Des­ti­nos: Oa­sis de paz y dis­fru­te

Be Li­ve Co­llec­tion Ma­rien Puer­to Pla­ta, a ori­llas del Atlán­ti­co.

Zona N - - Contenido - Texto: nat­ha­lie her­nán­dez / fo­tos: TO­MÁS Pa­re­des y cortesía Be li­ve co­llec­tion Ma­rien

Des­co­nec­tar­se ca­da cier­to tiem­po del día a día, la ru­ti­na y el caos de la ciu­dad, es un bien ne­ce­sa­rio. No so­lo pa­ra el cuer­po, sino tam­bién pa­ra el al­ma... Y cuan­do pen­sa­mos en ello, por lo re­gu­lar, idea­li­za­mos có­mo lo que­re­mos ha­cer y el des­tino en don­de que­re­mos pa­sar esos días de des­co­ne­xión. Exis­ten lu­ga­res per­fec­tos pa­ra es­tos fi­nes. Lu­ga­res que con­ju­gan los días entre la se­re­ni­dad y el dis­fru­te. Así es Be Li­ve Co­llec­tion Ma­rien, un oa­sis de paz y di­ver­sión, a ori­llas del Atlán­ti­co, en Puer­to Pla­ta. Es­te com­ple­jo ho­te­le­ro, va­lo­ra­do entre cua­tro plus y cin­co es­tre­llas (va­ría de acuer­do al tu­ro­pe­ra­dor), es el es­pa­cio ideal pa­ra unas va­ca­cio­nes de en­sue­ño, ya sea entre ami­gos, pa­re­jas o fa­mi­lias. A es­te lu­gar le que­da per­fec­ta la fra­se: "un es­pa­cio, di­ver­sas op­cio­nes". Es un ho­tel de puer­tas abier­tas y di­ver­si­fi­ca­do, con más de un con­cep­to den­tro de una mis­ma pro­pie­dad. Uno que lo ha­ce di­fe­ren­te es la idea “Bet­ter to­get­her”, ha­bi­ta­cio­nes ti­po apar­ta­men­to pen­sa­dos pa­ra man­te­ner a las fa­mi­lias más uni­das y co­nec­ta­das entre sí, du­ran­te su es­ta­día en el Be

Li­ve Co­llec­tion Ma­rien. Es­tos apar­ta­men­tos ele­gan­te­men­te amue­bla­dos, con vis­ta al mar y que aco­gen a fa­mi­lias de cin­co o me­nos in­te­gran­tes, cuen­tan con una ha­bi­ta­ción de­li­ca­da­men­te am­bien­ta­da pa­ra los más pe­que­ños de la fa­mi­lia, con dos ca­mas y una cu­na dis­po­ni­bles. El dor­mi­to­rio ma­tri­mo­nial, de igual mo­do fue fi­na­men­te de­co­ra­do y do­ta­do de ame­ni­da­des. De igual mo­do, es­te ho­tel cuen­ta con el con­cep­to "so­lo adul­tos". El va­ca­cio­nis­ta que lle­ga a Ma­rien, se en­cuen­tra con to­do un uni­ver­so de ex­pe­rien­cias agra­da­bles a sus pies. En sus in­tere­san­tes ins­ta­la­cio­nes, el vi­si­tan­te en­cuen­tra una ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca ex­qui­si­ta, que con tres res­tau­ran­tes a la car­ta

pa­sea nues­tros pa­la­da­res por Bra­sil, Mé­xi­co y el Me­di­te­rrá­neo. Su va­ria­do bu­fé, el sport bar,

snack y ba­res, nos per­mi­ten una ex­pe­rien­cia cu­li­na­ria de ca­rác­ter glo­bal.

Mien­tras el día trans­cu­rre, las aguas del océano Atlán­ti­co, el ra­dian­te sol y la fres­ca bri­sa nos es­pe­ran aquí pa­ra re­la­jar­nos al má­xi­mo. Asi­mis­mo, po­de­mos ele­gir entre su­mer­gir­nos en la pis­ci­na, dis­fru­tar de una bue­na lec­tu­ra fren­te al mar o un ri­co ma­sa­je en el spa, ejer­ci­tar­nos en el gym... o ¿por qué no?, ha­cer­lo to­do. Pa­ra el es­par­ci­mien­to noc­turno, la pro­pie­dad cuen­ta con tea­tro, en don­de ca­da no­che hay una in­tere­san­te pues­ta en es­ce­na. Si te ins­pi­ra ha­cer al­go di­fe­ren­te, con atra­ve­sar el lobby del ho­tel es su­fi­cien­te. Allí se en­cuen­tra La Vi­no­te­ca, un rin­cón ex­qui­si­to en don­de po­de­mos en­con­trar una se­lec­ción de vi­nos de pri­me­ra, pro­ve­nien­te de dis­tin­tas zo­nas vi­ti­vi­ní­co­las del mun­do. En esos al­re­de­do­res tam­bién se en­cuen­tra el ca­sino pa­ra los aman­tes del pó­ker. En de­fi­ni­ti­va, es to­do un uni­ver­so pa­ra un es­ca­pe inol­vi­da­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.