la atro­sis de ro­di­lla, lo que se pue­de evi­tar

Exis­te una mar­ca­da di­fe­ren­cia entre el des­gas­te fi­sio­ló­gi­co nor­mal ar­ti­cu­lar y el des­gas­te aso­cia­do a da­ño ar­ti­cu­lar pre­ma­tu­ro por con­di­cio­nes pre­dis­po­nen­tes aso­cia­das. Por lo tan­to, es po­si­ble de­cir que lo in­he­ren­te es inevi­ta­ble, pe­ro lo con­di­cio­na­do es

Zona N - - Salud - Texto: dr. Miguel v. de la cruz fo­tos: fuen­te ex­ter­na

La par­te ar­ti­cu­lar de la ro­di­lla, per­mi­te ex­ten­der y fle­xio­nar la ro­di­lla sin do­lor. Cuan­do es­ta se va des­gas­tan­do ha­bla­mos de ar­tro­sis de ro­di­lla, con­di­ción clí­ni­ca que pue­de ser le­ve, mo­de­ra­da o se­ve­ra.

Exis­ten múl­ti­ples con­di­cio­nes que pre­dis­po­nen a la apa­ri­ción de es­ta te­rri­ble con­di­ción co­mo son las en­fer­me­da­des reu­má­ti­cas y cró­ni­cas co­mo la dia­be­tes, la ma­la nu­tri­ción, el so­bre­pe­so, los de­por­tes de im­pac­to so­bre las ar­ti­cu­la­cio­nes de car­ga, la ge­né­ti­ca, la ma­la ali­nea­ción de miem­bros in­fe­rio­res y trau­mas di­rec­tos. Den­tro de es­tos hay con­di­cio­nes que per­fec­ta­men­te se pue­den mo­di­fi­car a fin de evi­tar la apa­ri­ción o el de­sa­rro­llo pro­gre­si­vo ha­cia el gra­do se­ve­ro de la en­fer­me­dad.

Es im­por­tan­te se­ña­lar que el hom­bre fue di­se­ña­do ge­né­ti­ca­men­te pa­ra ca­mi­nar, no co­rrer. No obs­tan­te, si desea­mos rea­li­zar es­ta ac­ti­vi­dad, co­mo de­por­te o en­tre­te­ni­mien­to, es ne­ce­sa­rio que lo ha­ga­mos con un cal­za­do ade­cua­do y en su­per­fi­cies que sean ap­tas pa­ra ello co­mo son la tie­rra, are­na o ta­blon­ci­llos es­pe­cia­les, di­se­ña­dos pa­ra co­rrer a fin de dis­mi­nuir el im­pac­to ar­ti­cu­lar.

Otro fac­tor mo­di­fi­ca­ble po­si­ble de co­rre­gir, es el so­bre­pe­so. Es­te que vie­ne acom­pa­ña­do de una ma­la ali­nea­ción de los miem­bros in­fe­rio­res pue­de apre­su­rar pro­ce­so de destrucción ar­ti­cu­lar. Por en­de, que se de­be siem­pre ob­ser­var los miem­bros in­fe­rio­res y si se no­ta al­gu­na ro­di­lla tor­ci­da, se re­co­mien­da vi­si­tar el or­to­pe­dis­ta.

Aho­ra bien, en el ca­so de que se pa­dez­can dis­tin­tas en­fer­me­da­des ade­más de la ar­tro­sis de ro­di­lla, hay que tra­tar la de ba­se sub­ya­cen­te an­tes de que ocu­rra el da­ño ar­ti­cu­lar.

Por otro la­do, se re­co­mien­da pro­lon­gar lo más que se pue­da, la vi­da útil de la pro­pia ro­di­lla y de­jar la im­plan­ta­ción pro­té­si­ca pa­ra cuan­do no exis­ta otro pro­ce­di­mien­to que ayu­de a me­jo­rar la ca­li­dad del des­pla­za­mien­to, no obs­tan­te, si son per­so­nas que so­bre­pa­san más de 50 años o que pre­sen­tan un da­ño ar­ti­cu­lar ma­si­vo, es­tá in­di­ca­do una ar­tro­plas­tia de ro­di­lla de pri­me­ra lí­nea siem­pre y cuan­do no pre­sen­ten con­di­cio­nes mór­bi­das de re­le­van­cia que con­tra­in­di­quen el pro­ce­di­mien­to.

En per­so­nas de edad avan­za­da es muy co­mún ob­ser­var có­mo con una con­di­ción de ar­tro­sis se­ve­ra, no ten­gan ca­li­dad de vi­da por el do­lor que pa­de­cen. Es­tos di­fie­ren las ar­tro­plas­tias de ro­di­llas al tiem­po por te­mor o por re­co­men­da­ción de sus fa­mi­lia­res y ocu­rre que lue­go a me­di­da que en­ve­je­cen pre­sen­tan otras con­di­cio­nes mór­bi­das aso­cia­das que au­men­tan el ries­go de la ci­ru­gía con­tra­in­di­cán­do­la o au­men­tan­do mu­cho la mor­bi­li­dad y ter­mi­nan no pu­dién­do­se rea­li­zar el pro­ce­di­mien­to, con­de­na­dos a una si­lla de rue­das el res­to de sus vi­das.

Lo más im­por­tan­te siem­pre es vi­si­tar un mé­di­co en el área que go­ce de su con­fian­za y ten­ga pre­pa­ra­ción al res­pec­to, a fin de evi­tar el pro­gre­so de es­ta te­rri­ble en­fer­me­dad, ya que una vez que ocu­rre, las con­se­cuen­cias que se de­ri­van de ella son irre­ver­si­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.