no­tas de sa­lud: alz­héi­mer, in­far­tos, ro­bot, cien­cia, ali­men­ta­ción

Zona N - - Salud - Texto: Gre­cia Gó­mez & Ma­ría J. Sued he­rias fo­tos: fuen­te ex­ter­na

ALZ­HÉI­MER RE­VE­LAN UN TRA­TA­MIEN­TO PA­RA ATA­CAR SU CAU­SA

La en­fer­me­dad de Alz­héi­mer pro­vo­ca la muer­te de las cé­lu­las ner­vio­sas y la pér­di­da de te­ji­do en to­do el ce­re­bro. Con el tiem­po, el ce­re­bro se re­du­ce drás­ti­ca­men­te y la destrucción ce­lu­lar pro­vo­ca fa­llos en la me­mo­ria, cam­bios de per­so­na­li­dad y pro­ble­mas pa­ra lle­var a ca­bo las actividades dia­rias. Aca­dé­mi­cos de la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge, en Reino Uni­do, y de la Uni­ver­si­dad de Lund, en Sue­cia, han des­cu­bier­to una nue­va for­ma de ata­car las par­tí­cu­las tó­xi­cas que des­tru­yen las cé­lu­las ce­re­bra­les sa­nas. Sir Ch­ris­top­her Dob­son, maes­tro del Co­le­gio St John’s, de la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge re­sal­ta: “Es­te es­tu­dio in­ter­dis­ci­pli­na­rio mues­tra que es po­si­ble no so­lo en­con­trar com­pues­tos que se di­ri­jan a los oli­gó­me­ros tó­xi­cos que dan lu­gar a tras­tor­nos neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­vos, sino tam­bién au­men­tar su po­ten­cia de una ma­ne­ra ra­cio­nal. Per­mi­te di­se­ñar mo­lé­cu­las que tie­nen efec­tos es­pe­cí­fi­cos en las di­ver­sas eta­pas de los tras­tor­nos, co­mo la en­fer­me­dad de Alz­héi­mer y con suer­te con­ver­tir­los en me­di­ca­men­tos que se pue­dan uti­li­zar en el en­torno clí­ni­co”.

PE­DIA­TRIC HAL NI­ÑO-RO­BOT

Es­te es un ro­bot, que ha lle­va­do el rea­lis­mo de la cien­cia, apli­ca­do a la me­di­ci­na a otro ni­vel. Pe­dia­tric Hal, pa­re­ce un ni­ño y se com­por­ta co­mo tal, san­gra, grita y si­mu­la el do­lor, in­clu­so pue­de su­frir un pa­ro car­día­co en cual­quier mo­men­to, pe­ro no tie­ne vi­da. Fue crea­do co­mo una he­rra­mien­ta de prác­ti­ca de to­do ti­po de ope­ra­cio­nes mé­di­cas pa­ra es­tu­dian­tes de pe­dia­tría y mé­di­cos pro­fe­sio­na­les. Su fa­bri­can­te, Gau­mard Scien­ti­fic, ase­gu­ra que es el “si­mu­la­dor de pa­cien­tes pe­diá­tri­cos más avan­za­do del mun­do”.

IN­FAR­TOS FAC­TO­RES DE RIES­GO

Se­gún es­pe­cia­lis­tas de la car­dio­lo­gía, el es­trés, ma­los há­bi­tos ali­men­ti­cios y la fal­ta de ejer­ci­cio son los prin­ci­pa­les fac­to­res que au­men­tan el ries­go de un in­far­to de co­ra­zón y los pro­ble­mas car­día­cos que, en su ma­yo­ría, se pre­sen­tan en hom­bres de 40 años de edad. Sin em­bar­go, otros fac­to­res co­mo el ta­ba­quis­mo, hi­per­ten­sión, dia­be­tes me­lli­tus, co­les­te­rol y tri­gli­cé­ri­dos, au­men­tan sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el ries­go, en es­pe­cí­fi­co un in­far­to. Por lo tan­to, se re­co­mien­da, re­vi­sión pe­rió­di­ca con el mé­di­co, pues los sín­to­mas de un pa­ro car­día­co en hom­bres y mu­je­res pue­den confundirse con pro­ble­mas gas­tro­in­tes­ti­na­les, es de­cir, do­lor en la bo­ca del es­tó­ma­go o do­lor en el pe­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.