del des­con­trol al con­trol del as­ma, 1 pa­so

DIAG­NÓS­TI­CO Y CUI­DA­DO

Zona N - - Salud - Texto: dra. est­her Ta­ve­ras fo­tos: fuen­te ex­ter­na

El as­ma es una en­fer­me­dad he­te­ro­gé­nea, ge­ne­ral­men­te ca­rac­te­ri­za­da por in­fla­ma­ción cró­ni­ca de las vías res­pi­ra­to­rias. Se de­fi­ne por la his­to­ria de sín­to­mas res­pi­ra­to­rios co­mo si­bi­lan­cias, dis­nea, opre­sión to­rá­ci­ca y tos, que va­rían con el tiem­po y la in­ten­si­dad, jun­to con li­mi­ta­ción va­ria­ble del flu­jo aé­reo es­pi­ra­to­rio. Con fre­cuen­cia, la tos se pre­sen­ta por la no­che o en las pri­me­ras horas de la ma­ña­na.

Per­so­nas de to­das las eda­des pa­de­cen es­ta en­fer­me­dad, pe­ro por lo ge­ne­ral, quie­nes su­fren as­ma pre­sen­tan los pri­me­ros sín­to­mas an­tes de los 5 años.

Sin em­bar­go, a es­ta edad, el as­ma pue­de ser di­fí­cil de diag­nos­ti­car por­que los sín­to­mas se pa­re­cen a los de otras en­fer­me­da­des.

La OMS es­ti­ma unos 334 mi­llo­nes de as­má­ti­cos a ni­vel mun­dial. De con­ti­nuar con el cre­ci­mien­to po­bla­cio­nal, pa­ra el 2025 el nú­me­ro de per­so­nas con as­ma au­men­ta­rá en 100 mi­llo­nes, con­vir­tién­do­se en la en­fer­me­dad cró­ni­ca más pre­va­len­te de la in­fan­cia y su­po­nien­do una de las prin­ci­pa­les cau­sas de los cos­tes sa­ni­ta­rios. Re­per­cu­te no­ta­ble­men­te en el ren­di­mien­to es­co­lar y la­bo­ral de las per­so­nas que la su­fren. El 14% de los ni­ños y el 8,6 % de adul­tos jó­ve­nes (18-45 años) pre­sen­tan sín­to­mas as­má­ti­cos. El as­ma no tie­ne cu­ra. Aun­que el pa­cien­te se en­cuen­tre con­tro­la­do, si­gue te­nien­do la en­fer­me­dad y po­dría em­peo­rar en cual­quier mo­men­to. Sin em­bar­go, de­bi­do a los co­no­ci­mien­tos y tra­ta­mien­tos que te­ne­mos en la ac­tua­li­dad, la ma­yo­ría de las per­so­nas con as­ma pue­den con­tro­lar la en­fer­me­dad. Es po­si­ble que ten­gan po­cos sín­to­mas o que no los ten­gan. Pue­den vi­vir una vi­da nor­mal y ac­ti­va, sin in­te­rrup­cio­nes cau­sa­das por la en­fer­me­dad.

¿CÓ­MO DIAGNOSTICAMOS Y DE­FI­NI­MOS LOS GRA­DOS DE SE­VE­RI­DAD DEL AS­MA?

El as­ma se diag­nos­ti­ca en ba­se a sus an­te­ce­den­tes per­so­na­les y fa­mi­lia­res de sa­lud, el che­queo fí­si­co y los re­sul­ta­dos de prue­bas co­mo la es­pi­ro­me­tría, que sir­ve pa­ra eva­luar el gra­do de obs­truc­ción de las vías aé­reas, me­dir cuán­to ai­re pue­de in­ha­lar y ex­ha­lar y qué tan rá­pi­da­men­te pue­de sa­car­lo de sus pul­mo­nes. Otras prue­bas útiles son las de de­tec­ción de aler­gias, pa­ra de­ter­mi­nar si hay alér­ge­nos que afec­ten al

pa­cien­te y pro­vo­quen el as­ma. Al ini­ciar el tra­ta­mien­to se de­be acu­dir a con­sul­tas re­gu­la­res ca­da 2 a 6 se­ma­nas, has­ta lo­grar el con­trol. Cuan­do el pa­cien­te es­té con­tro­la­do, pue­de acu­dir ca­da 3 a 6 me­ses. El as­ma no se pue­de pre­ve­nir. Sin em­bar­go, us­ted pue­de to­mar me­di­das pa­ra con­tro­lar la en­fer­me­dad y los sín­to­mas, in­for­mán­do­se y tra­tan­do de iden­ti­fi­car y evi­tar, los fac­to­res que em­peo­ren la en­fer­me­dad y acu­dien­do a un mé­di­co es­pe­cia­lis­ta, pa­ra re­ci­bir los tra­ta­mien­tos de lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.