Des­de la Zo­na/ Car­tas al equi­po

Zona N - - Contenido - Les­lie.po­lan­co@lis­tin­dia­rio.com @les­lie­po­lan­co

Una de las cul­tu­ras que más fas­ci­na­ción me ha cau­sa­do siem­pre, es la ja­po­ne­sa. La ma­ne­ra que tie­nen de ver la vi­da es real­men­te ins­pi­ra­do­ra y dig­na de que apren­da­mos una, dos o tres co­sas de ellos. Hoy quie­ro con­tar­les so­bre el Kin­tsu­gi, que sig­ni­fi­ca car­pin­te­ría de oro. Es una téc­ni­ca mi­le­na­ria que se uti­li­za pa­ra re­pa­rar pie­zas de ce­rá­mi­ca que se han ro­to con bar­niz de re­si­na es­pol­vo­rea­do o mez­cla­do con pol­vo de oro. Es­ta téc­ni­ca for­ma par­te de una fi­lo­so­fía que plan­tea que las ro­tu­ras y las pos­te­rio­res re­pa­ra­cio­nes de las mis­mas, for­man par­te esen­cial de la his­to­ria de un ob­je­to y en lu­gar de tra­tar de di­si­mu­lar que su­ce­die­ron, o es­con­der­las, lo que pro­ce­de es ha­cer que es­tas em­be­llez­can aún más el ob­je­to.

¡Qué ma­ne­ra tan lin­da de ver la vi­da! Lle­ga­mos a una edad en la que sa­be­mos con cer­te­za que es un he­cho: las ro­tu­ras son inevi­ta­bles, las caí­das par­te del ca­mino y la re­pa­ra­ción de las he­ri­das, su­ma­men­te ne­ce­sa­ria. Pe­ro lle­var nues­tras ci­ca­tri­ces con or­gu­llo es al­go que no es­cu­cha­mos fre­cuen­te­men­te y que de­fi­ni­ti­va­men­te no for­ma par­te de nues­tra cul­tu­ra. Ten­de­mos a es­con­der las que­bra­du­ras de nues­tro pa­sa­do y a ve­ces no nos de­te­ne­mos a pen­sar que esas caí­das o gol­pes, han si­do par­te fun­da­men­tal de quie­nes so­mos hoy, in­clu­so de esos as­pec­tos que nos ha­cen sen­tir­nos or­gu­llo­sos de no­so­tros mis­mos. Una he­ri­da bien re­pa­ra­da, ha si­do cui­da­do­sa­men­te uni­da con lec­cio­nes de vi­da, con apren­di­za­jes que ter­mi­nan va­lien­do ORO en nues­tras vi­das. Es más, a fi­nal de cuen­tas ese oro, se ve tan be­llo, que quien lo mi­ra, no se es­tá fi­jan­do en que rom­pió la pie­za, es­tá vien­do en la her­mo­sa ma­ne­ra en que fue re­pa­ra­da.

No plan­teo que re­vi­vas he­ri­das del pa­sa­do. Siem­pre lo he di­cho, hay his­to­rias que no es ne­ce­sa­rio re­cor­dar y mu­cho me­nos con­tar­las. Pe­ro sí es­toy se­gu­ra, que si te fi­jas, en­con­tra­rás las lec­cio­nes que te de­ja­ron tus he­ri­das y co­mo los gue­rre­ros lle­va­rás con or­gu­llo tus ci­ca­tri­ces, por­que lo que te que­dó de ellas, es mu­cho, mu­cho más gran­de que lo que te las pro­vo­có.

Que­ri­dos lec­to­res, des­de nues­tra sa­la de re­dac­ción les es­cri­bo con el de­seo de que es­ta his­to­ria pue­da ser­vir­les y de que dis­fru­ten es­ta edi­ción de un oc­tu­bre que ya nos em­pie­za a oler a oto­ño... ¡Has­ta la pró­xi­ma!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.