Mi­che­lle Vi­cio­so. Ha­ble­mos de bo­das de pla­ya

Zona N - - Contenido - Mi­che­lle Vi­cio­so

De la cos­ta nor­te enamo­ra la im­po­nen­te vis­ta al mar y los be­llos atar­de­ce­res que, en cual­quie­ra de sus pla­yas, se pue­de apre­ciar. Mi­che­lle Vi­cio­so es una ta­len­to­sa or­ga­ni­za­do­ra de even­tos en la ciu­dad de Puer­to Pla­ta, des­ta­ca­da por sa­ber có­mo apro­ve­char es­te es­pec­tácu­lo que ofre­ce la na­tu­ra­le­za y a la vez in­no­var con su to­que ca­da even­to que rea­li­za. ¿Có­mo ini­cias en la pro­duc­ción de even­tos? Ini­cio ha­ce 15 años en la in­dus­tria de even­tos con un ca­te­ri­ng gour­met en la zo­na de Puer­to Pla­ta. A raíz de la ne­ce­si­dad de mon­tar mis pro­pias me­sas de bu­fé y de ha­cer las co­sas di­fe­ren­tes, co­men­cé a in­vo­lu­crar­me en la par­te de mon­ta­jes de­co­ra­ti­vos po­co a po­co.

¿Qué es­ti­lo de­fi­ne a Mi­che­lle Vi­cio­so?

Mi es­ti­lo pue­de de­fi­nir­se co­mo sen­ci­llo, crea­ti­vo, di­ver­ti­do. Me gus­ta ju­gar y mez­clar di­ver­sos ele­men­tos, so­bre to­do te­las, re­ves­ti­mien­tos, fo­lla­jes, flo­res, ve­las.

¿Có­mo se han rein­ven­ta­do las ce­le­bra­cio­nes de bo­das a tra­vés del tiem­po?

Las bo­das, a tra­vés de los años han te­ni­do la in­cor­po­ra­ción de ele­men­tos fun­da­men­ta­les pa­ra la tran­qui­li­dad y dis­fru­te de nues­tros clien­tes. Ha­ce unos años, te­nían un ta­ma­ño más re­du­ci­do y eran mu­cho más sen­ci­llas, sien­do ca­si un pro­yec­to de fa­mi­lia don­de la tía, la pri­ma, la ami­ga que te­nía “ar­te” se in­vo­lu­cra­ba y ayu­da­ba con to­do. En los tiem­pos mo­der­nos exis­ti­mos los pla­ni­fi­ca­do­res de bo­das y even­tos, los cua­les he­mos ve­ni­do a fa­ci­li­tar­les y ase­so­rar a los clien­tes en su día es­pe­cial.

¿Cuá­les son las ten­den­cias más mar­ca­das en las bo­das de hoy?

A mi en­ten­der, una de las ten­den­cias más mar­ca­das ac­tual­men­te son las bo­das or­gá­ni­cas, con mu­cho ver­de, pa­ra lo que usa­mos el ter­mino “gree­nery”, apo­ya­dos de los ele­men­tos rús­ti­cos por igual. To­do lo que cuel­gue des­de el te­cho es bien­ve­ni­do, ya sea lám­pa­ras, aros de fo­lla­je, etc. Un ele­men­to que se ha vuel­to tra­di­ción, prác­ti­ca­men­te en las bo­das, son los fue­gos fríos pa­ra el pri­mer bai­le, pien­so que es una ten­den­cia que lle­go pa­ra que­dar­se.

¿A qué crees que se de­ba el atrac­ti­vo por ce­le­brar bo­das de pla­ya?

