que aún creen en el buen pronóstico de los amo­res in­com­pa­ti­bles, les de­jo es­tos re­cor­da­to­rios mien­tras fes­te­jan a San Va­len­tín. La con­vi­ven­cia… esa prue­ba de fue­go pa­ra las pa­re­jas, se tor­na in­so­por­ta­ble pa­ra los amo­res que no ajus­tan. Las fre­cuen­tes pe­leas y dis­cu­sio­nes por ni­mie­da­des so­ca­van los ci­mien­tos de la re­la­ción. No hay tiem­po pa­ra el dis­fru­te, se la pa­san apa­gan­do in­cen­dios.

Esa co­rrien­te ex­ce­si­va de ma­la co­mu­ni­ca­ción exis­ten­te en­tre los po­los opues­tos pro­vo­ca una can­ti­dad de ca­lor y ra­bia, que las pa­re­jas ter­mi­nan fun­di­das, in­ca­pa­ci­ta­das pa­ra que el cir­cui­to con­yu­gal flu­ya ade­cua­da­men­te y sin ries­gos sig­ni­fi­ca­ti­vos.

Pe­ro, lo me­nos que de­seo es aguar la fies­ta… Así es que no que­da de otra… ¡Ce­le­bre­mos fe­bre­ro! Con un amor a las bue­nas …o a las ma­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.