Es­pi­ri­tual ¿Pa­ra qué Dios nos da hi­jos?

Zona N - - Contenido - Alli­son Már­quez Pas­to­ra zo­nan@lis­tin­dia­rio.com

La for­ma­ción de la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción de hom­bres y mu­je­res es una de las res­pon­sa­bi­li­da­des más gran­des que una ma­dre pue­da te­ner. To­da la cul­tu­ra, y la na­ción en ge­ne­ral, su­fre cuan­do los hi­jos no son cria­dos co­rrec­ta­men­te. Criar hi­jos en el te­mor a Dios no es al­go que ha­ces na­da más pa­ra te­ner lin­das reunio­nes fa­mi­lia­res. Es un com­po­nen­te im­pres­cin­di­ble pa­ra pre­ser­var la cul­tu­ra con­tra la de­ca­den­cia mo­ral y es­pi­ri­tual. Dios creó al hom­bre a su ima­gen, con­for­me a su se­me­jan­za. El pro­pó­si­to de Dios de dar­nos hi­jos, es pa­ra que se re­pro­duz­ca su ima­gen por to­do el mun­do, y de esa ma­ne­ra se pro­mue­va el reino de Dios en to­da la tie­rra. La exis­ten­cia de los hi­jos tie­ne una ra­zón es­pi­ri­tual, no so­lo una ra­zón bio­ló­gi­ca, psi­co­ló­gi­ca o fa­mi­liar. Cuan­do nues­tros hi­jos co­no­cen los va­lo­res y prin­ci­pios del Reino

de Dios, sus de­ci­sio­nes es­ta­rán ali­nea­das a la vo­lun­tad de Dios a lo lar­go de sus vi­das. Dios re­ci­be glo­ria cuan­do nues­tros hi­jos re­fle­jan su se­ño­río en la tie­rra.

Criar hi­jos cen­tra­dos en Dios, es amar­los com­ple­ta­men­te. Por amor no se en­tien­de, com­prar­les nue­vos jue­gos elec­tró­ni­cos, ro­pa, via­jes, etc. No tie­ne na­da ma­lo ha­cer es­to, pe­ro lo que ellos real­men­te ne­ce­si­tan es apren­der a ser res­pon­sa­bles, hu­mil­des, tra­ba­ja­do­res y orien­ta­dos a lo es­pi­ri­tual. Esos son los re­ga­los de amor más gran­des que po­de­mos dar­les, por­que les per­mi­ti­rán te­ner éxi­to en la vi­da.

Si eres ma­dre sol­te­ra, ha­brá mo­men­tos en que sen­ti­rás que no pue­des ser to­do pa­ra tus hi­jos. A pe­sar de tus cir­cuns­tan­cias, tu ob­je­ti­vo es pre­pa­rar a tus hi­jos pa­ra que un día lle­guen a ser hom­bres y mu­je­res que re­fle­jen el ca­rác­ter de Dios en una so­cie­dad que

es­tá en de­ca­den­cia.

La Bi­blia con­tie­ne va­rios pa­sa­jes de mu­je­res que cum­plie­ron el pro­pó­si­to de criar hi­jos que re­fle­jen la ima­gen de Dios en la tie­rra, co­mo es el ca­so de la ma­dre de Ti­mo­teo. El após­tol Pa­blo es­cri­bió a Ti­mo­teo y le di­jo: “Pe­ro per­sis­te tú en lo que has apren­di­do y te per­sua­dis­te, sa­bien­do de quién has apren­di­do; y que des­de la ni­ñez has sa­bi­do las Sa­gra­das Es­cri­tu­ras, las cua­les te pue­den ha­cer sa­bio pa­ra la sal­va­ción por la fe que es en Cris­to

Je­sús” (2 Ti­mo­teo 3:14-15). El após­tol ha­ce én­fa­sis en re­cor­dar a Ti­mo­teo de quién ha­bía apren­di­do las es­cri­tu­ras y có­mo es­tas po­dían ha­cer de él un hom­bre sa­bio. ¿De quién ha­bía apren­di­do Ti­mo­teo las Sa­gra­das Es­cri­tu­ras? Pa­blo se re­fie­re a Eu­ni­ce y Loi­da (ma­dre y abue­la de Ti­mo­teo). Pa­blo es­cri­bió en su car­ta: “Tra­yen­do a la me­mo­ria la fe no fin­gi­da que hay en ti, la cual ha­bi­tó pri­me­ro

en tu abue­la Loi­da, y en tu ma­dre Eu­ni­ce, y es­toy se­gu­ro que en ti tam­bién” (2 Ti­mo­teo 1:5). Aquí ve­mos que el após­tol es­tá co­nec­tan­do la fe de Ti­mo­teo con la fe de su ma­dre y abue­la. ¿Quién era Ti­mo­teo? “des­pués lle­gó a Der­be y a Lis­tra; y he aquí, ha­bía allí cier­to dis­cí­pu­lo lla­ma­do Ti­mo­teo, hi­jo de una mu­jer ju­día cre­yen­te, pe­ro de pa­dre grie­go” (He­chos 16:1). Cuan­do Pa­blo hi­zo su pri­mer via­je mi­sio­ne­ro, co­no­ció al jo­ven Ti­mo­teo quien se con­vir­tió en su dis­cí­pu­lo y ter­mi­nó sir­vien­do fiel­men­te a Dios por las en­se­ñan­zas, y el apo­yo que re­ci­bió de su ma­dre y de su abue­la. En­se­ñar a tus hi­jos a ser se­gui­do­res de Cris­to pe­se a la reali­dad de que su pa­dre qui­zás no lo sea, o de que las de­más per­so­nas que los ro­dean no lo sean, es una de las co­sas más im­por­tan­tes que pue­das ha­cer co­mo ma­dre. En es­te pa­sa­je en­con­tra­mos que Dios otor­ga un al­to ho­nor al rol de ma­dre y abue­la, por­que cuan­do en­se­ña­mos a nues­tros hi­jos los va­lo­res y prin­ci­pios del Reino de Dios, ellos re­fle­ja­rán la ima­gen de Dios so­bre la tie­rra y cum­pli­rán con el pro­pó­si­to de Dios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.