Las bo­das de pla­ya son es­pec­ta­cu­la­res, no hay ma­yor adorno que la na­tu­ra­le­za mis­ma. Las no­vias ac­tual­men­te bus­can de bue­nas fo­tos y siem­pre los fon­dos con el mar se­rán los más vis­to­sos y co­lo­ri­dos. Ca­be des­ta­car la re­co­men­da­ción de apro­ve­char el atar­de­cer co­mo mar­co pa­ra la ce­le­bra­ción. Las bo­das de pla­ya nos dan per­mi­so pa­ra ves­tir­nos más li­ge­ros, más des­cu­bier­tos y eso es atrac­ti­vo. A par­te de que hay mu­chos es­ti­los dis­tin­tos den­tro de una bo­da de pla­ya y los de­co­ra­do­res po­de­mos ju­gar con la crea­ti­vi­dad con ma­yor fa­ci­li­dad que en un sa­lón ce­rra­do.

¿Cuá­les son los tres tips bá­si­cos pa­ra la ce­le­bra­ción de una bo­da per­fec­ta?

Pa­ra la ce­le­bra­ción de una bo­da per­fec­ta lo pri­me­ro que hay que ha­cer es con­tra­tar un pro­fe­sio­nal, que ten­ga una ca­rre­ra co­no­ci­da y ex­ce­len­tes re­fe­ren­cias, una bue­na ofer­ta de ali­men­tos y be­bi­das y bue­na ame­ni­za­ción ya sea DJ, or­ques­ta, ho­ra lo­ca, etc. ¿Cuá­les de­ta­lles no pue­den des­cui­dar tan­to el wed­ding plan­ner co­mo el an­fi­trión al pre­pa­rar una bo­da de pla­ya? Hay va­rios fac­to­res im­por­tan­tes en las be­llas bo­das de pla­ya. El nú­me­ro uno es el desafío del vien­to y el ca­lor, siem­pre de­be­mos de apo­yar­nos de equi­pos de cli­ma­ti­za­ción pa­ra evi­tar un ca­lor ex­ce­si­vo. Ade­más, el dress co­de, ge­ne­ral­men­te, es más sen­ci­llo, de­ben es­pe­ci­fi­car­lo en la invitación, así los in­vi­ta­dos van pre­pa­ra­dos. Al igual que las be­bi­das, la ofer­ta de la co­mi­da tam­bién de­be ser en­fo­ca­da al es­ti­lo de pla­ya; ge­ne­ral­men­te los me­nús se tor­nan más li­ge­ros.

La ilu­mi­na­ción es co­lum­na ver­te­bral de un even­to, las bo­das de pla­ya se ilu­mi­nan en to­nos ám­bar, tono de las ve­las y de las ex­ten­sio­nes tos­ca­nas que tam­po­co de­ben fal­tar.

¿Có­mo lo­gras in­ter­pre­tar las ideas de tus clien­tes y po­der con­ver­tir­las en su sue­ño he­cho reali­dad?

Así co­mo han cam­bia­do las bo­das, tam­bién han cam­bia­do las no­vias. Nues­tras clien­tes ac­tual­men­te nos lle­gan con to­da una lo­gís­ti­ca, car­pe­tas, fo­tos, de­seos, an­he­los, sue­ños. Son mu­je­res más de­ci­di­das y que sa­ben lo que quie­ren y lo que no quie­ren. Nues­tra mi­sión es to­mar to­da esa in­for­ma­ción, di­ge­rir­la y ela­bo­rar un di­se­ño don­de se en­cuen­tren ele­men­tos so­li­ci­ta­dos por nues­tros clien­tes, pe­ro siem­pre y an­te to­do con nues­tro se­llo per­so­nal y pro­fe­sio­nal. In­ter­pre­tar a las no­vias es una mi­sión de­li­ca­da, que me­re­ce de tiem­po, y al­go muy im­por­tan­te es es­cu­char­las.

¿Qué di­fe­ren­cia las bo­das pro­du­ci­das por Mi­che­lle?

Mis bo­das se ca­rac­te­ri­zan por ser muy di­ver­ti­das, me gus­ta mu­cho ver có­mo un even­to que lle­va­mos me­ses pla­ni­fi­can­do to­ma su pro­pia vi­da. La sen­ci­llez y las ve­las, mi ma­yor de­bi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.