reali­dad e im­por­tan­cia del dre­na­je linfático

Hoy en día to­das sue­ñan con te­ner un cuer­po de si­re­na y no es­ca­ti­man re­cur­sos pa­ra lo­grar­lo, de­jan­do atrás un pa­so muy im­por­tan­te y de vi­tal im­por­tan­cia lue­go de un pro­ce­so qui­rúr­gi­co.

Zona N - - Salud - Texto: Ma­rilyn ven­tu­ra fo­tos: cortesía cos­mia­tra da­nay du­rán

Nos re­fe­ri­mos al dre­na­je linfático, un ti­po de ma­sa­je, sua­ve y li­ge­ro, que se apli­ca so­bre el sis­te­ma cir­cu­la­to­rio, cu­yo ob­je­ti­vo es mo­vi­li­zar los lí­qui­dos del or­ga­nis­mo pa­ra fa­vo­re­cer la eli­mi­na­ción de las sus­tan­cias de des­he­cho que se acu­mu­lan en el lí­qui­do que ocu­pa el es­pa­cio entre las cé­lu­las.

La apli­ca­ción más im­por­tan­te del dre­na­je linfático se cen­tra en los pro­ce­sos po­so­pe­ra­to­rios de in­ter­ven­cio­nes de ci­ru­gía es­té­ti­ca, ya que con­tri­bu­ye a ace­le­rar la cu­ra­ción de los te­ji­dos, evi­ta que se pro­duz­can ede­mas, re­du­ce la in­fla­ma­ción y el do­lor y au­men­ta la ca­li­dad de la ci­ca­triz.

La cos­mia­tra me­so­te­ra­peu­ta Da­nay Du­rán , re­co­mien­da ha­cer­los de ma­ne­ra se­cuen­cial, lle­ván­do­se siem­pre de la can­ti­dad de­ter­mi­na­da por el ci­ru­jano des­pués de rea­li­zar un pro­ce­so qui­rúr­gi­co, otro as­pec­to im­por­tan­te que des­ta­ca la es­pe­cia­lis­ta, es el uso co­rrec­to de la fa­ja que ayu­da­rá a mor­der­se más su fi­gu­ra.

Den­tro de sus be­ne­fi­cios se en­cuen­tran:

•Ayu­da a reab­sor­ber los lí­qui­dos.

•Tie­ne una ac­ción se­dan­te so­bre el do­lor.

•Re­du­ce la in­fla­ma­ción. •Con­tri­bu­ye a me­jo­rar las de­fen­sas del or­ga­nis­mo. •Pro­du­ce un efec­to de re­la­ja­ción, por lo que se re­co­mien­da pa­ra si­tua­cio­nes de es­trés.

Nue­vo sis­te­ma de Ca­vi­ta­ción

La ca­vi­ta­ción es una tec­no­lo­gía que vino pa­ra que­dar­se, la cual con­sis­te en una téc­ni­ca no qui­rúr­gi­ca pa­ra eli­mi­nar la gra­sa lo­ca­li­za­da me­dian­te el uso de ul­tra­so­ni­dos de ba­ja fre­cuen­cia, que se apli­can so­bre la zo­na don­de se con­cen­tra la gra­sa pa­ra di­sol­ver las cé­lu­las adi­po­sas des­de su in­te­rior.

Con el pa­so de los años, la tec­no­lo­gía ha ido avan­zan­do y trae con­si­go un equi­po mul­ti­na­cio­nal, que ofre­ce ca­vi­ta­ción, li­po­lá­ser, RF y va­cum­te­ra­pia, lo­gran­do así un rá­pi­do y me­jor ma­ne­jo de las par­tes del cuer­po.

La cos­mia­tra me­so­te­ra­peu­ta Da­nay Du­rán, re­co­mien­da ha­cer uso del equi­po pa­ra tra­tar to­dos las afec­cio­nes que un pa­cien­te desea lo­grar en su cuer­po, es­pe­cial­men­te en la dis­mi­nu­ción de ce­lu­li­tis, en el mol­dea­mien­to de áreas y dar­le lo­za­nía y fir­me­za a su cuer­po. La es­pe­cia­lis­ta re­co­mien­da ade­más ha­cer la va­cum­te­ra­pia, una téc­ni­ca mun­dial­men­te más co­no­ci­da pa­ra la eli­mi­na­ción de ce­lu­li­tis,

Me­jo­rar la vas­cu­la­ri­za­ción lo­cal, fa­vo­re­cer la oxi­ge­na­ción del or­ga­nis­mo vas­cu­lar, au­men­tar la can­ti­dad y can­ti­dad de los fi­bro­blas­tos, la pro­duc­ción de co­lá­geno, elas­ti­na y pro­teo gli­ci­nas, ade­más de eli­mi­nar los desechos or­gá­ni­cos.

En el me­jo­ra­mien­to de la piel es de vi­tal im­por­tan­cia, ya que ex­fo­lia las ca­pas su­pe­rio­res sua­vi­zán­do­las, me­jo­ra ade­más la elas­ti­ci­dad por la es­ti­mu­la­ción de la elas­ti­na y es­ti­mu­la los fi­bro­blas­tos, me­jo­ran­do la to­ni­ci­dad de la piel y re­es­truc­tu­ra­ción del te­ji­do con­jun­ti­vo.

Mien­tras que el li­po­lá­ser se uti­li­za pa­ra ac­tuar so­bre la gra­sa pro­fun­da de la zo­na a me­jo­rar, pa­ra rom­per las pa­re­des de las cé­lu­las, de­jan­do que los áci­dos gra­sos se fil­tren, pa­ra de­bi­li­tar a las cé­lu­las y re­mo­ver­las fá­cil­men­te. De es­ta ma­ne­ra, se re­du­ce las cé­lu­las gra­sa con­si­de­ra­ble­men­te su ta­ma­ño, lo que se tra­du­ce en pér­di­da de cen­tí­me­tros des­de la pri­me­ra se­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.