Es­pri­tual: ¿ Co­no­ce us­ted a Dios?

Zona N - - Contenido - Alli­son Már­quez Pas­to­ra zo­nan@lis­tin­dia­rio.com

¿ Cuán­to de

Dios co­no­ce us­ted? ¿Qué vie­ne a su men­te cuan­do pien­sa en Dios? Fui­mos crea­dos pa­ra co­no­cer a nues­tro Dios.

Na­da es más im­por­tan­te. Fui­mos crea­dos a ima­gen y se­me­jan­za de Dios pa­ra ado­rar­le y ser­vir­le. Cuan­do no­so­tros no ado­ra­mos a Dios, ado­ra­mos a un ído­lo. Un ído­lo es la per­so­na o la co­sa que es­tá pri­me­ro en nuestra vi­da. ¡O es­ta­mos de­for­ma­dos por un ído­lo o es­ta­mos trans­for­ma­dos por Dios! Si su dios es el di­ne­ro, se con­ver­ti­rá en ma­te­ria­lis­ta. Si su dios es el se­xo, se­rá una per­so­na ex­tre­ma­da­men­te sen­sual.

Si su dios es us­ted mis­mo, se­rá una per­so­na ego­cén­tri­ca. Pe­ro si su Dios es el To­do­po­de­ro­so Crea­dor, pa­sa­rá to­da la eter­ni­dad dis­fru­tan­do de Él.

De acuer­do a la Bi­blia, nues­tro Dios es una per­so­na asom­bro­sa y lo des­cri­be de la si­guien­te ma­ne­ra: Pa­dre Eterno, Jehová de los Ejér­ci­tos, Se­ñor del cie­lo y la tie­rra, Au­tor y Con­su­ma­dor de la fe, Al­fa y Ome­ga, Con­so­la­dor, Ad­mi­ra­ble, Con­se­je­ro, Prín­ci­pe de Paz, Sa­na­dor. Su nom­bre es el “Yo soy”, Al­tí­si­mo, Dios de los vi­vos y muer­tos. Él es Ha­ce­dor, Me­dia­dor, Va­rón de Do­lo­res, nues­tro Pro­fe­ta, Sa­cer­do­te y Rey. Re­den­tor, Refugio, Ro­ca In­con­mo­vi­ble, Ami­go de pe­ca­do­res. ¡Él es Ma­jes­tuo­so! Es po­si­ble co­no­cer a Dios por­que Él se ha re­ve­la­do a no­so­tros. Dios se ha re­ve­la­do a no­so­tros a tra­vés de las Es­cri­tu­ras y la na­tu­ra­le­za. Es cier­to que nin­gún ser hu­mano pue­de co­no­cer a Dios en to­da su to­ta­li­dad, tam­bién es cier­to que los ca­mi­nos y pen­sa­mien­tos de Dios no son los nues­tros, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que no po­da­mos co­no­cer­lo. La Bi­blia di­ce que hay co­sas re­ve­la­das que Él nos las mues­tra pa­ra que le co­noz­ca­mos y po­da­mos acer­car­nos. Fui­mos crea­dos pa­ra co­no­cer a Dios de ma­ne­ra que po­da­mos re­la­cio­nar­nos con

Él y co­no­cer­lo per­so­nal­men­te co­mo pa­dre, ami­go, crea­dor y sus­ten­ta­dor.

El após­tol Pe­dro es­cri­bió: “Cre­ced en la gra­cia y el co­no­ci­mien­to de nues­tro Se­ñor Je­su­cris­to” (2 Pe­dro 3:18). Co­no­cer a

Dios de­be ser nuestra prio­ri­dad. Co­no­cer acer­ca de Dios es muy im­por­tan­te, pe­ro co­no­cer a Dios per­so­nal­men­te de­be ser la me­ta prin­ci­pal del ser hu­mano. ¿Cuál es la di­fe­ren­cia? Sa­ber que Dios es om­ni­pre­sen­te y es­tá en to­do lu­gar a la mis­ma vez, es al­go asom­bro­so. Sin em­bar­go, sa­ber que Dios es­tá con­mi­go don­de­quie­ra que voy, que me acom­pa­ña y siem­pre es­tá a mi la­do es aún más asom­bro­so. Co­no­cer que Dios es om­nis­cien­te y sa­be to­do lo que se mue­ve en el mun­do en­te­ro nos ha­ce ad­mi­rar su po­der. Sin em­bar­go, sa­ber que ca­da de­ta­lle de mi vi­da es­tá de­lan­te Él, que co­no­ce mis más pro­fun­dos pen­sa­mien­tos y aun los ca­be­llos de mi ca­be­za los tie­ne con­ta­dos es mu­cho más ad­mi­ra­ble. El pro­pó­si­to de es­te es­cri­to no es que us­ted ob­ten­ga más in­for­ma­ción acer­ca de Dios, sino que pue­da co­no­cer­lo per­so­nal­men­te y es­ta­ble­cer una re­la­ción con su Pa­dre Ce­les­tial.

Po­de­mos co­no­cer a Dios por me­dio de Je­su­cris­to, quien por su muer­te y re­su­rrec­ción nos ha da­do ac­ce­so an­te Su pre­sen­cia. Po­de­mos co­no­cer­lo a tra­vés de su Pa­la­bra, a tra­vés de la ora­ción. Po­de­mos ha­blar dia­ria­men­te con Él a tra­vés de la ora­ción y es­cu­char­lo a tra­vés de sus pre­cio­sas Pa­la­bras en la Bi­blia. ¿Co­no­ce us­ted al Dios que ado­ra? ¿Ama us­ted a Dios con to­do su co­ra­zón? ¿Es Él real­men­te im­por­tan­te en su vi­da?

So­lo po­de­mos ado­rar a quien ama­mos, so­lo po­de­mos amar a quien co­no­ce­mos. Nuestra me­ta es co­no­cer a Dios de ma­ne­ra per­so­nal. La Bi­blia di­ce: “No se ala­be el sa­bio en su sa­bi­du­ría, ni en su va­len­tía se ala­be el va­lien­te, ni el ri­co se ala­be en sus ri­que­zas. Mas alá­be­se en es­to el que se hu­bie­re de ala­bar: en en­ten­der­me y co­no­cer­me, que yo soy Jehová, que ha­go mi­se­ri­cor­dia, jui­cio y jus­ti­cia en la tie­rra; por­que es­tas co­sas quie­ro, di­ce Jehová” (Jeremías 9:23-24).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.