Des­de la Zo­na/ Car­tas al Equi­po

Zona N - - Contenido - Les­lie.po­lan­co@lis­tin­dia­rio.com @les­lie­po­lan­co

Pa­sean­do por mis re­des so­cia­les, ha­ce unos días, no­té al­go. Hay cuen­tas tan­to per­so­na­les co­mo de fi­gu­ras pú­bli­cas, fa­rán­du­la o de te­mas va­ria­dos a las que, con el tiem­po, he ido si­guien­do por­que tal vez me gus­tó una pu­bli­ca­ción, o en el mo­men­to en­con­tré con­te­ni­do in­tere­san­te. Fue­ron que­dan­do en mi feed y, po­co a po­co, se fue lle­nan­do de “ma­las vi­bras”. Chis­mes, ese

bull­ying di­gi­tal que pa­re­ce arro­par las re­des y que ha­ce tan­to da­ño, bur­las, chis­tes ma­chis­tas o mi­só­gi­nos, en fin, co­sas que no son a mí ni con­mi­go, pe­ro que to­dos los días me iba de­jan­do un mal sa­bor en la bo­ca mien­tras (co­mo la ma­yo­ría de no­so­tros) en mis ra­tos li­bres pa­sea­ba por el mun­do di­gi­tal.

Un do­min­go me le­van­té tem­prano, y mien­tras to­dos dor­mían y yo to­ma­ba tran­qui­la­men­te mi ca­fé vien­do un lin­do ama­ne­cer, me en­cuen­tro con una pu­bli­ca­ción de bur­la e in­sul­tos ha­cia unas chi­cas lin­das, tra­ba­ja­do­ras y ta­len­to­sas de nues­tro me­dio. ¡Qué des­agra­da­ble es le­van­tar­se a es­to! En­ton­ces to­me la de­ci­sión. ¡A ba­rrer! Un­fo­llow, un­fo­llow, un­fo­llow. Co­men­cé a de­jar de se­guir to­das esas cuen­tas que no me apor­tan, que de diez pu­bli­ca­cio­nes, tie­nen una so­la chis­to­sa y las otras lle­nas de ma­las ener­gías. “Si no es con­ti­go, ¿en qué te afec­ta?”. Vi que una de esas cuen­tas le res­pon­día a un se­gui­dor que re­cla­ma­ba. Les di­ré en qué nos afec­ta: ¡Nos da­ña el día! Aun­que no sea de mí, ni con­mi­go, me cau­sa ma­les­tar. ¡Ah! A las per­so­nas que dis­fru­tan de es­te con­te­ni­do, les cuen­to: A us­te­des tam­bién les afec­ta. Les es­tá ali­men­tan­do un mor­bo que no les con­vie­ne, ni les su­ma, ni les nu­tre, al con­tra­rio, la reali­dad es que les con­vier­te en peo­res per­so­nas.

No te va­le de na­da que tu ca­sa es­té lim­pia, bo­ni­ta y ten­gas to­das las me­di­das de se­gu­ri­dad en ella pa­ra que no en­tre quien no de­ba en­trar, si de­jas que a tu men­te y tus pen­sa­mien­tos, en­tre ba­su­ra. “No le abras la puer­ta a ex­tra­ños” de­be apli­car tam­bién pa­ra to­do el con­te­ni­do que de­li­be­ra­da­men­te con­su­mi­mos día a día.

Que­ri­dos lec­to­res, les pro­pon­go to­mar­se un ra­to pa­ra “dar una ba­rri­di­ta”, eva­luar quié­nes es­tán por de­fault en sus vi­das y si real­men­te les apor­tan co­sas, mo­men­tos o sen­ti­mien­tos úti­les. Si no, ¡pa­ra afue­ra! Em­pe­ce­mos a cui­dar­nos más, al fi­nal, lo que nos ro­dea ter­mi­na in­flu­yen­do en nues­tras vi­das, que­ra­mos o no. Les de­seo un muy lin­do mes de sep­tiem­bre. ¡Has­ta la pró­xi­ma!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.