nre­por­ta­je: el au­tis­mo

Con­cep­to, po­si­bles cau­sas y qué es­pe­rar...

Zona N - - Salud - Texto: Gre­cia Gó­mez fo­tos: fuen­te ex­ter­na

Se es­ti­ma que al me­nos 1% de la po­bla­ción ac­tual, vi­ve con au­tis­mo, pe­ro, po­cos co­no­ce­mos ¿Qué es exac­ta­men­te el Tras­torno del Es­pec­tro Au­tis­ta? El TEA, con­sis­te en un tras­torno neu­ro­bio­ló­gi­co del de­sa­rro­llo que co­mien­za a ma­ni­fes­tar­se du­ran­te los tres pri­me­ros años de vi­da del in­di­vi­duo. Las prin­ci­pa­les ma­ni­fes­ta­cio­nes son las de­fi­cien­cias en la co­mu­ni­ca­ción y en la in­ter­ac­ción so­cial, su­ma­do a pa­tro­nes res­tric­ti­vos y re­pe­ti­ti­vos de com­por­ta­mien­to, in­tere­ses o actividades. Se tra­ta de un tras­torno que pue­de ser pro­vo­ca­do por di­fe­ren­tes cau­sas y fac­to­res que in­flu­yen en el de­sa­rro­llo del mis­mo y que aún no es­tán cien­tí­fi­ca­men­te es­ta­ble­ci­dos. No obs­tan­te, es­tá clí­ni­ca­men­te pro­ba­do que el fac­tor ge­né­ti­co tie­ne su re­per­cu­sión en es­te sen­ti­do, ex­pli­ca una ma­yor in­ci­den­cia en al­gu­nas fa­mi­lias. Ade­más, exis­ten tam­bién fac­to­res am­bien­ta­les, que pro­pi­cian la apa­ri­ción del tras­torno. Entre es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, pue­den des­ta­car­se: la edad avan­za­da de los pro­ge­ni­to­res, in­ges­ta de tó­xi­cos y de­ter­mi­na­dos fár­ma­cos du­ran­te el em­ba­ra­zo, así co­mo el ba­jo pe­so al na­cer, los cua­les pue­den es­tar es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­dos con el TEA.

El au­tis­mo, afec­ta des­de los pri­me­ros años del in­di­vi­duo y per­ma­ne­ce du­ran­te el res­to de su ci­clo vi­tal, afec­ta a ni­ños y adul­tos de to­do el mun­do, con ma­yor fre­cuen­cia a hom­bres que a mu­je­res en una pro­por­ción de 4 hom­bres por 1 mu­jer.

Úl­ti­ma­men­te, la con­cep­ción res­pec­to al au­tis­mo ha cam­bia­do drás­ti­ca­men­te gra­cias a los avan­ces en in­ves­ti­ga­ción. No fue si no has­ta ha­ce dos años, cuan­do la Diag­nos­tic and Sta­dis­ti­cal Ma­nual of Men­tal Di­sor­ders, la más im­por­tan­te cla­si­fi­ca­ción de tras­tor­nos men­ta­les a ni­vel in­ter­na­cio­nal, re­co­no­ció el au­tis­mo den­tro de la ca­te­go­ría de tras­torno del neu­ro­de­sa­rro­llo, erra­di­can­do la pers­pec­ti­va de Tras­torno Ge­ne­ra­li­za­do del De­sa­rro­llo. Es de­cir, que con­si­de­ra el au­tis­mo un tras­torno con ori­gen en el pe­río­do de ges­ta­ción, ca­rac­te­ri­za­da por las de­fi­cien­cias en el de­sa­rro­llo que pro­du­cen li­mi­ta­cio­nes en áreas es­pe­cí­fi­cas o li­mi­ta­cio­nes glo­ba­les a ni­vel per­so­nal, so­cial, aca­dé­mi­co, la­bo­ral, lo que por de­fi­ni­ción es un tras­torno del neu­ro­de­sa­rro­llo. Sin em­bar­go, otras or­ga­ni­za­cio­nes de in­ves­ti­ga­ción de tras­tor­nos men­ta­les con­ti­núan ubi­cán­do­lo en la an­ti­gua cla­si­fi­ca­ción.

Im­pac­to Fa­mi­liar

Es evi­den­te el im­pac­to que pro­vo­ca el diag­nós­ti­co de cual­quier en­fer­me­dad o tras­torno gra­ve o cró­ni­co, en las per­so­nas cer­ca­nas al pa­cien­te, es evi­den­te y, por ello, las fa­mi­lias en las que hay ca­sos de TEA, sue­len su­frir con­se­cuen­cias de­ri­va­das de la con­vi­ven­cia con el in­di­vi­duo que lo pa­de­ce. La con­vi­ven­cia en la fa­mi­lia se tor­na es­tre­san­te, de­bi­do a la in­cer­ti­dum­bre del diag­nós­ti­co, pues en mu­chos ca­sos la iden­ti­fi­ca­ción precisa del pro­ble­ma tar­da años, mu­cho des­de de que se ha­yan de­tec­ta­do los pri­me­ros sín­to­mas. Su­ma­do a las pro­pias ca­rac­te­rís­ti­cas del sín­dro­me, que pro­vo­can una in­quie­tud y du­das im­por­tan­tes en los pa­dres res­pec­to a las di­fi­cul­ta­des que pue­da pre­sen­tar su hi­jo, en el as­pec­to: per­so­nal, in­te­lec­tual y so­cial.

El im­pac­to que pro­duz­ca en el en­torno fa­mi­liar, va­ría en ca­da ca­so aten­dien­do,

entre otras, a las va­ria­bles co­mo: re­cur­sos fa­mi­lia­res de ín­do­le psi­co­ló­gi­ca y so­cio­eco­nó­mi­ca; la sa­lud men­tal y ca­li­dad de las re­la­cio­nes con­yu­ga­les entre los pa­dres y las ca­rac­te­rís­ti­cas in­di­vi­dua­les del tras­torno au­tis­ta que desa­rro­lle del hi­jo/a. La asi­mi­la­ción del tras­torno co­mo una reali­dad con la que se pue­de vi­vir, con­sis­te en un pro­ce­so que pue­de pa­sar por cua­tro fa­ses muy bien de­fi­ni­das: Shock, ne­ga­ción, de­pre­sión y reac­ción an­te la reali­dad.

Por ello, se su­gie­re re­cu­rrir a apo­yo y ase­so­ra­mien­to pro­fe­sio­nal pa­ra la fa­mi­lia, de mo­do que el re­to al que ha­cen fren­te, de una ma­ne­ra ines­pe­ra­da, se ha­ga mu­cho más lle­va­de­ro, así co­mo la con­vi­ven­cia con su hi­jo afec­ta­do. Ade­más, un buen tra­to fa­mi­liar y de es­pe­cia­lis­tas de la con­duc­ta pue­den ga­ran­ti­zar una me­jor ca­li­dad de vi­da y un me­jor de­sa­rro­llo del pa­cien­te en el as­pec­to per­so­nal y so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.